Cuida tu economía: ¿Qué es una Tarjeta de Crédito?

1

¿Cargar o No Cargar? Los Pros y Contras de las tarjetas de crédito

En la superficie es un convenio o acuerdo que no puede fallar. ¿Qué puede salir mal? Tú realmente quieres esa TV inteligente nueva, pero cuesta una fortuna. No hay problema... tienes un plástico en tu billetera. Simplemente saca esa tarjeta de crédito y carga la compra para que puedas pagar la TV con el tiempo.

Desafortunadamente, esto no es tan fácil o tan breve y claro. El cargo de esa compra podría aumentar el puntaje de crédito o podría marcar el comienzo de tu desaparición financiera. Esto depende de ti, de tus hábitos y tu comprensión de los conceptos básicos de las tarjetas de crédito.

2

Cómo funcionan las tarjetas de crédito

En realidad tú no estas pagando por esa TV inteligente cuando pasas tu plástico - al menos no ahora. Tu compañía de tarjeta de crédito le esta dando dinero al comerciante, y no lo esta haciendo porque le gusta o quiere que seas feliz. Está en el negocio de hacer dinero y espera que pagues por la compra con mas intereses.

Cuando usas tu tarjeta de crédito, todo tipo de cosas suceden electrónicamente. El emisor debe aprobar la transacción. Dependiendo de las condiciones de tu cuenta, es posible que se te permita o no que excedas tu límite de crédito, pero puedes estar seguro de que te costará más si lo haces. Puedes recibir una multa en tu próxima factura, o es posible que el emisor aumente tu tasa de interés por lo que estarás pagando más por compra en el futuro.

El emisor contabilizará todas tus compras y aplicará tu tasa de interés al total en el final del ciclo de facturación de tu tarjeta. Calculará la cantidad mínima que puedes pagar para tu balance general -el "pago mínimo debido" -y te enviará una factura.

Teóricamente, al menos, puedes reducir gradualmente esa compra de la televisión con pequeños montos de pago mínimo mes tras mes, pero tu saldo no pagado restante seguirá acumulando intereses, de modo que la televisión fácilmente podría costarte el doble. Por supuesto, puedes hacer más que el pago mínimo y esta suele ser una buena idea.

3

Comprende los Pros y Contras

Tal vez no estás mirando un nuevo televisor. Tal vez sea el jueves por la noche, el día de pago es mañana, te quedan $6 en tu cuenta, y tus hijos necesitan cenar ahora. Tener una tarjeta de crédito disponible para que puedas ir al supermercado puede ser un verdadero salvavidas.

Pero es un hecho documentado que tener una tarjeta de crédito hace que gastar sea más fácil. Usar tu tarjeta con la suficiente frecuencia, especialmente para artículos de alto precio, puede sobrepasar tu capacidad de pago y enterrarte en deudas antes de darte cuenta.

Por otro lado, puedes ganar dinero -más o menos- utilizando esa tarjeta de crédito. Algunas tarjetas vienen con programas de recompensas, por lo que recibirás puntos para obtener otra cosa como un costo reducido o incluso gratuitamente cuando compres esto o aquello. Millas aéreas, las habitaciones de hotel y las compras de gasolina son solo algunos de los beneficios comunes.

Algunas tarjetas incluso te devolverán dinero en efectivo. Sin embargo, es posible que sientas la tentación de comprar algo que realmente no necesitas solo para poder acumular puntos. Entonces esos regalos ya no son realmente "gratuitos".

4

Tarjetas de crédito Vs. otras tarjetas

Si tú eres como la mayoría de las personas, probablemente también tengas una tarjeta de débito en tu billetera. ¿Cual es la diferencia entre las dos? Es grande.

No estás pidiendo dinero prestado cuando usas tu tarjeta de débito. Esta unida a tu cuenta bancaria y cuando la usas, se debita el cargo de tu cuenta. Estás utilizando tu propio dinero, por lo que no tienes que devolver el dinero ni preocuparte por acumular intereses en cada compra. Si compras y estas usando una tarjeta de prepago, la compra se deduce del saldo del depósito restante en la tarjeta.

Como no estás pidiendo dinero prestado, toda esta actividad no afecta tu posición crediticia de ninguna manera. No puede dañar tu puntaje crediticio, pero tampoco puede mejorarlo o construirlo. En lo que respecta a las agencias de informes de crédito, usar una tarjeta de débito no es un evento.

Las tarjetas de crédito ofrecen otra ventaja que las tarjetas de débito no tienen. Son simplemente más seguras de usar. Si alguien roba tu tarjeta de débito o número PIN, esta persona tiene acceso completo a tu cuenta bancaria o a los fondos que usaste para adquirir una tarjeta de prepago. ¿Puedes recuperar ese dinero? Tal vez. Finalmente. Depende de las políticas de tu banco o institución con la que tengas tu tarjeta de débito.

