¿Cuál es la mejor manera de financiar un automóvil?

Escrito por Freddy Fernandez Torres ; última actualización: July 05, 2018

No existe una mejor manera de financiar un automóvil que nos quede bien a todos. Hay algunas formas que por lo general funcionan bien. Pero lo más importante es saber que existen otras con las que casi nunca obtendremos un buen trato.

¿Cuánto puedes pagar?

Muchos compradores, de manera errada, pierden tiempo tratando de descubrir cuál automóvil es el que quieren comprar. Si comienzas por decidir qué coche te gusta más (¿El Tesla modelo S?, ¿El Bugatti Chiron?), lo más probable es que estés cavando un agujero (conocido como carga de deuda) del que te costará mucho salir.

Igualmente puede ser errado si comienzas por decidir cuál es el monto total que puedes pagar por un automóvil . Al principio, podría parecer una buena idea. Seguro que no es la peor (ver el párrafo anterior para eso), pero no es la más óptima.

Todo el proceso de compra conduce a una cifra importante: el pago mensual. Ese es el dato más importante a considerar desde el inicio. La mensualidad determina cuál es la variedad de automóviles que puedes comprar, dependiendo de su rango de precios, de la zona donde vives y de la tasa de interés que puedas obtener en tu préstamo.

Impuesto a la venta y tasas de interés

Los impuestos sobre las ventas que pagarás y la tasa de interés que te ofrezcan determinan qué automóvil puedes comprar. Por ejemplo, si puedes pagar una mensualidad de US$ 200 y tienes la suerte de vivir en Oregon, que en 2018 tiene un impuesto a las ventas de automóviles de sólo un uno por ciento, y puedes acceder a un crédito con una tasa de interés anual del uno por ciento, entonces estás en condiciones de pagar un automóvil con un costo total de US$ 12.000.

Por otro lado, si tu crédito es bastante bueno pero no excepcional, es posible que puedas alcanzar un préstamo de automóvil con una tasa anual del tres por ciento. Si vives en Oregon, tu pago mensual de US$ 200 con ese préstamo del tres por ciento, te permite comprar un automóvil con un costo total de alrededor de US$ 11.000.

Ahora, en el otro extremo, y suponiendo que tienes un mal crédito, por ejemplo que tendrás que soportar un interés del 13 por ciento sobre tu préstamo y que además vives en Alabama, donde los impuestos de ventas estatales, del condado y de la ciudad sobre las compras de automóviles suman alrededor del cuatro por ciento, ese mismo pago mensual de US$ 200 sólo te permitirá comprar un automóvil que se venda por alrededor de US$ 8.000.

Consejos

Puedes usar una calculadora de préstamos para automóviles para averiguar cuál puedes comprar en función del pago mensual que puedes realizar. Tendrás que exprimir un poco el proceso porque estas calculadoras casi siempre comienzan con el precio de venta del automóvil, el período del préstamo, la tasa de interés y las tarifas, y luego usan esa información para generar el pago mensual. Lo que quieres, en cambio, es averiguar (con la mensualidad que puedes pagar y conocidos el período de préstamo, la tasa de interés y las tarifas) qué automóvil puedes comprar con ese dinero.

Por ejemplo, asume que puedes pagar una mensualidad de US$ 200. Sumemos la suposición de que también deseas distribuir el préstamo en un período tan largo como sea posible, normalmente es un lapso de préstamo de 60 meses. Este no es necesariamente el período de préstamo que la mayoría de los asesores financieros recomendaría, pero la mayoría de los asesores financieros tienen ingresos superiores a la media.

Asume también que tendrás una tasa de interés de siete por ciento y unos impuestos a las ventas de dos por ciento. Ahora usa una calculadora, ingresa los datos y selecciona un posible precio de venta para el automóvil, que podría ser de US$ 13.000. Realmente no importa qué tan preciso sea este número, es solo un punto de partida conveniente. Ahora deja que la calculadora descubra el pago mensual. En este caso, eso es US$ 271, que es casi un tercio más de lo que puedes pagar. Por lo tanto, ingresa un nuevo precio de venta de US$ 8.000, que es aproximadamente un tercio menos que tu primer precio, y calcula nuevamente. Con estos datos, la mensualidad es de US$ 170, un poco más bajo, así que puedes probar con un precio de venta de US$ 9.500. El resultado es un pago mensual de unos pocos centavos por debajo de US$ 200. Puedes pagar un automóvil que se vende por US$ 9.500, si has usado la tasa de interés correcta. Este es otro ejemplo de por qué comprar con la tasa de interés más baja es realmente importante.

Lo que necesitas saber sobre tasas de interés

Una vez que sabes cuánto puedes pagar, el próximo paso es comprar con la mejor tasa de interés. Puedes hacerlo incluso antes de seleccionar el automóvil. Los mejores lugares para comenzar son estos

  • Tu cooperativa de crédito. Las cooperativas de ahorro y crédito son organizaciones sin fines de lucro por definición, por lo que esto elimina el margen de ganancia que todaorganización con fines de lucro debe perseguir para mantenerse en elnegocio.
  • Bancos locales. Por alguna razón, los bancos regionales y locales tienden a ofrecer mejores tasas que los grandes (aunque no está de más probar uno o dos de ellos también).

