¿Qué pasa con una tarjeta dejada en un cajero automático?

Escrito por Araceli Rodriguez última actualización: June 29, 2018

Los cajeros automáticos, llamados también ATM por sus iniciales en inglés, pueden verse siempre cerca de los bancos, supermercados, tiendas de conveniencia y otros lugares. El fácil acceso a efectivo es conveniente, pero ¿qué debes saber si olvidas tu tarjeta en el cajero automático? o si observas que en el dispositivo alguien dejó una tarjeta ¿Habrá algún problema con tomar esa tarjeta dejada allí?

Te puede interesar: Las desventajas de un cajero automático

¿Cómo funcionan los lectores de tarjetas de los cajeros automáticos?

Los cajeros automáticos en los Estados Unidos pueden tener uno de tres tipos de lector de tarjetas. Uno de ellos son los lectores de inmersión, aquellos en los que el cliente inserta hasta la mitad de su tarjeta y luego debe sacarla rápidamente. Así como los lectores de barrido son los que piden que el cliente deslice su tarjeta por el lector, de forma similar a una máquina tradicional de tarjeta de crédito. Ninguno de estos lectores retiene la tarjeta durante una transacción normal.

Por otro lado, los lectores de tarjetas tradicionales son los que tiran de la tarjeta en el cajero automático en el inicio de la operación y la entregan al final. Una tarjeta puede caer en un lector de inmersión si la placa trasera está rota, pero la mayoría de los cajeros automáticos están equipados con lectores del estilo tradicional.

¿Qué podría pasar con una tarjeta dejada en un ATM?

Los cajeros con lectores de tarjetas tradicionales están programados para volver a aceptar una tarjeta abandonada de forma automática y luego la coloca en una bandeja especial en la bóveda (el área segura de los cajeros automáticos que mantienen el efectivo y los depósitos) si el cliente no la retira en un plazo determinado. El propietario del ATM puede establecer la cantidad de tiempo que los clientes tienen que retirar sus tarjetas al final de una transacción antes que la máquina retenga la tarjeta nuevamente, pero 30 segundos es el tiempo estándar. Este proceso existe para proteger a los clientes olvidadizos de los ladrones que tomarían tarjetas olvidadas de los cajeros automáticos para luego utilizarlas.

Los cajeros automáticos propiedad del banco, ubicados en lugares que no sean del propio banco, son siempre liquidados por una empresa de servicios o por lo general un servicio de transporte blindado. Se eliminarán todas las tarjetas de la máquina en la fecha del servicio programado. Sin embargo, lo que ellos hagan entonces depende del banco y del contrato. Algunos contratos requieren que la empresa de servicios devuelva las tarjetas a la sede regional o nacional del banco. Otros contratos establecen que el prestador de servicios deberá destruir inmediatamente todas las tarjetas que se encuentren en el cajero automático y disponer de los restos en un lugar seguro. Cabe mencionar que el personal de la tienda no tiene acceso a los cajeros automáticos de propiedad del banco.

Los cajeros automáticos colocados en supermercados, centros comerciales y otros lugares pueden ser propiedad de cualquier número de otras entidades, como el comerciante. La gran mayoría de estas máquinas se liquidan por una empresa de servicios que va a recuperar las tarjetas abandonadas. El contrato de servicio estándar requiere que la empresa de servicios destruya inmediatamente todas las tarjetas que se encuentren en el cajero automático. La tarjeta dejada es transportada de vuelta a la oficina central de seguridad, junto con el efectivo, donde es triturada y eliminada de forma segura. En raras ocasiones, un comerciante podrá liquidar su propio ATM. Sin embargo, en estos casos, la máquina está casi siempre equipada con un lector de inmersión o de barrido y las tarjetas abandonadas no son un problema.

Algunos cajeros automáticos están equipados con una función de autodestrucción que destruye todas las tarjetas abandonadas y depósitos de las piezas en la bandeja de rechazo. En este caso, el que liquida la máquina es responsable de la eliminación de las piezas en un banco aprobado, de forma segura. Las piezas no pueden simplemente ser dejadas en un basurero público, donde un ladrón podría acceder a ellas.

Recomendaciones que debes seguir cuando dejes tu tarjeta en cajeros automáticos

Muchos bancos poseen plataformas y procedimientos que se encargan de las tarjetas olvidadas. En el caso de BBVA, ellos recomiendan que el usuario inicie sesión en el sistema en línea del banco y escoja una opción de bloqueo que le permitirá anular las tarjetas que él desee con el uso de su clave especial. Esta opción se ha extendido a la sesión personal en teléfono inteligente, con similitud de pasos.

Mantén un control de los movimientos de su cuenta, así como revisa tus compras una vez que las hayas efectuado, así sabrás si hay gastos no autorizados. En caso que hayas observado algo irregular, debe denunciarlo ante las autoridades policiales y bancarias porque podrías ser víctima de estafa y robo de identidad.

Trata de conservar imágenes escaneadas de tus documentos en el teléfono inteligente o computadora, de esa forma puedes demostrar tu propiedad y además facilitar los trámites de bloqueo.

Un artículo de El Comercio recomienda la comunicación inmediata con el banco ante la pérdida de la tarjeta de crédito o debido, ya que muchas entidades bancarias establecen un lapso máximo de 24 horas. Además, debe exigirse al banco un registro de la comunicación y la asignación de un código de reclamo, el cual será guardado como evidencia ante otras competencias.

Para prevenir el gasto descontrolado muchos bancos establecen un límite de transacciones diarias, es decir, la tarjeta se bloqueará si alguien trata de retirar un monto alto.

No dejes de leer: Diferencia entre cajero y bóveda

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.