Cómo calcular el flujo de caja después de impuestos

Escrito por Jessica Kent ; última actualización: February 01, 2018
Calcular el flujo de caja después de impuestos puede ayudarle a potenciales inversores en sus decisiones de inversión.

El cálculo del flujo de efectivo es importante para todos los propietarios de negocios. Sin embargo, la determinación de qué tipo de flujo de efectivo calcular puede ser desalentador. El flujo de caja disponible para el propietario, el flujo de efectivo antes de impuestos y flujo de caja después de impuestos son calculados de manera diferente. El flujo de caja después de impuestos es una de las medidas de liquidez más útiles, ya que considera el efecto impositivo sobre los beneficios. El valor actual de los flujos de efectivo después de impuestos se puede calcular para decidir si una inversión en un negocio es o no conveniente.

Calcula los ingresos netos de la compañía provenientes de sus operaciones. Resta devoluciones y descuentos, costos de bienes vendidos y los gastos generales y administrativos de las ventas totales. El costo de bienes vendidos incluye todos los gastos asociados a la venta de bienes o servicios, tales como los costos de mano de obra directa, materiales y subcontratistas. Los gastos generales y administrativos incluyen los gastos generales de oficina, salarios y gastos de viaje.

Revisa el cálculo de los ingresos netos y determina si la depreciación, amortización y gastos por créditos en mora se incluyen en el cálculo. Si es así, vuelve a agregar estos gastos que no modifican el flujo de efectivo.

Resta el costo anual de pago de deudas. Por ejemplo, si la empresa tiene una línea de crédito y paga US$5.000 al año para cubrir los pagos mensuales de capital e intereses, resta US$5.000 de los ingresos netos de las operaciones. Este es el flujo de efectivo antes de impuestos de la compañía.

Calcula los impuestos a pagar por la empresa. Resta los gastos de depreciación y los gastos por intereses de la renta neta de las operaciones para llegar a la base imponible. Multiplica la base imponible de la empresa por su tasa de impuesto para llegar a los impuestos a pagar por año.

Resta los impuestos a pagar de los flujos de efectivo antes de impuestos de la empresa para llegar al flujo de efectivo después de impuestos.

Sobre el autor

Jessica Kent started writing professionally in 2002. Her articles have appeared in publications including the New York State Bar Association's "Family Law Review," "Valuation Strategies" and "Metropolitan Corporate Counsel." Through her writing, she strives to assist people in making informed financial decisions. She is a Certified Public Accountant in New York. Kent holds a Bachelor of Science in accounting from Binghamton University.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/BananaStock/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article