Ahorrar para el hogar de tus sueños

Escrito por Gabriel Lizardo ; última actualización: April 18, 2018

Comprar tu primera casa requiere planificación y presupuesto. Dependiendo del precio de la vivienda y de tu situación financiera, el pago inicial y los costos de cierre pueden oscilar entre algunos miles de dólares a decenas de miles de dólares. Si es la primera vez que comprarás una vivienda, puedes pasar años ahorrando para el hogar de tus sueños, pero hay otras maneras de obtener los fondos suficientes para tu compra que no toman tanto tiempo.

Conceptos básicos sobre préstamos para viviendas: El pago inicial

El pago inicial es lo que pones de tu bolsillo para la compra de una casa. Los anticipos se expresan como un porcentaje del precio de una vivienda, por lo que es probable que escuches a los prestamistas o agentes inmobiliarios describir los anticipos en términos de "20 por ciento menos", "10 por ciento menos" y cosas por el estilo, al momento de discutir tus opciones de financiación y cómo harás tu oferta de compra.

Junto con un préstamo hipotecario o una hipoteca, tu pago inicial ayuda a cubrir el precio total de la vivienda. El pago va al vendedor como pago de garantía o al final del proceso de compra de la vivienda, también conocido como liquidación o "cierre". Tu pago inicial reduce el riesgo del prestamista hipotecario en prestarte una gran cantidad de dinero para un hogar. Puedes perder tu inversión de anticipo si no pagas el préstamo y el prestamista lo anula. Esta es la razón por la cual la mayoría de los prestamistas requieren un pago inicial mínimo de los compradores de vivienda.

Por ejemplo, supongamos que quieres comprar una casa que cuesta US$200.000 y un prestamista te dice que calificas para "cubrir" apenas un 3,5 por ciento. Tu monto de anticipo sería de US$7.000.

Los montos típicos de anticipo son 3.5 por ciento, 5 por ciento, 10 por ciento y 20 por ciento, aunque tu requisito de anticipo puede caer entre el 20 por ciento e incluso superarlo, dependiendo de tus calificaciones financieras. Algunos programas de préstamos, como los "préstamos VA" del Departamento de Asuntos de Veteranos, no requieren ningún pago inicial, como beneficio para los veteranos militares

Otros programas gubernamentales y no gubernamentales proporcionan incentivos a los compradores de vivienda por primera vez . Debido a que puede ser difícil para los primerizos obtener una gran cantidad de dinero en efectivo para obtener su primer hogar, estos programas de asistencia para el pago inicial pueden prestarte u otorgarte dinero para el pago inicial.

La asistencia con el pago inicial puede venir en forma de subvenciones que no necesitan ser reembolsadas, o préstamos que deben ser devueltos, pero en una fecha más conveniente, como cuando vendas o refinancies tu primera casa.

Información básica sobre préstamos para viviendas: Los costos de cierre.

El otro gasto importante para el que probablemente debes ahorrar es el costo de cierre. Los costos de cierre son los honorarios totales que pagas a las partes que brindan servicios en el proceso de compra de vivienda, como una compañía de títulos, una compañía garante, un abogado, un prestamista y un tasador.

Los costos de cierre típicos cubren servicios tales como:

  • La verificación de crédito
  • El procesamiento, administración y preparación de documentos
  • La cuota de origen del pretamista
  • El servicio de paquetería o mensajero
  • El Registro
  • El Notario

Otros costos comunes de cierre incluyen prorrateos o la recaudación anticipada de los siguientes costos:

  • Los impuestos a la propiedad
  • Los intereses hipotecarios
  • La Asociación de propietarios
  • El seguro hipotecario
  • Las primas de seguro de riesgo
  • La garantía de la casa
  • Los fideicomisos de depósito en garantía 

Es posible que se requiera la creación de una cuenta de depósito de la garantía cuando tienes un pago inicial inferior al 20 por ciento. Los depósitos en garantía actúan como un colchón que el prestamista puede usar para pagar las facturas del seguro de la propiedad y del seguro contra riesgos en tu nombre antes de su vencimiento. El prestamista cobra los depósitos de garantía como medida de precaución por si no cumples con esas obligaciones necesarias y para que no pongas en peligro el hogar.

Es posible que también debas obtener un seguro hipotecario cuando tengas un pago inicial inferior al 20 por ciento. Este seguro hipotecario protege a tu prestamista en caso de incumplimiento de pago de tu préstamo.

El total de tus tarifas de costos de cierre puede variar ampliamente, dependiendo del estado en donde vivas, el precio de la vivienda, los proveedores de servicios y otras variables. Sin embargo, puedes estimar los costos de cierre como un porcentaje del precio de la vivienda que tienes en mente, antes de encontrar un hogar y hablar con los prestamistas sobre la posibilidad de adquirirlo..

En general, puedes esperar que los costos de cierre oscilen entre el 2 y el 7 por ciento del precio de la vivienda. Por ejemplo, en una casa de US$200.000 con costos de cierre del 2 por ciento, necesitarías US$4.000, pero si tus costos de cierre son el 7 por ciento del precio de la vivienda, pagarías US$14.000 en costos de cierre.

¿Por qué el rango es tan amplio? Las jurisdicciones estatales y locales imponen diferentes tarifas al cierre, tales como los impuestos a la transferencia de bienes inmuebles, y pueden aumentar el costo del seguro de título debido a los requisitos legales del área. Tu pago inicial y tipo de préstamo también pueden afectar tus costos de cierre. En general, cuanto mayor sea tu pago inicial, menores serán los costos generales de cierre porque el monto de tu préstamo baja, así como los honorarios relacionados con dicho préstamo.

