Las donaciones caritativas y los impuestos con deducciones fiscales: Lo que debe saber

Muchas de las exenciones fiscales del gobierno federal están diseñadas para incentivar a los contribuyentes a hacer acciones que beneficien a la sociedad. Los créditos y deducciones de ahorro para la jubilación alientan a las personas a ahorrar para disfrutar sus años de retiro de manera autosuficiente y que no sean una carga para la sociedad cuando llegue el momento de que ya no puedan trabajar. La deducción de donaciones caritativas motivan a los contribuyentes a compartir lo que tienen con los menos afortunados.

Confirma que la organización a la harás la donación está registrada y calificada por el IRS.

Esto no significa que el Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) te va a dar una recompensa fiscal por ayudar a un vecino necesitado. Las donaciones caritativas solo son deducibles cuando se realizan a organizaciones calificadas, es decir, las que tienen la aprobación del IRS. No se pueden deducir donaciones hechas a personas físicas, ni a asociaciones civiles, cámaras de comercio, sindicatos u organizaciones políticas o sociales.

Lista de organizaciones benéficas calificadas

Una organización benéfica calificada es aquella que cumple con las reglas de la Sección 170 (c) del Código de Impuestos Internos, y esto tiene un amplio alcance. El destinatario de tu donación puede ser un estado de los Estados Unidos, una organización de veteranos, una institución religiosa, una institución sin fines de lucro como los bomberos, una organización formada únicamente con fines religiosos, literarios, científicos o educativos, o una que impide la crueldad hacia los animales o los niños. Esta lista no es exhaustiva, hay mucho más.

Puedes pensar que va a ser un gran desafío intentar averiguar si la organización a la que estás pensando ayudar está calificada. El IRS proporciona una herramienta de búsqueda en línea, llamada Búsqueda de organizaciones exentas de impuestos (disponible solo en inglés) para ayudarte. Solo tienes que ingresar el nombre y alguna información sobre la organización, y la herramienta te indicará si es una entidad calificada.

La organización benéfica también debe ser estadounidense. El IRS advierte que puede ser que encuentres algunas con direcciones en el extranjero en la búsqueda de organizaciones. En este caso, como quiera se consideran organizaciones nacionales y son aceptables. Esas direcciones solo significan que ofrecen servicios en países extranjeros.

No siempre puedes deducir todas tus donaciones

Por lo general, no puedes deducir el 100 % de tus donaciones, al menos en la mayoría de los años fiscales. Estás limitado a una deducción de no más del ​​60 por ciento​​ de tu ingreso bruto ajustado (AGI por sus siglas en inglés) en circunstancias normales, y algunas donaciones caritativas están limitadas a solo el ​​20 o el 30 por ciento.

Desafortunadamente, tu AGI puede ser menor que tu ingreso total porque se obtiene después de restar las deducciones de ajuste de ingresos para las que podrías calificar. Si vemos el lado positivo, este límite solía ser solo del ​​50 por ciento​​ antes de la aprobación de la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos.

También se aplican otras reglas limitantes. Por ejemplo, ese boleto de rifa que compraste para apoyar una organización benéfica es totalmente deducible según las directrices del AGI, a menos que ganes el premio. En este caso, tendrías que deducir el valor justo de mercado de lo que recibiste de premio. Lo mismo ocurre si recibes algún tipo de crédito o deducción fiscal a cambio de tu donación. Básicamente, debes deducir el valor de cualquier cosa que recibas del valor de la donación que diste.

Algunas reglas especiales en 2020 y 2021

El gobierno federal hizo un ajuste a la regla del porcentaje del AGI en el ​año fiscal 2021 en respuesta a la pandemia de coronavirus. Puedes reclamar una deducción de hasta el ​​100 por ciento​​ de tu ingreso bruto ajustado por cualquier contribución que hagas en el año calendario 2021, siempre y cuando tu donación sea en efectivo, no en bienes tangibles.

Y aquí hay otra regla especial: la Sección 2204 de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES por sus siglas en inglés) te permite reclamar una deducción de ​​US $300​​ por tus donaciones caritativas sin detallar ni hacer muchos cálculos, pero de nuevo, tiene que ser en efectivo. Los contribuyentes casados ​​que presentan declaraciones conjuntas pueden reclamar esta deducción cada uno, o ​​US $600​​ en su declaración conjunta, es decir, una deducción de ​​US $300​​ por cónyuge.

Esta es una de esas deducciones que se resta de tu ingreso total desde el principio, cuando comienzas a preparar tu declaración de impuestos. Ayuda a determinar tu AGI. Esta opción está disponible para los años fiscales 2020 y para el 2021, con la declaración de impuestos que presentaste en 2022. Puedes reclamar la deducción estándar o también optar por detallar las deducciones.

