Seguro de inquilino: Más allá de lo básico

No importa si estás a punto de contratar un seguro o si todavía no has tomado la decisión de hacerlo, siempre quieres sentirte seguro y confiado. Es esencial que conozcas qué es el seguro de inquilinos, qué cubre, qué no cubre y cómo sacarle el mayor provecho a tu cobertura.

Es buena idea cotizar un seguro de inquilinos por los beneficios y protecciones que le da a los arrendatarios y sus pertenencias en caso de daños por diversas razones.

¿Por qué usar seguro de inquilinos?

El seguro de inquilinos es como el seguro de hogar, pero para quienes arriendan las propiedades. Lo contratan los inquilinos y muchos propietarios lo requieren porque te cubre a ti y a tus pertenencias en caso de un desastre. El seguro del propietario solo cubre la estructura de la vivienda y la responsabilidad relacionada con ser el dueño de una propiedad en renta. Si sucede algo que daña o destruye tus pertenencias, será más económico para ti tener un seguro que tener que comprar todo de nuevo.

Cobertura de pérdidas

Si decides contratar una póliza estándar sencilla, la cobertura ayuda en caso de un desastre. Los elementos básicos cubiertos en una póliza estándar incluyen:

  • pertenencias personales
  • cobertura médica y de responsabilidad civil
  • traslado y alojamiento temporal

Tener protección para estas cosas o situaciones puede ser lo único que necesites para salvaguardar tu cuenta bancaria si hay algún daño a la propiedad debido a causas incluidas en tu póliza, tales como:

  • robo
  • vandalismo
  • incendios y daño causado por el humo
  • daños causado por desperfectos en las tuberías del inmueble
  • daños climatológicos

Sin embargo, si tienes artículos de valor tales como antigüedades, joyas, obras de arte o colecciones, es probable que tengas que contratar una cobertura adicional para asegurarte de que tu póliza pueda reembolsarte el valor de estas pertenencias si algo les llegara a suceder. La cobertura programada de pertenencias personales es la solución para estas posesiones costosas.

Cobertura programada de pertenencias personales

Puede suceder que al momento de escoger la cobertura para tu póliza de seguro de inquilino pienses que con solo aumentar el monto de la póliza será suficiente para asegurar tu colección de guitarras o tus relojes clásicos. Sin embargo, debido a cómo funcionan los seguros, verás que hay límites de cobertura en cuanto a ciertos artículos.

Esto quiere decir que para ciertos artículos tu póliza solo te puede reembolsar hasta por una cierta cantidad. Esto no quiere decir que no se puedan proteger esos artículos contra una pérdida. Solo significa que es necesario informar a la compañía de seguros de exactamente qué pertenencias tienes, presentar documentación de todo y comprar la cobertura adicional que se necesite.

Tipos de propiedades programadas cubiertas

La cobertura programada adicional se llama póliza flotante o endoso y cubrirá las cosas que tu póliza normal no puede reemplazar bajo los límites de cobertura estándar, tales como:

  • joyas y relojes
  • arte
  • antigüedades
  • armas de fuego
  • electrónicos
  • equipo fotográfico
  • plata
  • cristal
  • equipo deportivo y bicicletas
  • pieles
  • artículos de colección
  • herramientas

La aseguradora te pedirá documentos para estos artículos en la forma de recibos, facturas, o avalúos. Es necesario indicar cada pieza individual que quieres incluir en la cobertura programada. Podría ser buena idea realizar un inventario de tu casa para tener un registro completo de las pertenencias en tu hogar. No olvides también incluir cualquier bien que puedas tener en una unidad de almacenamiento o bodega.

​Costos de la cobertura programada adicional y pagos

El costo de la cobertura programada adicional en una póliza de seguro de inquilinos varía dependiendo del valor de los artículos adicionales que quieras asegurar. La mayoría de las pertenencias personales programadas se reembolsa según el ​costo de reemplazo​ (RCV por sus siglas en inglés) y no del valor actual en efectivo (ACV por sus siglas en inglés).