Además, si tienes una situación financiera particularmente difícil, como un mal crédito o complicaciones en tus ingresos, tu prestamista puede cobrarte más para financiarte. Los prestamistas hacen esto en forma de puntos. Cada punto cobrado equivale al 1 por ciento del monto del préstamo. Por ejemplo, si tienes un precio de vivienda de US$200.000 y baja un 20 por ciento, o US$40.000, el monto de tu préstamo es de US$160.000. Supongamos que un prestamista cobra 1 punto por "originarte" u obtenerte un préstamo, entonces tu pagas US$1.600 en puntos de origen.

Por otra parte, Bankrate, un sitio web de recursos financieros, realiza una encuesta anual de costos de cierre por estado cada año. Sus estimaciones se basan en un monto de préstamo hipotecario de US$200.000 con un pago inicial del 20 por ciento.

Ahorrar para tu hogar

Hay algunos pasos que puedes seguir para comenzar a ahorrar para la casa de tus sueños o para darle un impulso a tus ahorros.

Elabora un presupuesto: El presupuesto es clave para cualquier plan de ahorro exitoso. Determina en forma honesta y realista tus gastos necesarios y gasta menos de lo que ganas mensualmente.

Recorta el exceso: Prepárate para hacer sacrificios mientras ahorras para tu hogar. Omite los viajes innecesarios y las compras importantes hasta que tengas tu casa. A largo plazo, es probable que tu casa sea un activo más importante que un automóvil nuevo o un dispositivo costoso.

Ahorro por separado: guardar dinero para tu hogar puede hacerte sentir como si tuvieras un cojín cómodo una vez que comiences a ver crecer tu cuenta bancaria. Abre una cuenta separada para tu hogar y destina este dinero únicamente para eso. Esto te dará una visión realista de cuánto tienes para una casa y te hará menos propenso a gastar de manera frívola.

Págate a ti mismo primero: si estás en una nómina, haz que los ahorros de tu hogar se deduzcan automáticamente y se depositen en tu cuenta de ahorro para el hogar en cada período de pago para asegurarte de que estás ahorrando dinero regularmente. Es menos probable que pierdas el dinero o lo gastes si no lo recibes directamente. Si trabajas por cuenta propia, puedes hacer un arreglo similar al enviar tus ganancias directamente a una cuenta específica reservada para la compra de tu casa.

Guarda el dinero extra: un bono de trabajo, un reembolso de impuestos u otro flujo de caja adicional puede darte unas ganas repentinas para gastar. En lugar de gastar dichos fondos, pon el 100 por ciento del dinero en tu casa.

Redirecciona los fondos de jubilación: reduce el dinero que depositas en tu jubilación y guárdalo para tu hogar. Como ser propietario de una casa también es una forma de asegurar el dinero para tu futuro, no te sientas culpable de mover los fondos hacia tu objetivo más inmediato de comprar una casa. Debes investigar los términos de tu plan de jubilación actual antes de ajustar cualquier contribución.

Haz un movimiento: Volver a mudarte con los padres, aceptar a un compañero de cuarto o reducir el presupuesto para obtener un alquiler más barato puede reducir drásticamente tus gastos mensuales de vivienda. Cualquier dinero que ahorres haciendo este movimiento puede ir directamente a los ahorros de tu casa, ayudándote a alcanzar tu meta de compra de vivienda lo más pronto posible.

Busca las opciones de asistencia para un préstamo y el pago inicial

Busca un préstamo hipotecario con al menos tres prestamistas. Tu banco es un buen lugar para comenzar. Obtén al menos un corredor de hipotecas, ya que los intermediarios tienen acceso a múltiples bancos y diferentes programas de préstamos. Compara sus tasas de interés así como los puntos que cobran. Un prestamista puede ofrecerte una tasa de interés más baja pero te cobra más en puntos, o viceversa. Pueden aumentar su tasa de interés a cambio de préstamos más bajos o sin costo de cierre. Esta estrategia puede funcionar para ti si no puedes pagar los costos de cierre, pero puede permitirte hacer un pago mensual más alto en tu préstamo.

Pregunta si un prestamista ofrece programas de asistencia con el pago inicial para ayudarte a cubrir tu pago inicial y los costos de cierre, o al menos uno de estos. Tus opciones de asistencia con el pago inicial varían según tus calificaciones, el prestamista y tu ubicación. Muchos programas están diseñados específicamente para compradores de vivienda por primera vez, y muchos estados y ciudades ofrecen asistencia para compradores de vivienda en forma de subvenciones o préstamos. No es necesario reembolsar una subvención, y un préstamo secundario, a menudo llamado "segundo silencioso", no se vence hasta una fecha futura, tal como la venta o el refinanciamiento de tu vivienda.

Si cumples con uno o más de los siguientes criterios, puedes ser elegible para la asistencia de pago inicial a través de un programa privado o gubernamental:

  • Tienes el estatus de comprador por primera vez
  • Comprarás en un área de revitalización
  • Eres empleado en educación, equipo de respuesta a emergencias o seguridad pública
  • Calificas como con bajos

    o moderados  ingresos mientras todavía ganas lo suficiente para hacer un pago de hipoteca

Este artículo fue realizado con la ayuda de pocketsense.com

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article