Ventajas y desventajas de ser empleado en vez de trabajar de forma independiente

Escrito por Macarena Cansino última actualización: December 09, 2019

Internet le ha abierto las puertas a muchas personas para trabajar de forma independiente, ya sea para sacarle provecho a su profesión -por ejemplo, diseño gráfico o desarrollo de aplicaciones móviles- o a través de un emprendimiento, como una tienda en línea o un canal de YouTube.

Entonces, ¿por qué hay tantos profesionales que buscan los beneficios de trabajar con contrato? Lo cierto es que ser un empleado también tiene sus ventajas y van más allá de ser reconocido como el empleado del mes.

Contenido interesante: 20 ideas para convertirte en un emprendedor

Los pros de ser empleado

Ser un empleado o trabajador dependiente es sinónimo de pago fijo, bonificaciones, prestaciones, utilidades y otros beneficios. Estudiemos sus ventajas a profundidad:

1. Ingresos fijos de forma continua

Quizás el primer -y principal- beneficio de trabajar con contrato se centre en las remuneraciones. Los empleados dependientes tienen derecho a un salario fijo semanal, quincenal o mensual que podrían extrañar a la hora de trabajar por cuenta propia.

2. Bonificaciones y otros beneficios

Si bien el salario fijo es una ventaja, el trabajo bajo dependencia también ofrece bonificaciones y otros beneficios sumamente atractivos, como primas por hijos, días libres, licencias de maternidad, vacaciones, tickets de alimentación y planes de jubilación. Inclusive podrías ser el beneficiario de un seguro y disfrutar de descuentos o ayudas económicas para pagar la educación de tus hijos.

3. Horario fijo

Los trabajadores freelance o independientes no tienen un horario determinado. A veces colaboran con personas de distintos países y tienen que modificar su horario -y rutina- para cumplir con los tiempos de entrega o aceptar trabajos los fines de semana para suplir la baja de ingresos. En cambio, los empleados siempre tendrán un horario estipulado con días de descanso garantizados.

4. Menos estrés

Aunque pienses que tener un jefe exigente o sufrir en el tráfico es estresante, ser un empleado independiente también puede serlo. Recuerda que tendrás que salir al mercado a buscar tus propios clientes, llevar la nómina de tus asistentes, encargarte del pago de los servicios públicos y recortar gastos si los pedidos van en picada. Incluso los trabajadores medio tiempo no tienen que preocuparse de estos factores: solo deben cumplir con su labor.

5. Oportunidades de crecimiento

Cuando trabajas para una empresa, tienes la oportunidad de crecer con la compañía. Estás sujeto a promociones y ascensos, y compartes la oficina con personas que pueden enseñarte más cada día.

6. Trabajo en equipo

Ser trabajador independiente puede ser un camino solitario. En cambio, al ser un empleado tendrás la oportunidad de trabajar con otros, asistir a reuniones creativas, crear proyectos en conjunto y desarrollar ideas con otros compañeros en la oficina. Esta interacción constante es la clave del éxito.

Artículo relacionado: 7 beneficios del trabajo en equipo y algunas desventajas que no todos conocen

7. Ambiente laboral

Muchos sueñan con trabajar desde la comodidad de su casa. Sin embargo, cumplir con un tiempo de entrega apretado desde el hogar puede ser un desafío. Muchos trabajadores independientes no cuentan con las mismas comodidades de un empleado en la oficina, como climatización, sillas ergonómicas y equipos de calidad. En pocas palabras, un ambiente laboral enfocado al bienestar y a la productividad.

Desventajas de ser empleado

Ya hemos explorado los beneficios de trabajar con contrato. Pero, ¿qué hay de las desventajas? Además del tráfico y de los gastos de transporte, estas podrían ser algunas de las principales:

1. Agotamiento mental

Las empresas ofrecen vacaciones, días libres y licencias. No obstante, este tiempo de descanso podría no ser suficiente para un trabajador. De hecho, algunos estudios han demostrado que los empleados son más productivos y eficientes cuando descansan de 7 a 15 días por trimestre, algo que las compañías no han implementado. Al ser tu propio jefe, podrías manejar tu horario a conveniencia y tomarte el descanso que necesitas para prevenir el agotamiento mental.

2. Inseguridad laboral

El cargo de los trabajadores dependientes está estrechamente relacionado con el éxito de la empresa y sus finanzas. Si una compañía comienza a ver que sus ingresos han mermado o que el precio de sus acciones ha bajado, podría empezar a hacer recortes de personal. En este caso, perderías tu empleo de la noche a la mañana.

Sigue leyendo: Cómo luchar contra un despido injustificado por acusaciones falsas

3. El salario no es suficiente

Durante todo el tiempo que estás empleado, trabajas muy duro para que otros obtengan más ingresos y acumulen riquezas. Muchos piensan que el margen de beneficio de las empresas no guarda correlación con el salario y que, si comienzan su propio negocio, podrían obtener más dinero por las mismas horas de trabajo.

4. Es rutinario

No solo por el horario laboral o por las funciones del cargo, sino porque limita la creatividad de los empleados haciendo que, eso que tanto amaban, se convierta en una actividad aburrida y monótona. Muchos trabajadores independientes presumen de que el principal beneficio de trabajar por su cuenta es que pueden hacer algo que les apasiona.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.