Sin embargo, quizás tome un tiempo, y es posible que no tengas acceso al dinero involucrado en la transacción fraudulenta - tu propio dinero - mientras tanto. Tu banco necesitará algún tiempo para investigar el asunto y tomar una decisión sobre cómo arreglar las cosas. Y debes informar la transacción fraudulenta dentro de las 48 horas o puede que no tengas derecho al reembolso en absoluto. Eso lleva a la pregunta, ¿Qué pasa si no estás al tanto del problema por unos días?

Los emisores de la tarjeta de crédito congelarán estas transacciones mientras examinan la situación, y son muy buenos para investigar los problemas de fraude. No estarás sin tu propio dinero mientras las cosas se arreglan. Y, tú solo eres responsable de los cargos fraudulentos de hasta $50, no importa cuándo informas el problema.

Lo mismo aplica si tienes problemas con un comerciante. Si no obtienes lo que pagas - la mercancía es defectuosa o diferente a como se anuncia - puedes llamar al emisor de tu tarjeta de crédito y revertir el cargo. Entonces el comerciante debería estar contento de aceptar la devolución de la mercancía.

5

Cómo obtener una tarjeta de crédito

Si aún deseas una tarjeta de crédito, debes saber cómo solicitarla. Esta parte es realmente muy fácil.

Simplemente ingresa en línea y completa una solicitud, o hazlo en tu banco. Tendrás que divulgar tu número de seguro social (SSN), para que el emisor pueda verificar tu crédito, y tendrás que informar cosas como tus ingresos y posiblemente tu historial de empleo. Deberías tener una respuesta dentro de uno o dos días como máximo.

Solo asegúrate de hacer tu tarea primero. Busca en una variedad de tarjetas para encontrar la que mejor se adapte a tus hábitos de gasto y tus necesidades. Si no viajas mucho, es probable que no necesites una tarjeta que otorgue millas aéreas o estadías en hoteles gratis, especialmente si el emisor cobra una tasa de interés más alta o una cuota anual de membresía.

Si tienes menos de 21 años, la ley federal exige que tengas un cosignatario si no tienes activos o ingresos significativos. Si esa no es una opción para ti o si te niegan el crédito, considera una tarjeta de crédito asegurada - que no debe confundirse con una tarjeta de débito prepaga.

Coloca un depósito con el emisor con una tarjeta asegurada, tal vez $500, y obtienes una tarjeta de crédito "real" con todos los beneficios habituales a cambio. Sin embargo, estas tarjetas generalmente no vienen con programas de recompensas.

Tu tarjeta generalmente tendrá un límite de crédito igual al monto de tu depósito. Ese depósito asegura la tarjeta. Si caes en mora con tu saldo, el emisor se queda con el dinero. Aún debes hacer pagos mensuales por cualquier cosa que compres y tu depósito se mantendrá intacto siempre que lo hagas. La actividad se informa a las agencias de crédito así que puedes construir o reparar tu crédito.

6

Ahora úsala sabiamente

Si todo ha ido bien, ahora eres el orgulloso propietario de una nueva pieza de plástico brillante en tu billetera. Todavía tendrás que entender algunas reglas en el futuro.

Probablemente quieras evitar hacer esos pagos mínimos en tus estados de cuenta. Paga tu saldo completo cada mes, en caso de ser posible. Esto podría ayudarte a evadir los cargos por intereses completamente con algunos emisores, y se verá muy bien en tu informe de crédito.

No hay una regla que diga que debes mantener el saldo en tu tarjeta, pero si lo haces, esto hablará de tu solvencia crediticia si la mantienes alrededor del 30 por ciento o menos de tu límite de crédito.

Incluso si descubres que solo puedes hacer un pago mínimo en un mes determinado, asegúrate de que el emisor lo reciba a tiempo. Otros emisores están mirando tu actividad a través de tu informe de crédito. Los pagos atrasados - o lo que es peor, los que no hagas - pueden realmente reducir tu puntaje crediticio.

Cuando necesites usar la tarjeta, hazlo para cargarle compras; no aceptes adelantos en efectivo si puedes evitarlo. Por lo general, el interés comienza a acumularse inmediatamente en anticipos de efectivo y generalmente también se cobra a una tasa más alta.

Además, lee tus resúmenes. Revísalos línea por línea, cada mes, en cuanto los recibas para asegurarte de que cada transacción sea la que autorizaste. Mientras lo haces, revisa también tu informe de crédito periódicamente. Notifica a la agencia de informes de crédito y al emisor si encuentras con respecto a tu cuenta alguna información errónea

Ahora lo sabes. Compra, simplemente - pero debes saber en lo que te estás metiendo.

Este artículo fue realizado con la ayuda de sapling.com

×