x

Cómo calcular el pasivo

Escrito por Macarena Fernandes Diaz última actualización: June 04, 2018

¿Qué son los pasivos?

Toda persona o “entidad” sea Física, también llamada Natural (humano, cualquiera de nosotros) o jurídica llamada persona moral (empresas) puede asumir deudas.

Las deudas o pasivos son derechos y obligaciones contraídos a favor de terceros, personas naturales o empresas, que deben ser cancelados en un plazo determinado y con una correspondiente cuota o tasa de intereses sobre el monto de la obligación o capital tomado en préstamo.

Las deudas permiten a las personas alcanzar ciertos objetivos derivados de un plan. Pueden tener como destino la inversión o el consumo.

Un pasivo con destino de inversión puede ser el microcrédito que se pide a un banco para adquirir materias primas y procesarlas. Se dice que son deudas de inversión pues los fondos financiados generarán un flujo de caja que garantizará el retorno del dinero tomado en préstamo.

Mientras que un pasivo con destino de consumo o gasto, es por ejemplo remodelar la cocina o comprar un auto de lujo. No mejorará el flujo de caja de quien asume la deuda sino por el contrario representan un gasto.

Te puede interesar: ¿Cómo calcular los activos netos de operación?

El balance general:

Los pasivos o las deudas contraídas por nuestra empresa o por nosotros las debemos reflejar correctamente en el Balance General que es documento que reúne y resume todos los activos o derechos y los pasivos u obligaciones así como el capital de una Entidad (Física o moral)

El balance general es la expresión detallada de la “ecuación básica contable”

Activos = Pasivos + Patrimonio

Si interpretamos esa ecuación sería algo como: Lo que tenemos y usamos (activos) lo debemos (pasivos) o es realmente propio (patrimonio).

La manera cómo conformamos el lado izquierdo de la ecuación, es decir, nuestros activos es lo que se conoce como “posición económica” pudiendo distribuir estos derechos en activos corrientes (efectivo, mercancías) y no corrientes (maquinarias, vehículos, locales.)

Por su parte la forma como conformemos los pasivos y el patrimonio, esto es el lado derecho de la ecuación básica contable, será nuestra “posición financiera” y la podemos disgregar en pasivos corrientes o de corto plazo, pasivos no corrientes o de largo plazo y el patrimonio.

No dejes de leer: ¿cómo crear un Balance General pro forma?

Los tipos de pasivos

Los pasivos se pueden clasificar básicamente según el plazo de su vencimiento y según su origen o proveniencia.

Según el vencimiento del pasivo, corresponde a la fecha exacta en que la deuda debe ser cancelada por completo, y pueden ser:

  • Pasivos Corrientes: también llamaos de corto plazo. Son aquellos que deben ser cancelados totalmente en plazos menores a un año. Ejemplo: los pagarés, los sobregiros bancarios, la mayoría de los créditos de consumo.
  • Pasivos no corrientes: Llamados de largo plazo. Corresponden a las deudas que pueden ser canceladas en plazos mayores a un año. En esta denominación también pueden estar pasivos de mediano plazo y pasivos de largo plazo. Los primeros con vencimiento inferior a 36 meses y los segundos con vencimientos mayores a ese plazo. Lo anterior solo en algunos países.

Según su origen, el pasivo puede ser: Bancarios, comercial, propio, de terceros.

  • Un pasivo bancario, es la obligación que se contrae con un Banco o Institución financiera similar, como por ejemplo una caja o cooperativa de ahorro y préstamo. Pueden ser préstamos de largo y corto plazo o pagarés que serán de corto plazo.
  • Un pasivo comercial es aquel que se genera del crédito que otorgan los proveedores, siempre serán de corto plazo.
  • El autofinanciamiento o pasivo propio, se puede producir de varias maneras, ya sea por los recursos que invierten los accionistas en un negocio en calidad de préstamo de corto o largo plazo, o por la acumulación de ciertos gastos cuyo pago se difiere para financiar por breve tiempo la operatividad del negocio, ejemplo de ello serán seguros por pagar, impuestos por pagar, servicios.
  • La financiación con terceros, o deuda con terceros, es el tipo de financiación que proviene de otras empresas o personas físicas que no figuran como proveedoras, pudiendo ser el caso de empresas relacionadas, es decir, con accionistas en común.

Te puede interesar: ¿Cómo calcular el capital circulante?

¿Cómo calcular el pasivo?

Si no se tiene a la mano el balance general, podemos calcular el pasivo o la cantidad total de deuda que poseemos en tres pasos:

El primer paso para calcular el pasivo es sumar la cuantía de todos nuestros activos del negocio: corrientes y los no corrientes. Supongamos que los activos corrientes son $3.000 y los no corrientes son $7.000. Por lo tanto, $3.000 + $7.000 = $10.000, entonces los activos totales de nuestro negocio son $10.000.

Ahora como segundo paso debemos conocer el patrimonio, el cual estará compuesto por la inversión de todos los accionistas conocido como capital social y las ganancias acumuladas y no distribuidas. Como ejemplo, digamos que la inversión de los accionistas es de $1.500, y los resultados acumulados son $500. Entonces, $1.500 + $500 = $2.000, por lo cual el patrimonio neto total es $2.000.

Finalmente podremos calcular el pasivo substrayendo el patrimonio de los activos. El cálculo es $10.000 - $2.000 = $8.000. Esto significa que $8.000 de activos son pagados con los pasivos o deudas de la compañía.

En otras palabras la “estructura financiera” de la empresa está conformada 20% por patrimonio (recursos propios) y 80% por deuda (recursos ajenos, es decir pasivos.)

Recomendado: Explicación del indicador activo sobre patrimonio neto.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.