¿Cómo afecta la mala comunicación a una organización?

Escrito por Estefanía Mac última actualización: September 23, 2019

Si te preguntas cómo afecta la mala comunicación a una organización, debes saber que la comunicación es el puente para cualquier relación efectiva en la vida. El mundo funciona a través de las palabras, es el lenguaje el que ha impulsado la civilización.

Teniendo en cuenta lo anterior, las relaciones interpersonales en cualquier ámbito deben estar mediadas por una excelente comunicación para que funcionen, una mala comunicación puede entorpecer cualquier tipo de procesos e incluso llevar a tener problemas graves dentro de la empresa.

Mala comunicación dentro de una organización

Cuando hablamos de cómo afecta la mala comunicación a una organización, tenemos que remitirnos a procesos comunicativos específicos que ponen en jaque la estabilidad de cualquier empresa.

Los procesos más comunes de mala comunicación se pueden dar de forma vertical, es decir, desde el grupo administrativo que no sabe transmitir la visión, misión y estrategias a sus empleados, de modo horizontal, es decir, por fallas comunicativas dentro del equipo de trabajo, o errores comunicativos entre los empleados y los clientes.

En general la mala comunicación funciona como el efecto dominó, si hay falta de comunicación dentro de alguno de los procesos, es probable que esto repercuta de modo exponencial generando dificultades en cada fase del proceso.

Sigue aprendiendo sobre: ¿Qué es un conflicto organizacional?

¿Cómo afecta la mala comunicación a una organización?

La mala comunicación puede alterar la organización desde niveles superficiales hasta niveles profundos, los aspectos más relevantes son los siguientes:

  • Errores en los procesos

La mala comunicación desencadena errores en los procesos. Esto es lógico, porque si no sabemos transmitir adecuadamente lo que queremos dentro de nuestra empresa, la consecuencia inevitable es que se generen cosas que no esperábamos y que van en contra de lo que buscamos en realidad.

  • Pérdida de tiempo

Si los procesos no se hacen debidamente, para solucionar esto, se deben emprender nuevamente las tareas después de un proceso de retroalimentación. Si esto es un factor que se repite en el tiempo, quiere decir que estamos usando el doble o el triple del tiempo para hacer una misma tarea, esto se traduce en falta de productividad.

También te puede gustar: Consecuencias de una mala estructura organizacional

  • Pérdida de dinero

Si las tareas que hacemos debemos repetirlas varias veces quiere decir que no solo estamos perdiendo el tiempo, sino el dinero que este tiempo involucra. Esto sin contar con la pérdida de materias primas que se ven afectadas cuando se producen errores dentro de los procesos.

  • Mal ambiente laboral

Si hay mala comunicación dentro de una organización, significa que hay desorganización al interior del equipo, esto sin duda desemboca en un mal ambiente laboral, pues nadie quiere estar dentro de un equipo de trabajo en el que todo el tiempo hay inconvenientes y en el que finalmente nunca se sabe precisar a ciencia cierta en qué punto empezó el error.

  • Pérdida de motivación

El mejor equipo de trabajo y el más productivo es aquel que está motivado. Si la falta de comunicación genera un mal ambiente laboral, esto llevará sin duda a diversas situaciones de estrés que se transforman fácilmente en falta de motivación. Esto sin duda puede destruir cualquier equipo de trabajo.

Esto te encantará: Efectos de la baja productividad en el trabajo

  • Pérdida de clientes

Si hay errores de comunicación en cualquiera de las fases del proceso, es proceso que este error llegue hasta nuestras relaciones con los clientes. Si un cliente percibe que siempre que se comunica contigo tiene inconvenientes con respecto a la información que se le da o a las condiciones de la venta, es seguro que no querrá seguir adquiriendo tus servicios.

No puedes perder de vista que los clientes buscan empresas que le solucionen sus necesidades, y no que les generen nuevos problemas.

  • Imagen negativa

Una empresa con problemas de comunicación internos y externos empieza a generar una imagen poco favorable tanto al interior (con los trabajadores), como en el exterior (con los clientes). Esto hace que la empresa pierda solidez y que empiece a tener una connotación negativa en el imaginario del equipo de trabajo, clientes e incluso proveedores y otras personas que se relacionan con la marca.

Como ves, la mala comunicación puede llevar a una empresa incluso a la quiebra. Si fortaleces tus cadenas comunicativas, es probable que sea un elemento que impulse el desarrollo de tu organización.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.