La diferencia entre estos dos tipos de valuación de la propiedad es cuánto se te paga según la depreciación del bien. El RCV toma el bien como si fuera nuevo o en perfecto estado, mientras que el ACV supone que es algo usado y reduce el pago de manera proporcional, al considerar el uso en el paso del tiempo.

Cuando los bienes se incluyen en una póliza flotante o endoso, por lo general se pagan según el RCV, sin tomar en cuenta la depreciación.

7 aspectos que afectan el precio del seguro de inquilinos

Obviamente, agregar cobertura adicional a tu póliza aumentará la cotización de tu seguro de inquilino. Pero ¿cuáles otros factores pueden afectar el precio de una póliza estándar? Hay varios.

1. Cobertura por propiedad personal

Mientras más alto sea el monto de la cobertura adicional que solicites, más altas serán tus primas mensuales. ¿Cómo puedes determinar el monto necesario de la cobertura para tu hogar? Un inventario cuidadoso de tus bienes te lo indicará.

2. Cobertura por responsabilidad civil

Las pólizas para inquilinos también cubren parte de los gastos médicos relacionados con las heridas o lesiones que puedan sufrir tus invitados o huéspedes. Tanto All State como State Farm mencionan que la cobertura típica del seguro por responsabilidad civil es de ​​100,000​ dólares​. Si aumentas la cobertura, también aumentarán la prima.

3. Tipo de valuación y reembolso

La cobertura RCV costará más que ACV porque el costo de la aseguradora varía dependiendo de si se toma en cuenta la depreciación de un bien o si se paga el costo total para reemplazarlo.

Hay que notar que aunque la ACV puede costar menos al momento de calcular tu prima, puede representar un monto significativo al momento de presentar un reclamo con la aseguradora. En ese caso es posible que tengas que poner de tu dinero para cubrir el costo total de compra para reemplazar tus bienes.

El costo de la cobertura programada adicional de propiedad personal del seguro de inquilinos cambia según el valor de los artículos que quieras asegurar.

4. Tu deducible

El deducible es la cantidad que debes pagar de tu dinero al momento de presentar un reclamo. Mientras más alto el deducible, menor serán tus primas mensuales.

5. La ubicación de la cobertura

El lugar donde vives, sea en una ciudad o en el campo, tiene un impacto en el costo de tu cobertura por el nivel de riesgo que enfrentan tus pertenencias.

6. Tu historial de seguros

Si tienes un historial de varios reclamos contra tus pólizas de seguro, las aseguradoras lo saben. Cada vez que presentes un reclamo, es posible que tus primas sufran un incremento.

7. Descuentos disponibles

Puede ser que la aseguradora te haga descuentos por tener un sistema de seguridad, rociadores o extintores. Muchas empresas también ofrecen descuentos si contratas más de una póliza. Si ya tienes seguro para tu auto o empresa, consulta con tu aseguradora actual, tal vez te puedan hacer un paquete.

El seguro de inquilinos no cubre todo

Tu cobertura personal bajo la póliza de seguro de inquilinos no cubrirá el costo de reparación si algo le sucede al edificio. Esa responsabilidad recae en el propietario. El dueño del edificio debe asegurarse que la propiedad en renta es un lugar seguro y habitable.

Existen otras situaciones en las que no tendrás el respaldo de tu seguro:

