x

Cómo calcular cambio en el capital de trabajo desde el estado de flujos de efectivo

Escrito por Macarena Cansino última actualización: September 10, 2019

Usar la información del Estado de Flujos de Efectivo para calcular el cambio en el capital de trabajo de una empresa es relativamente fácil y solo se necesita aplicar unos breves pasos.

En la contabilidad de cualquier empresa o unidad de negocios se define al Estado de Flujos de Efectivo como un estado financiero que reporta variaciones y movimientos de efectivo o valores equivalentes durante un determinado lapso de tiempo.

Según la Norma de Información Financiera (NIF B-2), aplicada universalmente en el mundo de la contabilidad, el Estado de Flujo de Efectivo registra también las fuentes y uso del efectivo.

A tal fin, los movimientos de efectivo neto son clasificados en este estado financiero según la actividad con la que se relacionen, es decir, Operaciones, Inversiones o Financiamiento.

Al respecto, hay que agregar que los flujos de efectivo relacionados con Inversiones agrupan principalmente las compras y ventas de activos a largo plazo.

Por su parte, los flujos de efectivo del renglón Financiamiento se corresponden a todo movimiento de efectivo o valores equivalentes relacionados con transacciones, inversores o acreedores.

Finalmente, los flujos de efectivo del renglón Operaciones incluyen los ingresos netos obtenidos por la empresa en el período estudiado, así como los cambios en el capital de trabajo.

Este cambio en el capital de trabajo se obtiene a su vez de la diferencia entre pasivos corrientes y activos corrientes.

En algún momento, necesitarás calcular el cambio en el capital de trabajo a partir de los Estados de Flujo de Efectivo.

Hacerlo es muy fácil, pero primero vamos a entender los conceptos que se manejan en esta operación.

Lee también: Las desventajas de la falta de capital de trabajo

¿Qué es el flujo de efectivo?

También denominado Flujo de Caja, el flujo de efectivo es la variación entre la entrada y salida de efectivo que registra la empresa o unidad de negocios durante un lapso de tiempo determinado.

Explicado de manera más sencilla, el Flujo de Efectivo o de caja es la acumulación de activos líquidos durante un lapso de tiempo determinado.

Se usa, entre otras cosas, como indicador de la liquidez de la unidad empresarial. Al hablar de liquidez nos referimos a la capacidad que tiene la empresa para generar efectivo.

¿Para qué sirve el Estado de Flujo de Efectivo?

El Plan General Contable indica que el flujo de efectivo de una empresa se analiza o reporta en el Estado de Flujo de Efectivo, también llamado Estado de Flujo de Caja.

La información recogida en este estado contable garantiza una adecuada gestión interna del control presupuestario del efectivo dentro de la unidad de negocios.

Pero más aún, es valiosa para los administradores, inversionistas y acreedores de la empresa, pues permite evaluar la capacidad de esta para generar efectivo.

Esto a su vez señala si la empresa tiene o no, y en cuál medida, la capacidad para cumplir con sus obligaciones y deudas.

Además, el Estado de Flujo de Efectivo es clave para ayudar a los administradores a determinar si la empresa necesita en algún momento buscar financiamiento para mantener sus operaciones.

Lee también: Las tres partes de un estado de flujo de efectivo

¿Qué es el capital de trabajo?

El segundo concepto manejado en este artículo es el de capital de trabajo.

La definición más usada para capital de trabajo es que se trata del conjunto de recursos que requiere la empresa para poder operar, adquirir materia primera, pagar la mano de obra y reponer activos fijos, entre otras necesidades.

Al respecto, el capital de trabajo suele ser referido como activo corriente y aglomera las inversiones a corto plazo, efectivo en caja y cuentas bancarias, inventarios y carteras.

El capital de trabajo, o todos los renglones que se agrupan bajo este nombre, deben estar disponibles en cualquier momento para cubrir las necesidades de la unidad de negocio o empresa apenas lo requiera.

La disponibilidad de capital de trabajo de una empresa se puede calcular de manera muy simple. Solo basta restar los pasivos corrientes a los activos corrientes.

Esto da como resultado los recursos que realmente tiene la empresa para cubrir sus necesidades si tuviera que pagar todos sus pasivos a corto plazo.

De hecho, el resultado de esta resta se denomina capital de trabajo neto contable.

Te recomendamos: ¿Cómo calcular el valor contable de una empresa?

Cálculo de cambios en el capital de trabajo desde el Estado de Flujo de Efectivo

Necesitarás el estado de flujo de efectivo y el Estado de Ingresos del período actual para calcular el cambio en el capital de trabajo.

En este caso, el Estado de Ingresos, también llamado Estado de Ganancias y Pérdidas, es un estado financiero que resume las operaciones de una compañía durante un período determinado de tiempo, englobando tanto los ingresos como los egresos.

1.- Identifica los cambios en los activos y pasivos corrientes en la sección de Actividades de Operaciones del Estado de Flujos de Efectivo.

Los activos corrientes incluyen las cuentas por cobrar y los inventarios. Los pasivos corrientes incluyen las cuentas, intereses e impuestos a pagar.

Algunas compañías pueden incluir una entrada separada llamada "Cambios en activos y pasivos", que muestra los cambios de estas cuentas en el período.

2.- Agrega las entradas y salidas para cada cuenta de activo corriente para obtener la variación neta de los activos corrientes.

Se trata de una salida de efectivo si el equilibrio de un activo aumenta porque pagas en efectivo para adquirirlo.

Por el contrario, hablaremos de que es una entrada de efectivo si el balance de un activo se reduce.

3.- Por ejemplo, si el balance de inventarios muestra una salida de US$15.000, indicado como (US$15.000), significa que tienes una adición neta de esa cantidad de inventario.

Si el balance de las cuentas por cobrar muestra un ingreso de US$15.000, esto significa que has tenido una recaudación neta de US$15.000 en los saldos de crédito en circulación.

4.- Agrega las entradas y salidas de cada cuenta de pasivo corriente para obtener el cambio neto en el pasivo corriente.

Se trata de una salida de efectivo si el pasivo disminuye porque has pagado en efectivo para liquidar un saldo de crédito en circulación, pero es una entrada de efectivo cuando una cuenta del pasivo aumenta porque aplazas el pago en efectivo.

Si el saldo de las cuentas a pagar muestra una entrada de US$12.800, significa que has hecho una compra a crédito neto por ese mismo valor.

5.- Resta el cambio en los pasivos corrientes al cambio en los activos corrientes para calcular el cambio en el capital de trabajo.

Por ejemplo, si el activo corriente muestra un aumento de US6.800 y el pasivo corriente muestra una disminución de US$2.500, el cambio en el capital de trabajo resultará de la operación

(US$6.800 - US$2.500) = US$4.300

Consideraciones adicionales al calcular variaciones en el capital de trabajo

Los ajustes de capital de trabajo a los ingresos netos son necesarios en el Estado de Flujos de Efectivo, puesto que son los instrumentos no monetarios.

Por ejemplo, los asientos contables para registrar el devengamiento de intereses deben reflejar un débito (aumento) en Gastos por Intereses.

A la vez, deben reflejar el crédito (aumento) de Intereses a Pagar, que es una cuenta de pasivo corriente. En otras palabras, se ha contabilizado un gasto no efectivo.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.