¿Qué gastos se pueden deducir de los impuestos?

Escrito por Araceli Rodriguez última actualización: June 19, 2018

Tal vez uno de los aspectos más importantes que contempla hacer una buena declaración y pago de impuestos es cuáles gastos se pueden deducir. Estos gastos deducibles son aquellos que la ley permite al contribuyente restar de sus ingresos anuales reportados ante las autoridades tributarias durante la declaración de la renta. Para evitar el pago de multas y sanciones es imprescindible conocerlos.

Te puede interesar: Cómo calcular tasas de impuestos

¿Qué tipo de gastos puedes tomar en cuenta en tu declaración de impuestos?

Todos los gastos médicos y dentales que haya efectuado el contribuyente, su cónyuge y sus cargas declaradas durante el año fiscal son considerados deducibles hasta en un 7,5% del ingreso bruto. Dentro de estos gastos además del pago de los honorarios médicos y el dinero invertido en compra de medicamentos se permite el monto erogado por la instalación de equipo especial en la casa del contribuyente, mientras que respecto a los gastos dentales, esto comprende, además del pago de honorarios y medicamentos, el pago de traslado.

Son deducibles de impuestos en su totalidad los intereses pagados por concepto de préstamos hipotecarios, lo cual incluye una primera y segunda hipoteca, así como líneas de crédito o préstamo con garantías hipotecarias. Dentro de estos intereses hipotecarios deducibles de impuestos entran también los puntos hipotecarios pagados por un nuevo préstamo o para refinanciarlo.

Todos los gastos que haya efectuado el contribuyente por concepto de educación hasta un monto de US$4.000 serán deducidos de los impuestos. Estas deducciones pueden comprender el pago de matrícula, residencia estudiantil, alimentación, útiles educativos y traslados. En caso de intereses por concepto de préstamo estudiantil, serán deducibles si el mismo fue tomado en su totalidad para el pago de los gastos educativos.

Si realizaste durante el año fiscal algunos donativos de dinero a instituciones u organizaciones benéficos sin fines de lucro, por ejemplo, UNICEF, estos montos puedes deducirlos de tus impuestos hasta en un 50% del tu ingreso bruto ajustado. Una condición fundamental para la deducibilidad de estos donativos es que los mismos se hayan realizado antes del año del cierre fiscal. En el caso de que hayas donado una propiedad, el monto deducible permitido será en base al valor de mercado.

¿Cuáles gastos relacionados con tu actividad laboral puedes incluir en tu declaración?

Si tuviste una pérdida de capital debido a la venta de un bien o activo por debajo del valor de mercado, dicho monto puede ser deducido totalmente de los impuestos. Estos bienes mal vendidos pueden ser bienes raíces, bonos, acciones, equipos, maquinarias… Igualmente, también es deducible de impuestos si esta pérdida de capital se produjo debido a un robo o accidente.

Aunque no podría denominarse pérdida de capital sino más bien parte de una inversión, existen gastos operativos que pueden ser gastos deducibles de tus impuestos. Por ejemplo, si tienes una empresa de alquiler de vehículos, son deducibles en tu declaración de impuestos la depreciación de estos automóviles, así como los costos de mantenimiento, el combustible, el salario pagado al personal, gastos de estacionamiento, entre otros.

La obtención del saldo deducible de impuestos por concepto de pérdida de capital debido a la destrucción o daños generados por una causa imprevista o fortuita es mediante un proceso de deducción consistente en la depreciación de la propiedad, la reducción del monto de cualquier pago de seguro y luego la sustracción de US$100 de esta cantidad y 10% del ingreso bruto ajustado. Este saldo remanente es el deducible.

¿Cuáles gastos personales puedo incluir en la declaración? ¿Qué pasa si deduces de tus impuestos algunos gastos personales?

Debes tener en cuenta que los gastos de mantenimiento de tu vehículo personal no son deducible de impuestos, es decir, si tienes un automóvil y no está asociado a la generación de ingresos actuales o potenciales de tu empresa, no podrás deducir la depreciación de este vehículo o los gastos de mantenimiento que haya generado por el uso personal que le hayas dado. Si lo haces te expones a multas o sanciones

Igualmente debes tener cuidado en relacionar los gastos de personal de tu empresa con los gastos personales. Por ejemplo, si en uno de los automóviles de tu empresa de alquiler de vehículos por cualquier razón viajas tú, tu esposa o tus hijos, y debes pagar el consumo (viáticos) del empleado que conduce el auto porque así está establecido en su contrato laboral, solo será deducible de impuesto este importe, más no los consumos tuyos y de tu familia.

Esto deja claro que cualquier gasto que efectúes por concepto de consumo tuyo o de tus familiares (alimentos, vestimenta, mobiliario, paseos, traslados, etc.) no se considera deducible de impuestos.

Precisamente en esta distinción entre gasto personal y gasto operativo o pérdida de capital radica una de las claves de una buena declaración de impuestos, porque uno de los errores más comunes al declarar la renta y calcular el impuesto a pagar es deducir lo que se creen gastos deducibles, pero que realmente son gastos que no deberían ser incluidos.

Los riesgos a los que te expones si no distingues tus gastos personales de los otros gastos son la imposición de multas o sanciones por parte de la administración tributaria, si esta se percata de estas anomalías durante un procedimiento de fiscalización.

No dejes de leer: Tipos de impuestos para empresas

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.