x

Ventajas y desventajas del seguro de vida

Escrito por Macarena Cansino última actualización: May 13, 2019

Además de los numerosos tipos de seguro que hoy en día se pueden adquirir para cubrir toda clase de posibles daños o pérdidas materiales, destaca también el seguro de vida, que en este caso es una protección o compensación económica pre acordada que se le otorga a los deudos o familiares de una persona si esta fallece bajo ciertas y determinadas circunstancias.

Un seguro de vida tiene por lo tanto una connotación personal pues implica un deseo de asegurar cierta estabilidad económica a los seres queridos en caso de fallecimiento prematuro del contratante.

De hecho, el seguro de vida es para muchos una herramienta que consideran necesaria, pues a través de este tipo de pólizas sus familias contarían con una fuente de ingresos que les permitirían subsistir en ausencia de quien aporta la mayoría de los ingresos a la familia, o más aún, los protegería contra posibles obligaciones de deudas dejadas por el fallecido.

Lee también: Ventajas del seguro

Sin embargo, es importante conocer cuáles son las ventajas y desventajas de un seguro de vida antes de comprar uno, pues hay particularidades, costos y riesgos que no deben ser tomados a la ligera.

Vamos entonces a explicar en qué consiste y cuáles son las ventajas y desventajas de un seguro de vida.

Tipos de seguros de vida

Los seguros de vida pueden ser adquiridos en varios tipos, montos de cobertura y condiciones, al igual que se puede hacer con cualquier otro tipo de seguro contra pérdidas o daños existente en el mercado.

En Estados Unidos las variedades que se venden con mayor frecuencia son el Seguro de Vida a Término y el conocido como Seguro de Vida de Valor en Efectivo.

El Seguro de Vida de Valor en Efectivo se caracteriza porque las primas tienen el objetivo de pagar en parte el costo del seguro, pero también una parte de ellas se coloca en instrumentos de inversión adjuntos que crecen con el tiempo.

Algunos productos relacionados con este tipo de póliza incluyen seguros de vida variable, de vida entera, de vida universal y seguros pagados.

A pesar de las diferencias menores, estos planes de seguro son esencialmente los mismos. Todas las pólizas de Seguro de Vida de Valor en Efectivo incluyen un beneficio por fallecimiento y una cuenta de dinero en efectivo que se agrega cuando un cliente realiza un pago de la prima.

Por su parte el Seguro de Vida a Término es significativamente diferente al tipo anterior. De hecho, es el más básico de todos los seguros de vida existentes.

En este modelo, el interesado escoge a cuánto ascenderá la cobertura de la póliza y cuántos años de vigencia tendrá.

Se pueden contratar pólizas con una duración de 1 hasta 30 años. En pólizas iguales o menores a 5 años es posible renovarla por más tiempo cuando vence o cambiar el monto de cobertura económica.

En el Seguro de Vida a Término las primas se utilizan únicamente para pagar el costo de la cobertura. Como su nombre lo indica, solo cubre por un tiempo específico.

Si una póliza de seguro de vida de término caduca antes de que fallezca el contratante, este deberá adquirir otra póliza para seguir cubierto.

Ventajas de comprar un seguro de vida

Tanto el seguro de vida de valor en efectivo como el seguro de vida a término tienen sus ventajas.

En el caso del seguro de vida de Valor en Efectivo, el beneficio más importante es su capacidad para ofrecer una cobertura durante toda la vida del asegurado, lo que es muy interesante para las personas jóvenes con familias en formación o adultos en plena edad productiva.

De hecho, en Estados Unidos son los jóvenes los que más adquieren estas pólizas, aprovechando la ventaja de durabilidad de este tipo de seguros.

Esto ocurre porque en el caso de un contratante joven y en buen estado de salud, las primas serán muy baratas incluso si escoge un monto de cobertura significativamente alto.

Por ejemplo, en Estados Unidos es posible en muchos casos comprar seguros con una alta cobertura con primas iniciales mensuales de apenas US$20 a US$30.

En este caso, una de las ventajas es que con este pequeño gasto mensual un individuo podría proteger a su familia a la hora de fallecer y tener que cubrir deudas financieras adquiridas a lo largo de las siguientes 2 o 3 décadas por cosas como préstamos para compra de vehículos, hipotecas y pago de educación de sus hijos.

Además, las cuentas de valores en efectivo vinculadas con estos seguros también pueden ser objeto de retiros parciales o cobro durante la vigencia de la póliza, lo que da una posibilidad de ingresos para el asegurado en algún momento que lo necesite.

