Desastres naturales y tu hogar: Lo que los inquilinos y propietarios necesitan saber

Escrito por Gabriel Lizardo ; última actualización: July 05, 2018

Ya sea que se trate de un incendio o un terremoto, o si alquilas o eres dueño de una vivienda, es posible que un día te veas afectado por un desastre natural que podría desplazarte a ti y a tus seres queridos. Sobrevivir a un desastre es la prioridad número uno; pero cuando el humo se despeja y las aguas retroceden, es probable que los objetivos principales sean una vivienda adecuada y el tratamiento del daño a la propiedad. El seguro desempeñará un papel importante en la reconstrucción. Comprende qué cubre tu póliza de vivienda o inquilino en cuanto a inundaciones, incendios y sismos. Además, guarda la información de tu póliza en tu teléfono, billetera o en línea, para que puedas contactarla sin tener que volver a ingresar a tu hogar después de un desastre natural.

Desastres que afectan las propiedades de EE.UU.

Es probable que tu área sea más propensa a ciertos tipos de inclemencias meteorológicas, según tu ubicación geográfica. Por ejemplo, California y el suroeste del estado no son ajenos a los sismos y los incendios forestales, mientras que Florida y el sur del estado tienen más que suficientes huracanes y tornados. Saber qué tipo de desastre es más común en tu región puede ayudarte a planificar y reunir recursos para proteger el lugar donde vives.

A finales de 2017, los huracanes se clasificaron como los desastres naturales más dañinos en términos de daños a la propiedad en los EE.UU., con los huracanes Harvey, Katrina e Irma costando más de US$400 mil millones en daños en total. La supertormenta Sandy, un huracán atlántico de 2012, y el sismo de 1994 de Northridge, California, completan los cinco desastres naturales más costosos.

El instituto de información de seguros, que recopila datos y estadísticas sobre las catástrofes naturales de EE.UU., clasifica los desastres en las siguientes seis categorías:

  • Tormentas eléctricas severas 
  • Tormentas de invierno y olas de frío
  • Inundaciones e inundaciones repentinas
  • Sismos y eventos geofísicos (erupciones volcánicas, tsunamis)
  • Ciclones tropicales
  • Incendios forestales, olas de calor y sequías  

A principios de 2017, las tormentas severas, las inundaciones y los eventos relacionados con sequías y olas de calor fueron los desastres más comunes en los EE.UU., según el instituto.

Primeros pasos en la preparación para las inundaciones

Si vives cerca de la llanura de inundación de un río o de una zona costera baja, es posible que tengas el mayor riesgo de inundación, ya que estos son los lugares más susceptibles; sin embargo, las inundaciones también pueden ocurrir en áreas inusuales. No es necesario vivir cerca de una fuente de agua o una zona de inundación para experimentar un desastre de este tipo. Por ejemplo, puedes terminar en una inundación si una lluvia fuerte en tu área no se drena correctamente.

Consulta con una agencia ambiental local para determinar tu nivel de riesgo de inundación. El sitio web de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) también tiene una herramienta que te permite ingresar tu dirección y recibir información sobre el riesgo de inundación. Este "Centro de servicio de mapas de inundaciones" proporciona un mapa oficial de inundaciones para tu área. Debido a que las zonas de inundación cambian anualmente, debes verificar estos recursos gratuitos cada año.

A veces puedes prevenir inundaciones o daños extensos en tu residencia cuando las inundaciones son inminentes. Invertir tiempo y dinero por adelantado puede ahorrarte miles de dólares en reparaciones en caso de que ocurra una inundación.

Las técnicas de desviación de agua, como las clásicas bolsas de arena, son las más populares. Además, la nueva tecnología de bolsas de arena que utiliza polímero de poliacrilato elimina la necesidad de usar grandes cantidades de arena y ahorra espacio. Hacer una barrera de sacos de arena a menudo es el único ajuste a un hogar que puede hacer un inquilino para evitar una inundación.

Los propietarios tienen más opciones para preparar sus propiedades para las inundaciones. Construir terraplenes en tu jardín o patio pueden desviar el agua de tu propiedad. Las terrazas, que a menudo se utilizan para maximizar el espacio en el jardín, tienen el beneficio adicional de ralentizar el flujo de agua. Finalmente, plantar mucha vegetación alrededor de tu casa ayuda a que la tierra retenga agua. Los árboles grandes y las coberturas vegetales pueden ayudar a evitar que cantidades significativas de agua se acumulen y dañen tu propiedad.

Los pasos adicionales que un dueño de casa, propietario o arrendatario debería tomar para mitigar el daño por inundación incluyen:

  • Elevar el horno, el calentador de agua y el panel eléctrico
  • Instalar válvulas de retención para evitar que el agua se acumule en los desagües  
  • Aplicar sellador impermeable a las juntas de la pared del sótano y juntas en el primer piso si no hay sótano
  • Apagar la corriente eléctrica desde el interruptor principal antes de que comience la inundación

Si alquilas, debes pedirle al propietario que tome algunas de estas medidas preventivas. Es importante aprender a desconectar la energía eléctrica desde el interruptor principal, ya sea que alquiles o seas dueño de tu residencia.

