Cómo lograr la condonación de la deuda de la tarjeta de crédito

Escrito por Nelly Acosta última actualización: December 04, 2018

La condonación o remisión de una deuda es un acuerdo al que puedes llegar con un acreedor para reducir la deuda (sea en tarjeta de crédito o de lo que sea) o extinguirla en su totalidad. Sin embargo debes ser sutil, cuidadoso y lo más sensato posible ya que lo primero que se verá afectado es tu historial o puntaje de crédito.

Si quieres solicitar una condonación parcial o total de tu deuda en tu tarjeta de crédito, deberás tener una razón significativa y justificada, como la pérdida de empleo, la muerte de algún familiar, un accidente, daños totales en algún inmueble, por enfermedad o discapacidad temporal o permanente... pero no podrías obtenerla por falta de seriedad en los pagos, descuido o una mala administración de tus finanzas personales.

Si alguna de las razones anteriores te ampara puedes incluir una propuesta de remisión o condonación parcial de tu deuda de tarjeta de crédito, como parte de una propuesta de pago.

El Buró de Protección Financiera al Consumidor de los Estados Unidos, por ejemplo, recomienda que cuando realices una propuesta de pago que incluya condonación, seas lo más honesto acerca de cuánto puedes pagar cada mes. También, que hagas un balance de tus ingresos mensuales y tus gastos, incluida la cantidad que conscientemente puedes pagar de tu deuda.

Para ello, te puedes apoyar en la experiencia de un asesor de crédito bajo los criterios que recomienda la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.

Valoremos algunos otros consejos que aplican al momento de solicitar y lograr la condonación de la deuda de una tarjeta de crédito.

No dejes de leer: ¿Cómo escribir una carta de negociación de deuda?

Pasos para la condonación de la deuda de la tarjeta de crédito

La condonación de la deuda no es un método que aplique para todos. Además de que deja, en la mayoría de los casos, un precedente de impago en la calificación crediticia, puede poner en tela de juicio tu capacidad de administrar responsablemente tus finanzas personales.

Si puedes asumir tus pagos mensuales a tiempo y la cuenta de tu tarjeta de crédito no está vencida, tal vez no sea buena idea solicitar una condonación de tus deudas, aun y cuando estés atravesando por un momento difícil.

Un banco, cooperativa de crédito o compañía de tarjetas de crédito no condonará una deuda que no se encuentre vencida. Considera que las cuentas vencidas tienen un efecto negativo en tu historial crediticio, sin embargo, condonarla parcialmente reduce el peso de tus deudas aliviando tu situación.

Lo primero que debes hacer es contactar a tus acreedores y hacerles saber de tu situación. Si estás desempleado, tienes un ingreso limitado y pocos bienes, la compañía de tarjetas de crédito te puede ofrecer un convenio.

Según Garón, firma de abogados españoles, la condonación de deuda es simplemente “un perdón total o parcial del derecho del acreedor sobre el deudor” y cuando aplica, se logran exoneraciones mínimas del 20% del cobro judicial. Lo que quiere decir, que antes que la compañía haga el convenio de condonación contigo, tu cuenta debe tener un vencimiento de cuando menos 90 días, con la afectación del record crediticio.

En México, según el diario El Economista, los acuerdos de condonación celebrados entre el deudor y el acreedor, cuando están debidamente justificados, pueden oscilar entre un 30% y hasta un 95% de la deuda.

Aunque el común denominador en otros países es que los acreedores propongan convenios de condonación, que van desde el 20 hasta el 75% del saldo pendiente.

Hazle una oferta al cobrador

La sensatez y la prudencia deben ser tus aliadas. Cuando te ofrezcan un convenio de condonación que puede ser de un alto porcentaje, pídele siempre un porcentaje un tanto menor. En otras palabras, intenta hacer un ofrecimiento lo más cercano a la escala más baja del convenio, del 25 al 30% del saldo, por ejemplo. Si logras negociar un ofrecimiento del 40 al 45% es muy importante que pongas atención a las condiciones.

Si ya lograste la condonación, prepárate para pagar el importe total convenido. Pues una vez que logras un convenio de exoneración parcial por una cantidad menor al saldo original, los acreedores requerirán el pago total de dicho saldo. En muy excepcionales casos aceptarán pagos mensuales, ya que estás honrando una cantidad menor a tu saldo original.

No olvides obtener tu convenio por escrito. Todos los términos y acuerdos a los que llegues deberán quedar en papel. Esto te sirve como una confirmación de que tu saldo será liquidado en su totalidad.

Considera también que un convenio de reestructuración de deuda aparece en tu historial crediticio como una deuda que no pudo ser pagada, de acuerdo a lo previsto, la cual podría limitar tus posibilidades de crédito a futuro. Esta información permanecerá en tu historial durante siete años. En México, según el portal defensadeldeudor.info la traza (o evidencia que queda) en el buró de crédito es de por lo menos seis años.

Por ello, es mejor que busques una oportunidad en la que puedas negociar un informe crediticio intachable como parte del convenio. Y después, verifica si tus acreedores cumplen con retirar la información detractora cuando hayas pagado en su totalidad.

Infórmate con un abogado especialista en impuestos o con un contador antes de firmar un convenio de condonación de tu deuda de tarjetas. Si la cantidad de la deuda condonada es de 600 dólares o más (en EEUU, averigua cuánto es el máximo de deuda en tu país), tienes que declararla como ingreso gravable. El Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés, en Estados Unidos) o el ISR, su equivalente en México, hace algunas excepciones y exclusiones a esta regla.

Una vez que tu deuda quede cancelada, si estás en Estados Unidos, tu acreedor te enviará el Formulario 1099-C, que es un formato de cancelación de deuda. Verifica con un experto en impuestos para saber cómo llenarlo. De acuerdo a IRS.gov, una de las tantas exclusiones es la insolvencia.

Considera que si tus deudas son mayores al valor de tus posesiones, significa que eres insolvente, por lo que tu deuda condonada no se reportará como ingreso bruto. Deberás estar en estado de insolvencia justo antes de la cancelación de la deuda.

Pero ante situaciones en las que sí aplique la condonación, y si tu causa es justa, tú tendrás el control y muchos acreedores se adaptarán a tu ofrecimiento.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.