  • ​​Plagas o infestaciones.​ Si la propiedad es dañada por roedores o insectos, el seguro no lo cubrirá. La mayoría de los estados consideran que es responsabilidad del propietario mantener la habitabilidad del inmueble, siempre y cuando el arrendatario no sea la causa de la infestación.
  • ​Pertenencias de un compañero de cuarto.​ Tu póliza cubre solamente tus bienes personales y, por lo tanto, no cubre las pertenencias de un posible compañero de cuarto, a menos que esta persona sea tu cónyuge, hijo o algún familiar. Si tienes una relación lo suficientemente estrecha con tu compañero de cuarto, puedes agregar a la persona a tu póliza como un asegurado adicional.
  • ​​Daños causados por ciertos desastres naturales.​ Daños por inundaciones, terremotos o sumideros por lo general no están cubiertos. Puedes contratar por aparte un seguro contra inundaciones o seguro contra terremotos si es que alguno de los dos presenta un riesgo donde vives.
  • ​Robo vehicular.​ ​ Si tienes bienes declarados dentro de tu auto, estos están cubiertos. Si tu vehículo es robado o si alguien, por ejemplo, se lleva tus llantas nuevas, el seguro de inquilino no lo cubrirá.
  • ​​Daños causados por problemas con el sistema de drenaje.​ El daño causado por agua es un poco complicado. Por lo general, si es daño causado por las tuberías internas del inmueble, sí está cubierto, mientras que el daño causado por el sistema de drenaje de la ciudad o por una inundación no está cubierto.

Hay que resaltar que no todas las pólizas cubren las mismas cosas, así que siempre es importante investigar y hablar con el agente acerca de tus opciones de cobertura antes de comprar el seguro.

Las pertenencias están cubiertas casi en cualquier lugar

Tú ya sabes que tus pertenencias están cubiertas si se encuentran resguardadas dentro de las paredes de tu vivienda. Pero ¿qué sucede si llevas tu laptop a un café o tu cámara más lujosa de vacaciones contigo? Si el artículo está incluido dentro de los bienes declarados y es una pérdida cubierta bajo tu póliza, entonces está protegido en casi cualquier lugar a donde vayas.

Tu póliza protege a tus invitados

La cobertura de responsabilidad civil es estándar en las pólizas de seguro de inquilinos. Cubre a las personas invitadas a tu vivienda por si es que se resbalan en el baño o si se queman mientras cocinan la comida. Esta cobertura te protege contra una acción legal y cubre cualquier gasto médico resultante.

Los bienes de tus huéspedes también están cubiertos. Si los bienes de un invitado se dañan o son robados mientras está de visita, tu póliza también lo cubre.

Pérdida de uso

Si tu vivienda se daña al punto de que no se puede habitar, la póliza de seguro de inquilinos te ayudará a pagar para un traslado temporal y gastos básicos de vivienda. La cobertura incluye vivienda, comida y almacenamiento en un lugar seguro de lo que no se haya dañado. Es importante saber el límite de cobertura para no pasarse de lo que permite la aseguradora o es probable que tengas que pagar la diferencia.

¿Es difícil presentar un reclamo?

Presentar un reclamo es sencillo. Revisa tu póliza y llama a tu agente de seguros para que te explique cómo se hace. Otros pasos que puedes hacer incluyen:

  • informar al propietario del inmueble de los daños;
  • contactar a la policía en caso de robo o vandalismo;
  • guardar los recibos o facturas de los insumos de limpieza o reparación que se compren;
  • tomar fotos y documentar el daño.

La aseguradora realizará una investigación. La mayoría permiten que se pueda revisar el estado en el que va el reclamo durante todo el proceso.

Antes de solicitar el seguro

Muchas compañías de seguro tienen solicitudes en línea que toman menos de 30 minutos para completar, y algunas hasta te dan una cotización casi de inmediato. Antes de contratar el seguro, completa el inventario de tus bienes personales. Cuando ya tengas una idea de cuánta cobertura necesitas, piensa en los factores que pueden afectar tu prima mensual y determina si necesitas alguna cobertura adicional para tus objetos de valor o colecciones.

Conclusión

Puedes ajustar una póliza de seguro de inquilino para que encaje con tu presupuesto y estilo de vida. Siempre es importante considerar todas tus opciones, saber cuánta cobertura necesitas y hablar con un agente de seguros cuando tengas dudas sobre la póliza.

El seguro de inquilinos es una manera económica de asegurar la paz mental en tu vivienda alquilada debido a todos los beneficios y protecciones que ofrece.

×