Cómo calcular la pérdida por deterioro

Escrito por Macarena Cansino última actualización: September 17, 2019

El concepto de pérdida por deterioro puede confundirse con la amortización o la depreciación de activos. Por esta razón se hace necesario aclarar las diferencias antes de continuar.

¿Cuándo se aplica depreciación a un activo?

Se deprecia un activo cuando de antemano se sabe que a lo largo del tiempo va a sufrir pérdida del valor. Esta pérdida ocurre por desgaste o por obsolescencia al transcurrir el tiempo.

La depreciación del activo se va registrando mediante asientos contables. De esta manera se está guardando evidencia del desgaste del activo, creando una reserva para la adquisición de otro activo en su reemplazo.

Así como la depreciación aplica para activos tangibles, la amortización es un concepto similar a la depreciación que aplica para activos intangibles como software, patentes o marcas.

Por otra parte, la pérdida del valor del activo tangible por deterioro es cuando este se produce a consecuencia de factores externos. Usualmente la empresa no tiene control sobre estos factores.

De igual manera, los activos intangibles también pueden tener pérdida de valor por deterioro. Aquí se incluyen, todos los activos financieros registrados como cuentas por cobrar. Tenemos a las facturas de clientes, préstamos a socios, accionistas o empleados.

Algunos factores que influyen en la pérdida por deterioro pueden ser: nuevos desarrollos tecnológicos, mejoras en la tecnología del activo o detrimento comercial del producto.

La pérdida de valor por deterioro de un activo puede revertirse cuando cambian los factores o situaciones que lo provocaron. Siendo su valor máximo posible aquel que contablemente se tenía registrado antes del deterioro.

Te puede interesar: ¿Cómo calcular la depreciación?

Conceptos básicos relacionados con la pérdida por deterioro

Antes de avanzar en el tema, te presentamos algunos conceptos básicos sobre la pérdida por deterioro de activos debes conocer, estos se derivan de la terminología común usada en el área de la contabilidad.

Contablemente la pérdida por deterioro ocurre a un activo fijo tangible o un activo intangible.

Los activos fijos de las empresas son todos los bienes que no están disponibles para la venta y son necesarios para el funcionamiento de la misma. Con ellos no se obtiene beneficio a corto plazo, pueden ser tangibles o intangibles.

Se consideran activos tangibles las maquinarias, equipos de oficina y bienes inmuebles. Los activos intangibles son los permisos, patentes, marcas, créditos, instrumentos financieros entre otros.

La pérdida de valor por deterioro de un activo tangible es la cantidad monetaria en que su valor en libros supera al valor de recuperación.

La pérdida de valor por deterioro de un activo intangible es cuando se determina que el activo no tiene capacidad de generar suficientes beneficios a futuro.

Existen normas internacionales de contabilidad por las cuales deben regirse las empresas que tengan planes de salir de sus fronteras geográficas.

Para cuantificar la pérdida de valor por deterioro de los activos se tiene la Norma Internacional de Contabilidad nº 36 (NIC 36) del 31 de marzo de 2004. Esta norma revisada sustituye a la NIC 36 de 1998.

Tal vez te interese: ¿Cómo calcular el valor en libros de una acción?

Conceptos relacionados con pérdida de valor por deterioro según la NIC 36:

Según la referida norma contable, se entiende por pérdida de valor por deterioro a “la cantidad que excede el importe en libros de en activo o unidad generadora de efectivo a su importe recuperable”.

El importe en libros se refiere “al importe por el que se reconoce un activo una vez deducida las amortización acumulada y la pérdida por deterioro del valor acumulado”.

Importe recuperable de un activo o de una unidad generadora de efectivo es “el mayor entre su valor razonable menos los costes de venta y su valor de uso”.

Importe amortizable de un activo es un coste o “el importe que lo sustituya en los estados financieros, menos un valor residual”.

Aunque resulten términos un tanto técnicos deben ser del adecuado manejo de los profesionales en la práctica contable.

Puedes conocer más detalles e incluso el cuerpo completo de la Norma Internacional de Contabilidad referida al deterioro del valor de los activos (NIC 36) en el repositorio académico de la Universidad de las Ciencias Aplicadas de Perú.

