¿Puedo tener dos líneas de crédito HELOC diferentes?

Al pedir dinero prestado para comprar tu primera casa, es inevitable no tener más gastos, ya sea por renovaciones, reparaciones u otros detalles de la vivienda. Al considerar tus opciones para financiar las renovaciones de tu hogar, considera también evaluar una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC, por sus siglas en inglés). Los bancos con frecuencia ofrecen esta opción financiera a los propietarios de viviendas y tal vez funcione para ti. Sin embargo, existen reglas estrictas que vienen con una HELOC, siendo una de ellas la de si puedes tener más de una a la vez.

Recuerda que una HELOC toma tu vivienda como garantía de la línea de crédito.

¿Qué es una HELOC?

Una HELOC se puede comparar con una tarjeta de crédito, con un límite de cantidad de dinero establecido con base en el porcentaje del patrimonio neto de tu vivienda. Una vez que hayas pagado cierta cantidad de tu préstamo personal, puedes aprovechar ese monto en una línea de crédito personal a través de uno o más prestatarios. Una HELOC es una de las opciones más populares para financiar renovaciones de viviendas.

La mayoría de las instituciones financieras tienen una proporción fija de deuda a ingresos y patrimonio de la vivienda para el valor total de la propiedad. Esta información se usará junto con otros registros financieros detallados que tendrás que presentar para determinar si eres elegible para una HELOC en la entidad financiera donde quieras obtener el tipo de crédito que buscas.

Diferencias entre línea de crédito con garantía hipotecaria y préstamo con garantía hipotecaria

Tanto las líneas de crédito con garantía hipotecaria como los préstamos con garantía hipotecaria son una especie de segunda hipoteca. Un tipo de préstamo con garantía hipotecaria implica una sola petición de un préstamo por una cantidad fija de dinero contra el valor de tu casa, igual o menor que la cantidad que has pagado de la hipoteca inicial.

Por otro lado, una HELOC tiene dos etapas: un período de retiro y un período de reembolso. Durante el período de retiro, la cantidad de patrimonio neto de tu casa actúa como tu límite de crédito, es decir, puedes pedir prestado hasta esa cantidad. Durante el período de reembolso, ya no puedes pedir prestado más dinero. Será el momento de comenzar a pagar el monto total que pediste durante el período de retiro.

La Comisión Federal de Comercio explica que la mayoría de las HELOC te permite pedir prestado hasta el 85 por ciento del patrimonio neto de tu vivienda, entendiendo por patrimonio neto la cantidad del valor de tu vivienda que has pagado de tu hipoteca inicial. Es importante señalar que los pagos HELOC se realizan por separado, no junto con los pagos de tu hipoteca, incluso si utilizas la misma institución crediticia para ambos.

Líneas de crédito HELOC con diferentes prestamistas

Aunque la mayoría de las instituciones crediticias no te lo dirán directamente, siempre puedes buscar otros prestamistas para obtener una línea de crédito con garantía hipotecaria. Obviamente, es más fácil usar el mismo prestamista con el que tienes tu hipoteca, ya que ellos ya tienen toda la información sobre el valor de la propiedad, tu puntaje de crédito y crédito disponibles. Posiblemente hasta te ofrezcan una tasa de descuento o un paquete con tu hipoteca al contratar productos financieros adicionales con ellos. Ojo: Esto no significa necesariamente que tu prestamista hipotecario te ofrecerá la mejor tasa de porcentaje anual o las mejores opciones de pago. Recuerda que siempre es una buena idea comparar todas tus opciones.

Si se puede tener múltiples líneas de crédito en tu vivienda al mismo tiempo. Sin embargo, el proceso de solicitud de una HELOC con diferentes prestamistas simultáneamente sin informar a las partes involucradas, se considera fraude hipotecario ante los ojos del gobierno federal y las cooperativas de crédito. Para tener de manera viable dos HELOC al mismo tiempo, tendrías que tener un puntaje de crédito excelente y un patrimonio neto altamente significativo de tu casa, es decir, ser dueño completamente de tu vivienda.

Si no cumples con estos criterios, otra buena opción puede ser refinanciar con desembolso de efectivo, que Chase describe como el reemplazo de tu hipoteca actual por una nueva —básicamente comenzando tu hipoteca en su totalidad.

Consulta también: El puntaje mínimo de crédito para quien compra casa por primera vez

×