x

Definición de seguro de carga

Escrito por Estefanía Mac Revisado por Karina Da Silva, Lic. última actualización: May 07, 2019

El seguro de carga no es una figura nueva. De hecho, existe hace miles de años porque, con el auge del comercio marítimo y terrestre, los comerciantes se dieron cuenta que la mercancía estaba expuesta a cientos de peligros, desde robos hasta el naufragio.

Claro que, como todo tipo de seguro, su concepción ha evolucionado llegando a convertirse en uno de los más contratados por las empresas exportadoras o fabricantes de productos.

Sigue leyendo: Ventajas del seguro

Breve historia del seguro de carga

Los seguros hicieron su primera aparición en las civilizaciones antiguas. Los griegos, romanos e hindúes estaban acostumbrados a usarlos para sopesar las pérdidas que podrían ocasionarse cuando los contratos con otros pueblos no salían bien. Uno de los textos que recoge las formas primitivas de seguros de transporte es el Código de Hammurabi, con más de 3.700 años de antigüedad.

El préstamo a la gruesa griego o el nauticum foenus romano -que se conocen en la actualidad como los seguros marítimos y de transportes- eran contratos que firmaban los barcos comerciantes antes de un viaje. El prestamista entregaba al capitán del barco una suma de dinero -que representaba el valor de la nave, la tripulación, los alimentos y la mercancía- a cambio de altísimos intereses.

Si el barco llegaba a puerto, el capitán le devolvía al prestamista el capital y este se quedaba con un premio o porcentaje. Pero si naufragaba o la mercancía era robada, el capitán se quedaba con la suma prestada.

Podría decirse que el nauticum foenus es uno de los primeros contratos registrados que traslada el riesgo a un tercero.

Te puede interesar: ¿Qué es el seguro de rotura de maquinaria?

¿Qué es el seguro de carga?

El seguro de carga es un contrato -póliza de seguro- que suscribe el tomador con una institución aseguradora a cambio de una prima para proteger la mercancía en tránsito.

Las modalidades de seguro de mercancía más comunes incluyen a los:

  • Seguros de carga aérea
  • Seguros de carga marítima
  • Seguros de transporte terrestre

Tipos de pólizas para el transporte de mercancía

Los principales tipos de pólizas de los seguros de carga se dividen en pólizas automáticas, abiertas, globales o flotantes; los certificados y pólizas individuales o específicas y los certificados de transporte de valores.

Las pólizas automáticas son adquiridas, usualmente, por grandes corporaciones con volúmenes de pedidos altos. Las primas son menos cuantiosas -porque el transporte es frecuente y la cantidad de la mercancía es alta- y se pagan de forma mensual. Los certificados individuales son ideales para empresas con poco volumen de cajas o contenedores y se contratan por viaje.

Las pólizas de valores son muy específicas y solo se adquieren para el transporte de certificados, metales preciosos, obras de arte, joyas o dinero.

Te puede interesar: Diferencias entre aseguramiento y reaseguramiento

Clases de coberturas del seguro de cargas o para la exportación

Cada aseguradora cuenta con condiciones especiales, pero, a grandes rasgos, se dividen en las siguientes clases:

  • Saqueos, hurtos y robos: pueden ser parciales o totales. Cubre el valor hasta el límite asegurado, es decir, el monto total de la mercancía transportada
  • Cobertura ante averías: engloba los daños que pudiera sufrir la mercancía por averías de la nave. (Humedad, contaminación, derrames, óxido, aplastamiento, roturas, golpes, etc.)  
  • Falta de entrega: si parte de la mercancía pereció en un accidente o fue hurtada, la empresa de seguros le entregará al beneficiario una cantidad equivalente a los artículos que no fueron despachados
  • Riesgos especiales: incluye pérdida, robo, hurto o daño de la mercancía y del transporte a causa de guerras, insurrecciones, aprehensiones de gobiernos extranjeros, terrorismo y disturbios  
  • Cobertura mínima: cubre el daño ocasionado por los accidentes que ocurran durante el viaje, transbordo, carga, descarga y despacho de los bienes, como incendios, explosiones, tormentas, impacto de rayos y similares. La aseguradora también responde por los daños que sufran los barcos, aviones o camiones a causa de estos eventos

Recomendaciones antes de contratar un seguro de carga

Como en la elección de todo seguro, comparar los valores de la prima, formas de pago y las condiciones descritas en la póliza es esencial antes de contratar un seguro de carga. Para evitar cualquier riesgo, asegúrate de:

Más sobre este tema: ¿Qué es el seguro de casco?

Escoger una póliza que tenga cobertura puerta a puerta

Algunas aseguradoras emiten pólizas que solo cubren el traslado de la carga desde el origen hasta el destino, pero no los daños que ocurren en el transbordo, descarga y movilización de la mercancía desde el puerto o aeropuerto hasta el punto de despacho.

Los seguros puerta a puerta ofrecen cobertura en todo el viaje, desde que el pedido sale de la almacenadora hasta que llega a su destino final y es recibido por el cliente.

Revisar si el seguro admite reclamos después de la entrega

Algunas pólizas cubren incluso los reclamos que se realizan después del despacho. Aunque no lo parezca, suscribir un contrato con esta cláusula es sumamente importante. Muchas veces -en la entrega- el cliente final no abre las cajas o contenedores y, si lo hace después y descubre algún daño, va a emitir un reclamo.

Debes asegurarte de poder responder ante esta situación y una de las mejores formas de hacerlo es trasladando el riesgo a la compañía aseguradora.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.