Asegúrate de llevar contigo toda la información: documentos de identidad, número de seguro social, licencia de conducir, comprobante de ingresos o constancia de trabajo. Es probable que también requieras de antecedentes de crédito y documentos que comprueben tu residencia, como una factura telefónica, una factura de tarjeta de crédito o de electricidad.

Debes proporcionar esta información cuando comienzas a comprar para que se calcule tu tasa de interés, porque la tasa que obtendrás depende de tu calificación crediticia, del monto de otras deudas que tengas y de tus ingresos.

También es una buena idea determinar tu puntaje de crédito antes de comenzar a comprar. El prestamista en verdad no necesita obtener esa información de ti. El punto es hacerle saber que conoces tu puntaje, lo que transmite el mensaje tácito de que eres un comprador informado y que tienes una idea bastante clara de la tasa que te mereces.

Aprende a regatear

Es importante saber que en materia de tasas de préstamos, en particular en créditos para automóviles, rara vez obtendrás la tarifa más baja la primera vez que preguntes. Cuando te reúnas con tu especialista en préstamos, recuerda que su objetivo es lograr que firmes los documentos en esta primera reunión. Tu objetivo es evitar firmar esos documentos y lograr una rebaja del especialista en préstamos, preferiblemente por escrito, sobre la tasa de interés ofrecida para ese préstamo.

Armado con este compromiso de tasa, estás listo para visitar otra fuente de préstamos. Si la tasa que ofrecen es peor o no es mejor que el compromiso de tarifa que ya tienes, infórmales. A menudo, te ofrecerán una mejor tarifa. En ese momento, podrían presentarte una oferta con la advertencia de que sólo podrán mantenerla si estás dispuesto a comprar de inmediato. No lo creas ni por un minuto. Es un proceso de regateo. Inventa cualquier excusa que quieras que sirva para presionar hacia un mejor acuerdo de tasa sin llegar a comprometerte con el préstamo. Puedes decir que debes consultar con tu esposo o esposa, o con tus padres. Vale lo que sea. Lo importante es acumular acuerdos de tasa, procurar que cada uno mejore al anterior.

En algún momento, probablemente después de haber reunido acuerdos de tipos de interés de al menos tres instituciones, estarás listo para ir al concesionario, donde puedes comprar el automóvil y obtener otro acuerdo de tasa. Aquí es donde tienes que usar toda la fuerza de voluntad y astucia que puedas reunir, porque la mayoría de los concesionarios más grandes tienen a alguien cuyo trabajo es aprovechar esos préstamos. Son mejores que tú en esto porque lo hacen todos los días. Te presionarán para que firmes el préstamo, que tiene una tasa de interés ofrecida "solo si firmas ahora". Tu trabajo es explicar por qué no puedes firmar de inmediato. Tal vez tengas un esposo, esposa o padre escéptico que necesite ver la documentación antes de aceptar el préstamo. De nuevo, cualquier excusa está bien. El objetivo es conseguir que se comprometan contigo sin que tú te comprometas con ellos.

A pesar de las tácticas de presión de los concesionarios automotrices, de los eslogan de sus campañas de lanzamiento, etc., debes pedirle al agente de concesionario que intente obtener el mejor préstamo posible. Un concesionario es efectivamente un intermediario entre tú y el prestamista real (los concesionarios raramente financian préstamos automotrices ellos mismos). Esto es bueno y es malo. Es bueno porque el volumen de préstamos de un concesionario a menudo le permite obtener tasas más bajas de los prestamistas de lo que obtendrías tú como cliente de ese prestamista. Lo malo es que los concesionarios, como intermediarios, pueden legalmente aumentar tu préstamo para obtener más ganancias y, a menos que tengas cuidado, te podrían cobrar tarifas adicionales.

Una sugerencia final sobre las tasas de préstamos para compra de automóviles: no dudes en volver a los primeros prestamistas si ahora tienes una cotización mejor. A menudo, cuando se muestra una prueba de una tasa más baja (lo que significa que seguramente te irás con esa oferta si no la pueden mejorar), buscarán una tasa que pueda superarla.

La cifra central

Siempre querrás saber la tasa de interés del préstamo, pero para estar seguro del tipo de negocio que estás haciendo, también necesitas saber el monto mensual. Esa es la cifra central. Si no determinas ambos números, puedes terminar con una tasa de interés nominal baja para un préstamo que tiene muchas tarifas que hacen que la tasa de interés real sea considerablemente más alta. La mayoría de estas tarifas son ficticias, en el sentido de que no hay una necesidad concreta de cobrarlas, excepto para ganar dinero. Una tarifa que muchos distribuidores intentarán agregar al préstamo en el cierre es la "Tarifa de preparación del concesionario", que es un cargo similar al de una estafa por hacer lo que cada concesionario (o cualquier vendedor de cualquier cosa) tiene que hacer, que es tener preparada la venta de lo que están vendiendo, en este caso el automóvil, listo para la venta.

Cuando logras una mejor oferta, tanto de la tasa de interés ofrecida como en el pago mensual, estás reduciendo la magnitud del porcentaje de tasa anual y esa disminución incide en los montos de todos los cargos, incluidas las tarifas del concesionario.

Este artículo fue realizado con la ayuda de pocketsense.com

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article