No dejes de leer: ¿Qué es la previsión en contabilidad?

¿Cómo identificar un activo que podría estar deteriorado?

Inicialmente se deben tener indicadores que alerten sobre el posible deterioro del activo. Adicionalmente se debe evaluar en cada cierre de ejercicio, si hay alguna señal de deterioro del valor en algún bien tangible o intangible.

Estas señales pueden detectarse mediante diversas fuentes:

Información de fuentes externas

Debes estar atento si el valor del activo en el mercado ha disminuido o está disminuyendo de manera notable. Más rápidamente de lo que se considera normal con el paso del tiempo.

También es necesario revisar si observas que en un futuro cercano se espera un cambio del nicho de mercado. También si se sospecha un cambio tecnológico o acciones legales que puedan afectar el valor del activo.

Información de fuentes internas

Se determina que el activo es obsoleto comparado con nuevas tecnologías, observadas o en evolución a través del tiempo.

Si se prevé un cambio en la línea de producción que limite o ponga en inactividad las acciones del activo. De igual forma si de alguna manera se cambia la manera de usar el activo.

Cuando se determina que debido al uso del activo, su rendimiento no es, o no va a ser como se esperaba.

Otros medios para obtener información

Una señal de alerta se tiene cuando se incrementan considerablemente los flujos de efectivo para el mantenimiento o la puesta en marcha del activo.

También cuando el valor de adquisición de un activo nuevo similar al que se tiene en uso, es mayor que el indicado en los libros.

Cuando va decreciendo la producción programada del activo y los ingresos presupuestados se ven afectados, es evidente un deterioro.

De cualquier manera, las normas contables exigen que sea necesario comprobar de manera manual, el deterioro del valor del activo. Sin importar si es tangible o intangible.

Te puede interesar: ¿La depreciación es un gasto operativo?

Cálculo de la pérdida por deterioro del activo por inflación

Según la norma NIIF para PYMES los activos que se midan a valor razonable, no es necesario re-expresarlos por efecto de la inflación.

Al cierre del ejercicio, los activos que están medidos al costo hay que calcularles la pérdida de valor por deterioro.

Al costo del activo se le resta la depreciación para obtener un valor neto. Luego se ajusta por inflación y se recalcula el valor del costo y la depreciación. Este último valor sirve para evaluar el deterioro del valor del activo.

El ajuste por inflación es totalmente independiente del deterioro del valor del activo.

¿Cómo calcular la pérdida del valor por deterioro en cartera?

La cartera o cuentas por cobrar de la empresa corresponden son parte esencial en los activos. Es necesario mantener un registro detallado de los activos existentes y en resguardo de la calidad de éstos activos para la empresa.

Estas incluyen deudas de los clientes, préstamos a particulares, a accionistas, a socios o empleados. Es decir, están incluidos los documentos que soportan transacciones con particulares o terceros que clasifiquen como activos financieros.

Se deben verificar las fechas de creación y registro de cada cuenta. Así como sus condiciones de pago. Realiza un estudio detallado del deudor titular de la cuenta, para asegurarte que sean “recuperables”.

Si pasado un determinado tiempo y agotados todos los medios de cobranza el cliente se rehúsa a pagar la factura, esta transacción califica como deterioro de valor en cartera.

El sitio Incp.org.co presenta el procedimiento para la estimación de esta pérdida de valor en la cartera.

La imposibilidad de cobrar las facturas, genera pérdidas para la empresa. Lo que implica contablemente que hay que descontar este valor de las cuentas por cobrar.

Se define la pérdida de valor por deterioro de las cuentas por cobrar como “la diferencia entre el valor en libros del activo y el valor presente de los flujos futuros de efectivo estimados”.

Pasos para calcular la pérdida por deterioro de cartera

Para estimar el deterioro de cartera se procede de la siguiente manera:

Se revisa la cuenta en la próxima fecha del corte. Si la cuenta sigue en cobro jurídico, se recalcula el deterioro.

Para calcular el valor presente de los flujos de efectivo se considera la fecha de pago futura. Es decir, el tiempo que falta para que la cuenta sea liquidada, además del valor que no se espera recuperar.

