Cómo tratar un despido sin afectar el clima laboral

Escrito por Macarena Fernandes Diaz última actualización: June 06, 2018

Una relación laboral se puede dar mediante un “contrato implícito” o “a voluntad.” En el primer caso un trabajador no puede ser objeto de despido sin una “causa justa” mientras que en la segunda modalidad los despidos se pueden dar en cualquier momento con o sin razones.

Un despido es una situación que incomoda a ambas partes, patrono y empleado, aunque sin duda perjudica más al segundo quien, al menos temporalmente, perderá su medio de sustento.

El despido de un empleado o los recortes de personal son algo muy común en las empresas, no obstante en la mayoría de los casos son tratados de forma brusca, cerrada y sin mucho eco al resto de la organización y personas externas.

Informar a un cliente que un empleado ha sido despedido, no es algo muy agradable de comentar, nos sale decir un simple él o ella “ya no labora aquí” e inmediatamente y con cierta timidez bajamos la mirada o entramos en otro tema.

Los despidos traen consigo estrés y tensión por muy fundamentados que estén, producto de una sensación de injusticia o descontento que pueden generar en la mayoría de los casos.

Si los despidos no son manejados correctamente, afectan el clima organizacional y pueden traer acciones legales como demandas y otras consecuencias duras de afrontar.

Un artículo publicado en la BBC en 2015 sobre los países con mejor o peor protección contra el trabajo deja a los Estados Unidos como uno de los pocas Naciones donde el empleo funciona a “libre voluntad”

Veamos en éste artículo algunas pautas sobre cómo tratar una situación de despido sin que afecte la empresa y el clima laboral.

Te puede interesar: ¿Por qué los manuales de los empleados son importantes?

¿Cómo tratar un despido sin afectar el clima laboral?

En primer lugar a la hora de tratar un despido, la comunicación es importante, comunícale al empleado la decisión con cierta antelación, preferiblemente mediante una reunión lo más privada posible.

Si el ambiente laboral de plano es negativo, tal vez esta recomendación no es del todo aplicable. Por el contrario si el clima organizacional es bueno, tratar el tema con claridad permite al empleado asimilar la situación y encontrar alternativas de transición sin mayores traumas. De esta manera el empleado hará entrega de su cargo y funciones de forma abierta y madura.

En la mayoría de los países latinoamericanos, la ley exhorta a los patronos informar por escrito cualquier falta u omisión que el empleado cometa por la vía de un memorando, cuya copia firmada por las partes, irá a parar a un expediente. Si la falta es reincidente o se cometen deliberadamente omisiones similares en un tiempo específico, por ejemplo tres a seis meses, es motivo suficiente para el despido justificado.

Valiéndose de éste mecanismo se puede llevar a cabo una comunicación sincera y disciplinada con el empleado, informando que la decisión podría obedecer a un “compromiso organizacional.”

Como humanos, todos tenemos “aciertos y desaciertos” agradecer al empleado por algunas funciones que pudo llevar adecuadamente, da un toque de reconocimiento y aligera la tensión. Así también hacer sugerencias de lo que no debe reincidir para próximas experiencias laborales.

Valorar, la posibilidad de alguna recomendación por escrito o estar abierto a opinar favorablemente ante alguna confirmación o referencia telefónica, en anuencia con el empleado, son muestras de apoyo y contribuyen con mitigar la carga emocional del momento.

Reunir al grupo de trabajo para comunicar abiertamente las razones del despido luego de que el empleado se haya marchado, es una práctica que permite apertura, franqueza así como concientización. En todo caso detrás del despido deben haber buenas razones, que deben evitarse ocurran de nuevo.

Si el ambiente laboral es propicio, puede permitirse a los empleados que abiertamente expresen sus comentarios, opiniones y retroalimentaciones de manera que cada quien haga su proceso reflexivo y emocional sobre lo ocurrido.

Si llegas a conocer que el empleado ha estado incurso en actividades ilegales e incluso ha usado recursos de tu empresa para cometerlos, lo mejor es contactar de inmediato a un profesional en derecho que maneje la situación. En estos casos si es preferible mantener discreción y distancia.

La mayoría de las reglas aplicables a un despido, son orientadas por el sentido común. Sin embargo, asegúrate de revisar el manual de tu empresa, así como las leyes estatales en materia laboral para estar documentados y hablar con propiedad.

Manejar la situación profesionalmente ayudará a mantener la continuidad del negocio, sin mayor afectación e incluso aprovechar la coyuntura para obtener aprendizajes.

No dejes de leer: Las estrategias realizadas para motivar a los empleados

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.