Valor justo de mercado de la propiedad tangible

El valor de tu donación es muy fácil determinarla si es en efectivo, ​​US $300​​ son ​​US $300​​, así de fácil. Pero aplican muchas reglas adicionales cuando das bienes tangibles, donde la deducción se limita al "valor justo de mercado" de la donación. El IRS lo define como el valor en el que se espera que un artículo se venda, en un mercado abierto, si la transacción se realizara entre un comprador y un vendedor, ambos conscientes de querer hacer la operación comercial.

El IRS sugiere que puedes alcanzar un valor justo de mercado, casi exacto, si se considera:

  • cuánto costaría reemplazar el artículo en su estado actual;
  • a cuánto se venden actualmente artículos similares de propiedad;
  • cuánto esperarías recibir por el artículo si lo vendieras en lugar de donarlo.

Lo más probable es que puedas querer que un experto haga un avalúo si tus regalos son obras de arte, joyas o artículos de colección. Toma en cuenta que estos artículos están sujetos a ciertas reglas para ser deducibles y no son deducibles los honorarios que le pagas a un profesional para determinar el valor justo de mercado de tu artículo en donación.

La ropa o los artículos para el hogar que se puede donar. Los alimentos no se consideran deducibles dentro de esta categoría.

El valor de tu tiempo

Por desgracia, el IRS no está de acuerdo en que el tiempo es oro, al menos no cuando se trata de deducciones de impuestos. El valor de las horas que dedicas a actividades caritativas no es deducible, incluso si tuviste que faltar al trabajo y te descontaron el día para realizarlas. Lo que pudiera ser posible es que puedas reclamar una deducción por el dinero que tuviste que gastar para brindar servicios a una organización calificada, siguiendo las reglas que se tienen para este concepto.

La organización benéfica no puede reembolsarte el gasto, y todo lo que gastaste debe tener una conexión clara e identificable a los servicios que brindaste. No puede ser personal de ninguna manera. En otras palabras, no habrías tenido que gastar este dinero si no hubieras estado brindando los servicios caritativos, y esta regla es particularmente estricta. Por ejemplo, el costo de esa hamburguesa que compraste mientras estabas fuera de casa todo el día, ayudando a otros, solo es deducible si fue necesario que pasaras también la noche fuera de tu casa. Así las reglas.

Es una deducción detallada

Ya has cumplido con todas las reglas y has llegado a la conclusión que efectivamente tienes una deducción caritativa calificada. Desafortunadamente, no se pone más fácil a partir de aquí, al menos hasta que reclames ese ajuste directo de ​​US $300​​ de ingresos, previsto en los términos de la Ley CARES.

De lo contrario, tendrás que detallar tus deducciones para reclamar una para la deducción por donaciones benéficas, y esto podría no valer la pena, incluso con la regla del ​​100 por ciento​​ vigente. Puedes detallar, o puedes reclamar la deducción estándar, pero no puedes hacer ambas cosas en el mismo año fiscal. Y las deducciones estándar para 2021 son bastante considerables, gracias a los ajustes por inflación y la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos que entró en vigencia en 2018, como se listan:

  • ​US $12,550​​ si eres soltero(a) o casado(a) pero presentas una declaración de impuestos por separado​;
  • ​US $18,800​​ si calificas como jefe(a) de familia;
  • ​US ​$24,100​​ si estás casado(a) y presentas una declaración de impuestos conjunta.

El total de todas tus deducciones detalladas, incluidas tus donaciones caritativas, tendría que exceder estos montos o estarías pagando impuestos sobre más ingresos de los que debes si haces la deducción detallada. Y detallar tus deducciones también implica completar un formulario de impuestos adicional: Anexo A.

Es necesario que hagas la donación durante el año fiscal en cuestión para poder reclamarla. El IRS indica que debes tener una confirmación por escrito de la donación que recibió la organización benéfica o un extracto bancario o recibo de tarjeta de crédito que muestre claramente la cantidad y quién recibió la contribución.

Las donaciones con un valor de ​US$ 250 o más ​​deben​​ ser reconocidas por la organización benéfica por escrito; un extracto bancario por sí solo no será suficiente. La declaración escrita debe indicar claramente si recibiste algo a cambio.

Los requisitos de documentación aumentan a partir de aquí dependiendo del valor de tu donación. Debes completar y enviar el Formulario 8283, "Donaciones caritativas no monetarias", con tu declaración de impuestos si has donado bienes tangibles por un valor de ​​más de US $500​​. Pero este requisito en realidad proporciona una laguna en el requisito de "buenas o mejores condiciones de uso" para artículos para el hogar y ropa. Puedes deducir el valor de los artículos de calidad inferior si valen ​​más de US $500​​ y tiene un avalúo que confirma el valor.

No tendrías que completar la Sección B del Formulario 8283 a menos que tu donación tenga un valor de más de ​​US $5,000,​​ pero también tendrías que presentar un avalúo en este caso para comprobar su valor.

Existe una excepción a la regla de ​​US $5,000 o más​​ para botes, aviones o automóviles donados. No necesitarías un avalúo, en este caso, siempre que la organización haya vendido el vehículo porque prefirió tener el efectivo en lugar del vehículo. Tu deducción, en este caso, sería igual al precio de venta.

×