Cómo sacar dinero de un cajero automático

Escrito por Nelly Acosta última actualización: December 31, 2018

Los cajeros automáticos o ATM por las siglas en inglés de “Automatic Teller Machine” fueron inicialmente concebidos como máquinas para dispensar efectivo.

Estas prodigiosas máquinas tienen cincuenta años facilitándonos las transacciones, ahorrándonos tiempo y por qué no ¡dinero! Antes de la proliferación de los ATM las personas debían ir a la oficina bancaria, en horario de atención al público y hacer largas colas para ser atendido en taquilla, tan solo por un pequeño retiro o actualización del saldo.

Las ventajas del uso de los cajeros automáticos son hoy incuestionables. Son una vía rápida y conveniente para obtener efectivo 24/7, consultar saldo, hacer depósitos, transferencias e incluso pagar servicios y comprar boletos. Aunque solo percatemos su gran importancia cuando no tenemos uno cerca.

La era digital y la banca electrónica, con el llamado “dinero plástico” amenazaron con dejar a un lado al efectivo y con ello a los cajeros automáticos. Sin embargo ellos hoy están aún vigentes e incorporan nuevas tecnologías como lectores biométricos, pantallas táctiles, cámaras y tecnología NFC o Near Field Communication que permite sincronizarse con tu Smartphone en fracción de segundos.

Los ATM hoy en día son prácticamente ordenadores en línea con capacidad de dispensar y depositar efectivo, aunque el funcionamiento básico de los ATM sigue siendo el mismo.

Recordemos los pasos que debes seguir para sacar dinero de un cajero automático y otras transacciones que puedes llevar a cabo a través de estos nobles dispositivos multifuncionales.

Te puede interesar: ¿Cómo activar una tarjeta para cajero automático?

Sacar dinero de un cajero automático

Debes tener claro que para sacar efectivo de un cajero automático debes tener una cuenta bancaria de ahorros o de cheques.

Procura que sea preferiblemente una cuenta de cheques la que tengas asociada a una tarjeta de débito pues la Ley Federal, en específico el “Reglamento D” de la Junta de Reserva Federal, limita la cantidad de transacciones que puedes llevar a cabo a partir de cuentas de ahorros.

Lo anterior por cuanto la cuenta de ahorro, aún y cuando es un instrumento de efectivo a la vista, es más considerado un producto para resguardo de efectivo que para fines transaccionales, siendo este último el propósito de las cuentas corrientes.

Teniendo claro lo anterior, sabes que para retirar dinero de un ATM aparte de una cuenta bancaria necesitas una tarjeta de débito o en su defecto de crédito. En el último caso se le conoce como “avance de efectivo”.

En algunas Comunidades Autónomas de España, Londres y países latinoamericanos se ha hecho común el uso de cajeros automáticos que no requieren de tarjetas de débito o crédito asociadas para dispensar efectivo, pues se valen de un “sistema de reconocimiento biométrico”, como el escaneo de la huella dactilar u operan con “tecnología NFC” que lee instantáneamente los datos de tu teléfono inteligente.

Si ya has vivido la experiencia, puedes contarnos algo de ello, pero no son el común denominador en todos los países, tampoco en Estados Unidos.

Ahora bien si ya tienes una tarjeta de débito asociada a tu cuenta de cheques o de ahorros puedes acercarte a un cajero automático y actualizar o verificar tu Número de Identificación Personal o PIN (acrónimo en inglés de Personal Identification Number).

Actualiza o crea tu propio PIN, recuerda que es una serie de cuatro o en su defecto seis dígitos numéricos, memorízalo y guárdalo en un lugar seguro. No debería ser en tu bolso o billetera, ni mucho menos debes escribirlo sobre tu tarjeta de débito, pues estarás facilitándoles el trabajo a los delincuentes o estafadores.

Si ya tienes configurado el PIN ya no tendrás inconveniente alguno para sacar dinero de un cajero automático.

Inserta tu tarjeta en la ranura del ATM correspondiente. En todos los cajeros encontrarás instrucciones de cómo insertar la tarjeta de forma correcta, ingresa tu PIN y selecciona “Retiro de efectivo” del menú.

Encontrarás en pantalla opciones de retiro que van desde los USD 20 a los USD 200, cantidades que pueden variar en algunas regiones, según el tipo de ATM o entidad bancaria. Elije la cantidad de efectivo y prepárate para recibir el monto requerido en la ranura dispensadora.

Recoge tu dinero en efectivo y retira tu tarjeta del cajero automático. Espera que se genere el recibo del cajero automático, algunas máquinas te permitirán elegir si imprimir el comprobante o verlo en pantalla. Considera si es absolutamente necesaria la impresión ya que la mayoría de las veces es destruida y desechada por los usuarios apenas la visualizan.

Asegúrate de que el área que rodea el cajero automático es segura y bien iluminada antes de retirar dinero en efectivo. Muchos hampones merodean los ATM para robar efectivo o números PIN.

Te puede interesar: ¿Cómo enseñar a los adultos a usar un cajero automático?

¿Qué otras operaciones puedo hacer en un ATM?

Para la Universidad Latina de México un cajero automático o ATM es un dispositivo multifuncional provisto esencialmente de un mecanismo para el reconocimiento y validación de billetes que facilita tanto el depósito como el retiro de efectivo, consulta de saldos y otras operaciones vinculadas a los distintos servicio que ofrecen las instituciones financieras.

Los llamados “cajeros ATM multifuncionales” están por arribar a su segunda década, cada vez han integrado más opciones al punto de ser considerados unas verdaderas sucursales bancarias, donde puedes no solo sacar efectivo, sino que además puedes perfeccionar transacciones como:

  • Hacer pagos a tus tarjetas de crédito
  • Avanzar dinero de tus tarjetas de crédito (préstamos instantáneos)
  • Hacer depósitos de efectivo
  • Depositar cheques
  • Consultar movimientos de cuenta y saldos
  • Imprimir estados de cuenta
  • Transferir dinero a partir de una cuenta asociada a la tarjeta.
  • Gestionar y recuperar claves
  • Comprar Tickets o boletos
  • Recargas de tarjetas pre-pagadas
  • Pagar facturas  y otros servicios

No todas las opciones están disponibles en todos los ATM, ello dependerá de la antigüedad del equipo y si se trata de un cajero de la institución bancaria donde posees tus cuentas o un ATM afiliado a la misma red interbancaria.

Desde el 2015 en Asia se implementaron una nueva generación de ATM equipados con una pantalla tipo Tablet de 19 pulgadas, a través de los cuales puedes incluso hacer video-llamadas y conectarte con un ejecutivo de atención al cliente real o virtual. Tecnología que se estrenó al sur de Latinoamérica en 2018 según reseñó el dominio zoomtecnologico.com.

Podemos argumentar que el ATM más que un adiós, tiene una ¡larga vida por delante!

Te puede interesar: ¿Cómo conseguir un cajero automático para mi negocio?

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.