Cómo escribir una carta de reconsideración

Escrito por Macarena Fernandes Diaz ; última actualización: June 22, 2018

El diccionario de Oxford en versión de traducción al español, reconoce el término reconsideración como: “la consideración o reflexión que se hace de nuevo sobre un asunto, desde nuevos puntos de vista si es necesario, para decidir si debe modificarse alguna decisión tomada al respecto.”

De modo que una reconsideración, es muy similar a una apelación y tiene lugar cuando existe la inconformidad respecto a una decisión previamente tomada y se disponen de argumentos necesarios para apelar tal pronunciamiento y evaluarlo desde otras perspectivas.

Una carta de reconsideración, es un recurso al cual se apela cuando se tenga la firme intención de formalizar ante una autoridad, entidad gubernamental, organismo o empresa una inconformidad respecto a una sentencia, resolución o decisión que se haya tomado ya sea para impugnarla o al menos negociar sus términos y ejecución.

Una carta de reconsideración debe ser formal, objetiva, sensata y soportada con argumentos, tanto como lo puede ser una carta de apelación a un juez.

Cuando un individuo, grupo u organización, apela a una decisión hecha sobre una evidencia que siente que es injusta o falsa, tiene lugar una carta de apelación.

Una carta de reconsideración es muy frecuente en ambientes académicos, cuando se desea apelar la decisión de un consejo universitario o cuerpo colegiado. Es común también dirigirla a un banco o entidad financiera cuando no se está de acuerdo con los términos de aprobación o la decisión respecto a una solicitud de financiamiento.

Otro escenario donde es factible una carta de reconsideración es en el campo empresarial, cuando no se está de acuerdo con los términos planteados por un proveedor o la resolución de alguna autoridad estatal, federal o del ayuntamiento, en materia de impuestos o multas.

Te puede interesar: ¿Cómo escribir una carta para un préstamo bancario?

Lo que debes tener en cuenta a la hora de redactar una carta de reconsideración

Una carta de reconsideración, debe tener en cuenta varios factores. El escritor debe usar un tono que muestre seguridad sin mostrar indignación sobre la decisión apelada. Al mismo tiempo, debe trabajar argumentos lógicos sin aludir a lo emocional o a rumores para presentar el caso.

Es muy recomendable que una carta de reconsideración vaya acompañada de soportes o recaudos antes omitidos por falta de precisión o enfoque y que validen la apelación.

Una carta de reconsideración debe:

  • Interponerse por escrito, con una exposición concreta de los motivos de inconformidad.
  • Emitirse en los días próximos de haberse tomado y notificado la decisión o resolución.  
  • Contener de forma concreta y clara los puntos o términos en los cuales se está inconforme.
  • Incluir los alegatos y documentación en que fundamentes tus argumentos.
  • Debe ser firmada por el individuo o grupo a quien afecta directamente la decisión o sentencia, no por terceros o representantes.

Según el sitio letterwritingguide.com una carta de reconsideración puede ser escrita en el formato de una carta comercial. En caso de enviarse mediante un correo electrónico, puede mantenerse su estructura omitiendo el encabezado. Ante tal particularidad, es recomendable digitalizar el documento firmado y adjuntarlo.

Dirígete al destinatario de forma profesional en la introducción. No utilices familiaridad mediante el uso de títulos informales y primeros nombres.

Un ejemplo de introducción de una carta de apelación, en el campo académico puede ser:

“Distinguido comité Académico de la Facultad de Ciencias de la Universidad de… Acudo a esa instancia muy respetuosamente a objeto de interponer un recurso de reconsideración sobre los términos de plazo indicados en la Resolución Número 1234 de fecha…”

Continúa explicando las circunstancias que giran en torno a la apelación de forma clara y concisa. Abstente de expresar demasiada emoción en tu redacción y evita describir los efectos emocionales y mentales sobre la decisión apelada.

Has una transición en el cuerpo principal de la carta de apelación al enumerar los argumentos específicos que validan tu solicitud para reconsiderar.

Explica los argumentos de tu apelación de forma lógica y clara. Sé conciso y ve directo al grano. Si puedes apoyarte en reglamentos, normativas, leyes o antecedentes directos aumentarás tus posibilidades de reconsideración de tu caso.

Finaliza al replantear tu postura, así como también las razones para ésta.

Agrega una salvedad al final que connote un grado de humildad y buena voluntad por ejemplo: “…espero seguir aportando con mi desempeño a la sinergia del proyecto siempre que los plazos resulten lo más razonables y ajustados a la curvas de aprendizaje.”

Aunque la redacción en primera persona en éste tipo de formato y dados los motivos es inevitable, intenta minimizarla. Esto te obligará a que tu enfoque sea lógico y mucho más formal y objetivo.

Asegúrate de que comentas los aspectos positivos del trato que tienes con el destinatario de la carta. No te limites a enumerar tus inconformidades y quejas, eso aportará neutralidad y seriedad.

No dejes de leer: La diferencia entre branding emocional y el racional

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article