La importancia de las hojas de balance para un negocio

Escrito por Nelly Acosta última actualización: November 29, 2018

La hoja de balance o de balance general es el primero de los tres estados financieros más comunes de un negocio, el cual se complementa con el estado de resultados y estado de flujo de efectivo.

En esta ocasión vamos a hablar de la hoja de balance como parte integral de los estados financieros formales, suscritos por un contador certificado. Este documento brinda las bases para conocer los resultados y la posición económica-financiera de una empresa en un momento determinado y permite evaluar el desempeño financiero de la firma y su directiva.

Saber interpretar el balance u hoja de balance permite a los accionistas valorar la eficacia de determinadas decisiones de inversión y de financiamiento emprendidas por la directiva de la empresa. Permite además, que determinados grupos de interés como inversorsionistas y potenciales acreedores valoren la solidez y la estructura de capital del negocio, si es que consideran financiarla.

No dejes de leer: 4 tipos básicos de razones financieras utilizadas para medir el rendimiento de una empresa

¿Qué es una hoja de balance?

Tal y como señala Investopedia.com, una hoja de balance o balance general reporta los activos, pasivos y el patrimonio de los accionistas en un momento específico, proporcionando la base para calcular ratios financieros y evaluar la estructura de capital para la toma de decisiones de inversión y financiación entre otras.

Como se dijo, una hoja de balance, junto a las notas complementarias, ofrece información importante, entre otros aspectos financieros del negocio como los siguientes:

  • La disponibilidad de efectivo e inversiones temporales para actos inmediatos
  • La cantidad de cuentas por cobrar, que comparadas con los ingresos, ofrece una idea de qué tan viable es cobrarlas
  • Detalla si la empresa maneja inventarios, y en función del costo de las mercancías vendidas, permite conocer si estos se realizan de forma eficiente
  • El capital de trabajo con que cuenta la empresa
  • La valoración de sus propiedades, plantas y equipo
  • Si la empresa se endeuda en corto o largo plazo y quiénes son sus principales acreedores
  • Que tan endeudada se encuentra la empresa respecto a su patrimonio
  • Cuál es el valor contable o valor en libros de la empresa

Más que una lista de activos y pasivos, podemos apreciar la riqueza de información que ofrece la hoja de balance o balance general tanto a gerentes, como accionistas, potenciales inversionistas, acreedores, así como otros grupos de interés de la compañía en un momento determinado. El propósito es que con esta información puedan emitir juicios y asumir acciones dentre de la empresa.

Te puede interesar: ¿Cómo evaluar la solidez financiera mediante fórmulas de relación?

La hoja de balance y sus componentes

En particular, la hoja de balance muestra lo que la compañía dispone en términos de activos así como lo que adeuda y refleja en sus pasivos. La diferencia entre activos y pasivos corresponde al patrimonio de los accionistas, tal como alude sage.com, representado por el capital pagado y las ganancias retenidas. La cuantía del patrimonio neto es un estimador del valor contable o valor en libros de la empresa.

Acompañada por sus notas al pie, la hoja de balance informa a los inversionistas sobre la naturaleza de los activos y las deudas que se tengan. Con ello, un inversionista potencial puede conocer el valor neto de la compañía, tomando en cuenta sus activos y pasivos.

Derechos y propiedades: Activos

Atendiendo al grado de liquidez, la hoja de balance ordena y separa los activos en dos categorías: activos corrientes o circulantes; y activos no corrientes o fijos.

  • Los activos corrientes son los primeros que se muestran; está representado por efectivo e inversiones temporales, las cuentas y efectos por cobrar, los inventarios y los gastos pre-pagados. Se consideran activos circulantes porque es posible convertirlos en efectivo en corto plazo.
  • Los activos no corrientes, duros o no líquidos están representados por muebles e inmuebles, que incluyen el dinero, la mercadería y los pagos a recibir. Los bienes inmuebles, además de la fábrica y la maquinaria, incluyen las propiedades, las patentes y los fondos de comercio.

Al analizar una hoja de balance, un inversionista puede determinar rápidamente cuánto dinero dispone una compañía, lo que es particularmente importante para considerar otras inversiones, pago de compromisos y para financiar operaciones.

La hoja de balance muestra también los activos inmuebles de la compañía, como maquinarias y propiedades, y también de la vida útil de estos bienes según su tasa de depreciación.

Deudas: Pasivos

Los pasivos en la hoja de balance muestran cuánto debe una compañía, tanto pasivos en corto como en largo plazo. Una compañía con altos niveles de deudas a corto plazo posee un riesgo financiero mayor que una con poca o ninguna deuda.

Las deudas a corto plazo en la hoja de balance se refieren a deudas que deben ser pagadas o negociadas en un año o menos. Un ejemplo de esto son las cuentas a pagar o los préstamos de corto plazo. Un alto nivel de cuentas a pagar sugiere un alto uso de financiamiento para pagar por las operaciones, lo que puede representar problemas con el flujo de dinero.

Valor contable: Patrimonio

El patrimonio de los inversionistas, que también se muestra en la hoja de balance, nos dice cuánto dinero han puesto en la compañía y cuánto del superávit han permitido reinvertir.

El patrimonio incluye el valor de cada acción de la compañía, para una empresa privada o de capital cerrado, la primera cuenta de patrimonio es el capital de los socios o capital social que mide el compromiso de los accionistas por el negocio.

Le siguen las ganancias retenidas, que son la porción de las ganancias que la compañía elige retener en vez de pagar como dividendo. Una compañía conservadora usualmente mantiene un alto nivel de ganancias retenidas para reinvertir en el negocio, pagar sus deudas o sostener su balance en caso de incertidumbre económica.

El análisis de los estados financieros examina los componentes de la posición económica y financiera de una compañía y sus relaciones para saber cómo afectan su condición económica, capacidad de pago y solidez.

Entre otros fines, si un inversionista usa la hoja de balance puede calcular rápidamente la proporción corriente de activos y pasivos como medidor de solvencia económica. Una compañía con una alta proporción corriente está en una mejor situación financiera que una con una proporción menor a uno.

De la misma manera, la proporción de deudas y patrimonio compara las deudas de la compañía con el patrimonio aportado por los inversionistas. Una proporción alta de deudas coloca una carga financiera importante en la compañía y sus inversionistas y no es apreciada por potenciales acreedores.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.