Plumas fuente vs. bolígrafos

Escrito por Karina Da Silva última actualización: August 21, 2018

La pluma fuente, también llamada pluma estilográfica, representa un enorme avance tecnológico de los años 1800. Si bien hoy podríamos considerarla primitiva, en su momento creó un mecanismo de escritura portátil de gran utilidad que sigue ocupando un interesante espacio en el mercado. Los bolígrafos aparecieron alrededor de 1940, sin embargo, la pluma fuente conservó su dominio por algunos años más.

¿Qué es una pluma fuente?

Una pluma fuente o una pluma estilográfica es el instrumento de escritura con punta de metal que reemplazó al lapicero de inmersión que se utilizaba anteriormente. A través de su depósito interno y rellenable proporciona un flujo de tinta continuo que permite llevar a cabo el proceso de escritura. Las plumas fuente se inventaron al final del siglo XIX y representan la evolución de las plumas que requerían inmersión en un tintero cada pocas líneas para mantener el suministro de tinta.

La tinta de una pluma fuente se almacena en el barril o cuerpo de la pluma. Desde ahí, la tinta llega a la punta de la pluma y un mecanismo regula su flujo para evitar que fluya en exceso. Las puntas intercambiables o plumillas de una pluma fuente pueden crear distintos anchos en las líneas; es por esto que se utilizan para la caligrafía original.

Quizás te interesa: Cómo sustituir un cartucho de tinta vacío en una pluma estilográfica

Lee también: Diferentes tipos de letras

¿Qué es un bolígrafo?

El bolígrafo es el instrumento de escritura que más se utiliza en la actualidad, su principal característica es el balín o bola de acero que dosifica la tinta al entrar en contacto con el papel. En su interior contiene un tubo de plástico o metal con tinta que se acopla a la punta de escritura; su armazón exterior contribuye a un fácil y cómodo uso.

El bolígrafo se inventó en 1938, sin embargo, solo a partir de los años 60 comenzó a dominar el mercado. Al principio eran caros y presentaban algunos inconvenientes como derrames e irregularidad en el flujo de la tinta.

Quizás te interesa: Cómo reciclar bolígrafos de tinta

Bolígrafo vs pluma

La mayor diferencia entre un bolígrafo y una pluma fuente (bolígrafo vs pluma) es que el bolígrafo no tiene punta o plumilla. En vez de esto, la tinta llega a una pequeña bola de metal que se desliza en la superficie de papel. El receptáculo dentro de la pluma que guarda la tinta es similar al del bolígrafo, pero en este último se presentan menos obstrucciones de tinta. Otra diferencia importante (bolígrafo vs pluma) es que el primero puede quedarse sin tapa por horas o días sin que la tinta se seque. La tinta que se utiliza en los bolígrafos contiene conservadores, lubricantes y tintes sintéticos que evitan que cuaje fácilmente.

Hoy en día, los bolígrafos tienden a ser más populares que la pluma fuente por su capacidad de escribir consistentemente y por su comodidad, además están disponibles en una infinidad de colores y están diseñados para ser cómodos. Por su parte, las plumas se pueden utilizar con gran variedad de plumillas, desde la extra fina hasta la gruesa. Además funciona por capilaridad lo que permite ser utilizada sin ejercer ningún tipo de presión.

En la actualidad, las plumas fuente son consideradas artículos de colección. Las plumas hechas por Mont Blanc o Waterman pueden llegar a valer varios miles de dólares. Los bolígrafos son, por lo general, económicos, se venden por docenas y son desechables. Las plumas fuente son preferidas por su estética y por su uso en caligrafía.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.