Cómo recibir préstamos estudiantiles en tu cuenta bancaria

Si bien la mayoría de las ofertas de ayuda financiera y préstamos estudiantiles pasan por la oficina de servicios financieros estudiantiles de tu universidad, hay cierto tipo de préstamos estudiantiles que van directamente a tu cuenta bancaria. Estos son llamados préstamos estudiantiles directos al consumidor (DTC, por sus siglas en inglés) y son préstamos privados que no son administrados por tu institución educativa, por lo que te dan la libertad de decidir el destino del dinero, los planes de pago, y la tasa de interés con la cual eventualmente puedes saldar tu deuda.

Los préstamos estudiantiles directos te dan libertad de decidir que hacer con tu dinero.

Resumen general de los préstamos estudiantiles

Hay muchas opciones de ayuda financiera disponibles para los estudiantes que necesitan asistencia para pagar sus estudios. Por parte del gobierno federal, a través del Departamento de Educación de EE.UU. (DoED por sus siglas en inglés), se ofrecen préstamos estudiantiles federales. También conocida como FAFSA, puedes encontrar más información en studentaid.gov. Además de estos préstamos disponibles para estadounidenses, existen otros tipos de préstamos, como los préstamos plus o los préstamos directos.

De acuerdo con el Gobierno de los Estados Unidos, un préstamo se entrega a la institución educativa —ya sea de educación media o de educación superior— al inicio de cada ciclo escolar. La universidad aplicará el dinero del préstamo a la colegiatura, cuotas, alojamiento y alimentos si se vive en el campus.

Dado que muchas personas deciden pedir prestado un poco más que el costo base de los estudios según su necesidad financiera, la institución educativa reembolsa el dinero sobrante al estudiante. Este reembolso suele venir en forma de un cheque de reembolso y suele utilizarse para los libros de texto, materiales escolares y otros gastos generales del costo de vida. Si no se necesita el importe total del préstamo, se puede cancelar la totalidad o parte del préstamo dentro de los 120 días después de recibirlo. No se cobrarán intereses por la cantidad que se haya pagado.

Cuando pidas un préstamo, tu centro de estudios te notificará por escrito cada vez que te reembolse parte del dinero del préstamo. También deberías recibir una notificación de la entidad administradora del préstamo. Si no la recibes, es importante que hagas un seguimiento con una o ambas entidades para obtener más información.

Los fondos de un préstamo estudiantil se depositan a tu cuenta

Los préstamos para estudiantes son el resultado de una asociación entre bancos, empresas de comercialización de préstamos para estudiantes y otras empresas con organizaciones de préstamos para estudiantes. Por eso lo depositan directamente al estudiante y no a la universidad. Sin embargo, estos préstamos suelen ser más caros que los referidos a través de la institución.

Si estás buscando un préstamo estudiantil que vaya directamente a tu cuenta, busca préstamos estudiantiles privados directos al consumidor (DTC). Ten en cuenta que es mucho más común que los préstamos estudiantiles se entreguen primero a tu universidad, y muchos préstamos privados que se anuncian como directos al consumidor pueden ser engañosos. Siempre asegúrate de leer la letra pequeña.

Si decides pedir un préstamo estudiantil directo, es conveniente que le notifiques primero al administrador de préstamos de tu institución educativa para evitar un sobrepago. Si pagas de más, eso puede repercutir en la pérdida de la elegibilidad para recibir asistencia financiera.

Reembolsos y saldos del crédito

Si eliges la opción de ayuda financiera más tradicional y seleccionas un préstamo estudiantil que se entrega primero a tu institución educativa, los fondos que queden después de pagar la inscripción, el alojamiento, la comida y demás gastos te los entregará tu institución mediante un reembolso.

El reembolso es tuyo y puedes usarlo como quieras, ya sea para la renta, si vives fuera del campus, o para los libros de texto. Sin embargo, recuerda que este reembolso se sigue considerando parte de tu préstamo y cuenta como parte de la cantidad que tienes que devolver.

La universidad debe pagar al estudiante cualquier cantidad sobrante, que suele llamarse saldo a favor, en un plazo de ​14 días​, a menos que el estudiante autorice a la institución educativa a conservar el dinero durante más tiempo para futuros cargos. Si la política de tu centro educativo es emitir vales de libros de texto y materiales escolares para utilizar en la librería en lugar de un saldo a favor para esos materiales, puedes optar por no participar en el programa y pedir que se te entregue un cheque en vez de eso.

×