¿Una cuota de peaje es deducible de impuestos?

¿Puedes utilizar los comprobantes de peaje por trabajo en tu deducción de impuestos? Aunque son gastos deducibles de impuestos, depende del estado que tengas como empleado y el propósito de tu viaje. Las reglas para las deducciones por viajes de negocios cambiaron con la Ley de recorte de impuestos y empleo (TCJA por sus siglas en inglés) que entró en vigor en 2018.

Los comprobantes de peaje pueden ser deducibles de impuestos.

Las cuotas de peaje son deducibles de impuestos. Si revisas las reglas para deducir los peajes y otros gastos relacionados con tus viajes de negocio, evitarás errores en tu declaración de pago de impuestos, así como problemas y dolores de cabeza que te puede ocasionar el Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés).

¿Quién puede solicitar deducciones?

Antes de la TCJA, los empleados podían solicitar una deducción por gastos comerciales que sus empleadores no les reembolsaban, pero eso ya no procede. Si eres una persona física que trabaja por cuenta propia y eres contratista independiente, trabajador autónomo, dueño de un negocio, trabajador gig, cuentas con una actividad adicional o eres dueño de una pequeña empresa, puedes deducir tus gastos de viaje relacionados con el negocio, ya que se consideran gastos deducibles.

Deducción por millaje contra gastos reales

Son muchos los tipos de gastos que pueden ser deducibles de impuestos y cada uno tiene sus propios requisitos. Si es que tienes derecho a deducir tus gastos de viaje relacionados con el negocio en la declaración de impuestos, puedes hacerlo mediante una tarifa estándar por milla u optar hacerlo por gastos reales, aunque algunas empresas utilizan ambos métodos. Si reclamas la deducción de tarifa estándar por milla, podrás deducir 56 centavos de dólar por milla para 2021 y 58.5 centavos de dólar por milla para el año tributario 2022.

Si decides esta opción, va a abarcar tu costo por poseer, operar y mantener un vehículo (como gasolina, aceite, llantas, reparaciones y costos de arrendamiento o préstamo), pero no los peajes, que puedes deducir además de tu millaje. Si decides reclamarlo por gastos reales, no puedes deducir el millaje, pero puedes deducir tus costos reales por poseer, operar y mantener un vehículo.

Reclamación de gastos de peaje

Si pagas peajes durante tus traslados considerados por el IRS como viajes de negocio, puedes deducirlos como gasto del negocio en el Anexo C del formulario 1040 de tu declaración anual. Es importante tomar en cuenta que existen reglas especiales por la depreciación de un vehículo y que también puedes deducir tarifas de estacionamiento y de transbordador que hayas pagado.

Para llevar un buen control, guarda tus comprobantes de peaje como prueba de pago, en caso de que te auditen. Si utilizas un pase electrónico, anota cada viaje que realices y los peajes que pagaste.

Si conduces de ida y vuelta a tu lugar de trabajo de forma regular, se considera un traslado al trabajo, no un viaje de negocios, ni siquiera para un contratista independiente. Por ejemplo, si eres un entrenador personal que por trabajo conduce a los hogares de tus clientes y tu horario varía, esos viajes sí están relacionados con tu negocio. Pero si trabajas para un gimnasio o centro deportivo como contratista independiente y todo tu trabajo lo desempeñas en ese lugar, se considera traslado al trabajo.

Consulta con un profesional de impuestos

El código de impuestos cambia año con año y algunas disposiciones de la TCJA cambiarán en 2024, además de que la ley expirará o se renovará en 2025. Asegúrate de hablar con un profesional de impuestos sobre tu estado como empleado, si puedes o no reclamar peajes como gastos de negocio deducibles y cómo hacerlo correctamente.

×