Encontrar un seguro contra inundaciones

El seguro para inquilinos y para propietarios de viviendas no cubren las inundaciones relacionadas con las inclemencias del tiempo. Los arrendadores de viviendas y los propietarios pueden obtener un seguro contra inundaciones a través del Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones (NFIP, por sus siglas en inglés) de FEMA, que ofrece ciertos límites de cobertura en dólares. Algunos proveedores de seguros no gubernamentales ofrecen un seguro de inundación "excedente" a un costo adicional para brindar una cobertura más allá de lo que cubre el NFIP. No es necesario que vivas en una zona de inundaciones para obtener un seguro contra ellas, y el costo varía según el valor de la vivienda y tu riesgo de inundación. El costo promedio del seguro contra inundaciones es de US$660 al momento de la publicación.

Los propietarios no están obligados a tener seguro contra inundaciones, pero si tienes una hipoteca y vives en una zona de inundación, tu prestamista lo exigirá. Asimismo, los inquilinos pueden no estar obligados a comprar un seguro, pero es una buena idea hacerlo, especialmente si el propietario no tiene una póliza de inundación. Puedes comprar tu propio seguro contra inundaciones a través del NFIP, y es mucho más barato en comparación con los propietarios, ya que los inquilinos no tienen que reconstruir o reparar el daño a la estructura. Sin embargo, en áreas de alto riesgo, puede costar hasta US$1.000 por una prima, e incluso zonas de riesgo moderado pueden duplicar la prima de tu seguro de arrendatario al agregar cobertura contra inundación.

Luchando contra las pérdidas por el fuego

Conocidos por su tamaño y velocidad, los incendios forestales pueden destruir miles de hectáreas y viviendas en cuestión de días. La buena noticia es que la mayoría de los seguros para propietarios de viviendas e inquilinos cubren este tipo de daños por incendio. La mala noticia es que vivir cerca de un cañón u otro factor de alto riesgo aumentará significativamente tu prima e incluso puede evitar que obtengas seguro con ciertos proveedores. Para estos propietarios, una póliza de incendio independiente de una aseguradora puede ser la mejor opción. En California, los propietarios que no pueden obtener seguro contra incendios a través de un proveedor regular debido a su ubicación pueden obtener un seguro contra incendios a través de una asociación patrocinada por el gobierno conocida como Plan de Acceso equitativo a los requisitos del seguro (FAIR Plan), como último recurso.

Al igual que el seguro contra inundaciones, el seguro contra incendios es más barato y más fácil de obtener para los inquilinos que para los propietarios. Esto es porque los inquilinos no son responsables de reparar la estructura de una casa. Pero los inquilinos pueden verse inmediatamente desplazados a raíz de un incendio forestal, ya sea como resultado de la evacuación o el daño de la unidad de alquiler. Como inquilino, también puedes experimentar una pérdida total o daño extenso a tus pertenencias personales. Debes comprar un seguro para inquilinos, incluso si el propietario tiene una póliza de seguro para propietarios o arrendadores. Es probable que una póliza de propietario no cubra tus pertenencias personales o gastos de manutención, o que no cubra los gastos suficientes en los que incurrirás si debes abandonar el alquiler debido a un incendio.

Protegerte después de un incendio forestal como arrendatario o propietario comienza haciendo el inventario de tu residencia y tus pertenencias. Los propietarios e inquilinos deben caminar por el exterior y el interior del hogar con una grabadora de video para documentar las posesiones de alta gama. Esta evidencia se puede utilizar en el proceso de reclamos para verificar la existencia de materiales de construcción, mobiliario y productos electrónicos costosos si se dañan en un incendio forestal. Además, no tires las pertenencias dañadas o destruidas hasta que el proceso de reclamaciones haya terminado.

Los inquilinos y propietarios también deben guardar los recibos de todos los gastos que resulten de la evacuación y la reconstrucción. La parte "ALE" o "gastos de vida adicionales" de una póliza de seguro para propietarios o inquilinos puede cubrir los gastos de hotel, comida y alquiler.

Puedes minimizar tus pérdidas en un incendio forestal al construir y reformar tu hogar de la siguiente manera:

  • Usando materiales de construcción no inflamables y acabados ignífugos
  • Manteniendo los techos y las canaletas libres de ramas y escombros
  • Plantando plantas resistentes al fuego
  • Despejando tu patio de vegetación muerta y escombros
  • Manteniendo espacio entre los árboles
  • No dejando que tu jardín se seque

Acercándose a terreno inestable

Los sismos de alta intensidad son impredecibles y devastadores cuando se trata de daños a la propiedad. El seguro contra terremotos no está incluido en las pólizas de seguro de propietarios o inquilinos. La mayoría de seguros contra terremotos en California se proporcionan a través de un programa patrocinado por el estado conocido como Autoridad del terremoto de California o CEA, por sus siglas en inglés, que está disponible para propietarios e inquilinos. El propósito de una política de CEA es restablecer tu vivienda, pero no cubre todas tus pérdidas en un terremoto.

Por lo general, tú puedes comprar un seguro contra terremotos de parte de tu proveedor de seguro actual ya seas propietario o arrendatario como una póliza complementaria o independiente. Las pólizas de seguro contra terremotos generalmente te permiten hacer reparaciones en tu casa y en las estructuras adjuntas, cubrir tus pertenencias personales y pagar un hotel o alquiler por un período de tiempo razonable mientras reparas tu casa. Estos seguros suelen tener un deducible y una prima considerables. Los deducibles pueden variar entre 5 y 25 por ciento. El costo promedio de una póliza de seguro contra terremotos en California es de US$1,75 por cada US$1.000 en cobertura.

Este artículo fue realizado con ayuda de pocketsense.com

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article