Otra ventaja es que los asegurados no están obligados a pagar impuestos sobre los intereses o las ganancias adjuntas a las cuentas de valor en efectivo de estos seguros.

Finalmente, hay que destacar que tanto empresas como familias enteras pueden comprar estos seguros para todos sus miembros.

Desventajas de los seguros de vida

Aun contando con los beneficios que ofrecen los seguros de vida, también hay que señalar que adquirir uno de estos instrumentos tiene ciertas desventajas o problemas que es necesario conocer.

La desventaja más significativa de los seguros de vida de valor en efectivo es la falta de coherencia en las primas, pues el costo mensual de estas puede aumentar con el tiempo por diversas razones.

Esto puede hacer que una póliza inicialmente barata se convierta en unos pocos años en algo muy caro de pagar para personas que dependen de un presupuesto, sobre todo si hablamos de pólizas con una cobertura importante.

Además, aunque muchas de las pólizas contienen cláusulas en las que los dividendos de las cuentas de efectivo pueden utilizarse para pagar las primas, dicha situación casi siempre da como resultado quitar fondos del valor en efectivo o de la cuenta de inversión.

A esto se suma que nunca hay garantía de que habrá suficientes fondos disponibles para cubrir las primas perdidas en el caso de que un asegurado se atrase.

En cuanto al Seguro de Vida a Término, también hay varias desventajas notables, comenzando por el hecho de que su duración no es permanente.

A pesar de que un asegurado puede disfrutar primas muy baratas cuando es joven, los productos de término expiran después de un cierto número de años, o cuando el asegurado alcanza una edad determinada.

En ese momento, debe comprar otra póliza para seguir disfrutando de la cobertura, pero ahora se le aplicarán nuevas “tarifas” basadas en su edad y salud actual.

Muchas veces, esto se traduce en primas más altas o que la persona sea rechazada por la empresa aseguradora porque “no es apta” por razones de salud o edad.

En todo caso, hay ciertos casos donde se incluyen opciones de renovación que no requieren probar la idoneidad del contratante para seguir con la cobertura.

Conceptos errados sobre los seguros de vida

Al hablar de seguros de vida, muchas personas piensan en un pago económico que se entrega a un beneficiario o beneficiarios tras la muerte del asegurado.

Si bien esto es cierto, la realidad es que suelen haber condiciones que reducen el monto pagado a los beneficiarios, sobre todo con algunos tipos de póliza de vida con valor en efectivo.

En este tipo de pólizas se hace un solo pago tras la muerte del asegurado, independientemente de lo que valga la cuenta de valor en efectivo en ese momento.

Por ejemplo, si una persona posee una póliza de vida entera con un beneficio por muerte de US$100.000 y una cuenta de valor en efectivo por valor de US$25.000, los beneficiarios esperarían recibir un pago de US$125.000.

Pero esto no siempre ocurre. En este ejemplo, el beneficiario normalmente sólo recibirá un total de US$100.000. Debido a que la cuenta de valor en efectivo es de un valor de US$25.000, la compañía de seguros sólo pagará US$75.000 como indemnización por fallecimiento y otros US$25.000 provenientes de la cuenta de valor en efectivo.

Con algunos productos, sin embargo, los beneficiarios tienen derecho a recibir beneficios por fallecimiento, además de las cuentas de valores en efectivo cuando su ser querido muere.

Sin embargo, por lo general se paga con la muerte del asegurado solo una cantidad igual al valor nominal de la póliza. Por esta razón es importante conocer esta información antes de comprar un seguro de valor en efectivo.

Recomendaciones a la hora de comprar un seguro de vida

Es recomendable que consultes con un agente de seguros con experiencia antes de comprar un seguro de vida. Además es importante que escojas un producto que se adapte a las necesidades específicas de la póliza individual y de tu familia.

Por ejemplo, puede ser que tu preocupación es solamente proteger a tu familia de las obligaciones hipotecarias más grandes para los próximos 10 o 15 años.

Te recomendamos: ¿Qué son y cómo funcionan los seguros en México?

Si deseas estar cubierto por una póliza para el resto de tu vida, entonces una póliza de valor en efectivo es la más conveniente.

Considera si el uso de los seguros de vida como vehículos de inversión son un movimiento inteligente para ti.

A largo plazo, puede ser más rentable comprar un seguro de vida a término y aprovechar las bajas primas y luego invertir el dinero que tengas disponible en otro tipo de herramientas financieras no vinculadas a las pólizas de seguros, como fondos mutuos o acciones.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.