Por ejemplo: Se tiene una cuenta por cobrar de USD 5.000 de la cual se espera cobrar 3.500 USD en un año.

Se tiene que la pérdida del deterioro por valor =

5.000 – 3.500 = 1.500 USD.

El flujo de 1.500 dólares del efectivo que no se recauda es la pérdida del valor por deterioro de la cuenta por cobrar. Se da de baja una cuenta cuando el cliente está demandado y se ha detenido toda acción de cobro jurídica.

Cuando la cuenta esta dada de baja, no se le calcula el deterioro, se registra como incobrable, registrando la pérdida para la empresa.

Más sobre el tema: Recuperación de las deudas incobrables

Determinación del valor razonable menos costo de venta del activo

Cuando se tiene un precio de venta planteado dentro de un compromiso formal de venta, en un arreglo pautado bajo condiciones de independencia mutua, es necesario observar el precio a manejar.

El precio debe estar previamente ajustado a los costos por incremento de enajenación o disposición por otra vía. Este precio es considerado el valor razonable menos costos de uso.

Cuando el activo se negocia en un mercado en movimiento. No importa que no exista un compromiso formal de venta.

El valor razonable del activo menos los costos de venta será el precio de mercado, restándole los costos de enajenación o disposición por otra vía.

Si no se dispone de un precio de mercado, se toma el precio de la transacción más reciente. Este valor puede tomarse como base para estimar el valor razonable del activo menos los costos de venta.

Cuando no se tiene un acuerdo de venta, ni se tiene un mercado activo, se procede de la siguiente manera.

Se consideran los precios de las transacciones más recientes de activos similares en el mismo sector al que pertenece el activo.

Las partes interesadas tienen que estar debidamente informadas y regirse bajo la condición de independencia mutua. Igualmente hay que restar los costos de enajenación o disposición por otra vía.

Costos por enajenación o disposición por otra vía

Son los costos en los que se incurre para preparar el activo para su venta. Igualmente los costos incurridos en el desarme o desmontaje del activo. Así como los costos por desplazamiento, y de carácter legal como timbres o impuestos.

No se consideran costos por enajenación o disposición por otra vía. Los incurridos por reorganización o reducción del tamaño de la empresa, o por cese de sus operaciones.

Te puede interesar: ¿Que es el valor de reposición?

Determinación del valor de uso del activo

Para determinar el valor de uso se deben estimar a futuro las entradas y salidas de efectivo. Sean estas provenientes de su utilización continua o por su enajenación o disposición por otra vía.

Igualmente se debe aplicar el descuento al flujo de efectivo futuro.

Elemento para el cálculo del valor de uso del activo

Los siguientes elementos son indispensables para el cálculo del valor de uso del activo.

Estimar el flujo de efectivo futuro del activo que la empresa espera obtener. Este debe reflejar las expectativas sobre las posibles variaciones de este flujo de efectivo futuro. Así como de la distribución temporal de ese efectivo.

Definir el valor temporal del dinero de tal manera que éste represente el tipo de interés de mercado sin riesgo.

Fijar un precio al activo que refleja la incertidumbre que se tiene del activo.

No dejes de leer: Diferencia entre el valor razonable y el valor realizable neto

Determinación del importe recuperable del activo

La norma indica que éste es el valor mayor entre en el valor razonable menos los costos de venta y su valor de uso.

Sin embargo, no es necesario calcularlo si alguno de estos valores es mayor al valor en libros. Esta condición demostraría que el activo no ha tenido deterioro.

Por otra parte, el calcular el valor razonable del activo menos los costos de venta se hace un poco difícil, especialmente cuando faltan bases para realizar una estimación confiable de lo que se podría obtener por venderlo.

Una manera de establecer estos valores es mediante estimaciones, promedios u otras maneras detalladas de cálculo. Procedimiento que puede darte una estimación aproximada del valor.

En caso que esto no se pueda calcular y es necesario vender el activo, es posible tomar el valor de uso del activo como su importe recuperable.

Si se aprecia que el valor de uso no representa el valor razonable del activo menos los costos de venta. Entonces, se considera el costo de venta como su importe recuperable.

Esto último es lo más frecuente cuando se desea vender o donar el activo dada su pérdida por deterioro.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.