Cómo cobrar un giro bancario

Un giro bancario es una forma de pago alternativa aceptable cuando no conviene girar un cheque personal o si el beneficiario no lo acepta. En la práctica, un giro bancario es un cheque bancario que a menudo sirve para el envío de dinero de una parte del país a otra.

Puedes cobrar un giro bancario en tu institución financiera.

Los giros bancarios se utilizan como un método de pago certificado y como tal son una forma de pago segura que se puede usar cuando se hace un depósito significativo para la compra de algo de gran valor o cuando necesitas darle a un beneficiario la confianza de que tienes los fondos suficientes para cumplir con un acuerdo de compraventa.

¿Qué es un giro bancario?

Un giro bancario, también conocido como cheque certificado o cheque de caja, representa la obligación de pago del banco emisor, no de la persona que solicitó el giro. Esto hace que sea una forma segura de pagar ya que los fondos para realizar el pago están asegurados, lo que a su vez es la base de la aceptación del mismo en otros bancos gracias a estas medidas de seguridad.

Un giro bancario no es moneda de curso legal hasta que se cobra. Más bien, es una confirmación de la obligación legal de un banco de pagar cierta cantidad a otra institución financiera. Como tal, los giros bancarios son títulos o instrumentos negociables que representan la promesa de pagar cierta cantidad de dinero a una persona u organización. Ambas opciones de un giro bancario nacional o giro bancario internacional son posibles.

Consulta también: Qué es un giro bancario

¿Por qué utilizar un giro bancario?

Aunque tanto los cheques como los giros bancarios son instrumentos negociables que se pueden utilizar para hacer pagos, solo los giros bancarios tienen garantía por parte del banco emisor. A consecuencia, el beneficiario puede requerir un giro si no existe ninguna relación comercial anterior entre ambas partes.

De manera similar, se debería considerar el uso de un giro bancario en caso de una transacción de alto valor monetario o en una situación en la cual sería extremadamente difícil realizar el cobro si una de las partes decide dar marcha atrás. Por ejemplo, alguien que vende una casa puede pedirle al comprador que utilice un giro bancario para realizar el pago del enganche.

Consulta también: Cheque versus giro bancario

Seguridad ofrecida por un giro bancario.

Un giro bancario es seguro por naturaleza y se puede evidenciar de varias formas: tiene un número de serie que te identifica como el cliente solicitante, una marca de agua o micro codificación que demuestra que es un instrumento financiero negociable genuino, y la identidad del banco emisor como el pagador oficial del giro.

Además, haber solicitado el giro a tu nombre y luego endosarlo al beneficiario sirve como evidencia directa del pago o transacción.

¿Cómo funciona un giro bancario?

Si tienes una cuenta de cheques, puedes comprar un giro bancario en tu institución financiera. Ese giro se hace pagable a otra institución. Para obtener un giro bancario, debes escribir un cheque que contenga la palabra "giro" pagable a una institución financiera.

El papel de la institución financiera

Después de presentar el cheque a tu institución financiera, esta confirma que tienes los fondos disponibles en tu cuenta y luego emite un giro bancario a cambio de tu cheque. Al mismo tiempo, tu institución hace un cargo a tu cuenta por el monto del giro. Se ve reflejado en el balance de la cuenta donde aparece el retiro por la cantidad misma del giro. Por lo general, los fondos se retienen en una cuenta contable de mayor hasta que el beneficiario presente el giro en una entidad bancaria para su cobro.

Ya que compraste el giro de la institución financiera, esta típicamente emite el giro a la orden tuya, el comprador, por lo que tu nombre aparece como el beneficiario. Luego debes endosar el giro a la persona quien recibe los fondos y enviárselo por correo a tu destinatario.

Cuando el giro se deposita o se cobra, se carga el monto contra la cuenta de la institución financiera emisora del giro.

Cómo cobrar un giro bancario

Como destinatario del giro bancario, puedes depositarlo en una cuenta bancaria tal como harías con cualquier otra transacción. Simplemente endosas el giro con tu firma. Para seguridad adicional, puedes escribir tu número de cuenta y la frase "solo para depósito".

El tiempo que se requiere para que los fondos de una transferencia bancaria lleguen a tu cuenta y estén disponibles varía, pero puedes ayudar a que el proceso sea más rápido si completas el depósito en la ventanilla de tu institución financiera en lugar de hacerlo por medio de un dispositivo electrónico como el cajero automático o el celular.

Un giro bancario es una forma de pago alternativa aceptable cuando no conviene girar un cheque personal o si el beneficiario no lo acepta. Los giros bancarios son un método de pago seguro que se puede usar para hacer un depósito grande hacia la compra de algo de gran valor o si necesitas asegurarle al beneficiario que tienes fondos suficientes para cumplir con el acuerdo de compraventa entre ambos.

×