Cómo reparar un rotulador fluorescente seco

Escrito por Macarena Cansino última actualización: December 20, 2019

La revisión de documentos y textos muchas veces requiere análisis de su contenido. Usualmente el propósito es obtener un resumen de las ideas más importantes de un texto. Allí entra el rotulador fluorescente o coloquialmente llamado “resaltador”.

Otra tarea importante en la que el rotulador fluorescente es útil es para el análisis de estados financieros y documentos contables.

Cuando utilizamos un libro o documento impreso necesitamos marcar la información importante para después extraerla en el resumen. Uno de los artículos de oficina útiles para facilitar esta visualización es el rotulador fluorescente.

¿Qué son los rotuladores fluorescentes?

Este objeto es un lápiz con punta de fieltro relleno de tinta fluorescente transparente. El primer marcador fue inventado por el Dr. Frank Hoenn en 1963 y manufacturado por Carter's Ink Company.

El nombre original fue HI-LITER, posteriormente la empresa fue comprada y actualmente se distribuye bajo el patrocinio de Schwan Stabilo International. Para conocer más sobre la empresa consulta su sitio web Schwan-stabilo.

Por la naturaleza de su uso, los marcadores vienen en colores brillantes y fluorescentes. Esto permite que brillen luz negra, los colores más utilizados son el amarillo, rosa, azul y verde.

El amarillo es el color preferido cuando deseas hacer una fotocopia, ya que no producirá una sombra en la copia. El uso de marcadores de distintos colores simultáneamente hace que la información se vea organizada y legible.

Los procesadores de texto actuales ofrecen comandos para simular la apariencia del rotulador fluorescente en los textos digitales. De esta forma esta técnica de resaltado puede ejecutarse aunque no tengamos el documento impreso.

¿Por qué la tinta del rotulador es fluorescente?

Los rotuladores o marcadores de resaltado son tan brillantes porque literalmente son fluorescentes. Cuando se usa la palabra fluorescente para describir los marcadores se debe que científicamente la tinta exhibe fluorescencia.

La fluorescencia es un fenómeno sorprendente. Un material fluorescente absorbe luz de un color determinado y emite luz de otro color con longitud de onda mayor. Puedes hacer pintura fluorescente en casa, no es complicado.

El tipo de fluorescencia más llamativo implica la absorción de rayos ultravioleta (que los humanos no pueden ver). Posteriormente se emite luz en el espectro visible (que los humanos pueden ver).

Dado que los marcadores contienen químicos fluorescentes, las marcas hechas por los marcadores parecen brillar por sí solas cuando se coloquen en una habitación oscura con luz ultravioleta (por ejemplo, una "luz negra").

No dejes de leer: Lista de suministros para la organización de una oficina

¿Por qué se secan los rotuladores fluorescentes?

Los rotuladores fluorescentes generalmente se usan para marcar la información importante en los documentos. La tinta brillante en los resaltadores es translúcida pero extremadamente visible debido a su pigmentación fluorescente.

Usualmente cuando dejamos de utilizar nuestro rotulador fluorescente por algún tiempo, este se seca y no logramos hacer trazos completos. También puede ocurrir que lo guardamos en un sitio poco fresco y se evapora el líquido en él.

La tinta que utilizan los rotuladores fluorescentes está elaborada a base de agua. Por esa razón es muy probable que pueda secarse si dejas al marcador sin la tapa. Cuando esto sucede, a menudo se puede reparar agregándole más líquido.

Siempre y cuando haya tinta en el barril del rotulador fluorescente, será posible hidratarlo y lograr que vuelva a funcionar. Podrás recuperarlo en un tiempo muy corto para que quede funcionando nuevamente.

No dejes de leer: ¿Cómo conseguir que la tinta fluya en una pluma fuente?

¿Cómo reparar un rotulador fluorescente seco?

Llena la tapa de la botella de alcohol desinfectante con alcohol. Sumerge la punta del rotulador fluorescente en la tapa con alcohol desinfectante durante cinco segundos.

Sostén el rotulador fluorescente con la punta hacia arriba para que el alcohol penetre en la almohadilla. A medida que el alcohol impregna la almohadilla se desprende el material seco y es posible recuperar la tinta.

Da vuelta el rotulador fluorescente de modo que la punta quede hacia abajo. Sostén la punta entre dos capas de toallas de papel durante 30 segundos para absorber el exceso de líquido.

Repite el proceso si no funciona la primera vez. Si no tienes alcohol desinfectante, el agua tibia también puede funcionar.

Te puede interesar: ¿Cómo reparar la punta doblada de una pluma estilográfica?

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.