¿Cuáles son los objetivos de una sociedad anónima?

Escrito por Macarena Fernandes Diaz ; última actualización: June 27, 2018

Una Sociedad Anónima, es un tipo de asociación entre dos o más personas individuales o jurídicas, que se unen en la aportación de un capital para ejercer actividades mercantiles de lícito comercio.

El término Sociedad Anónima se abrevia como “S.A.” tiene su origen en el hecho que los antiguos mercantilistas acaudalados, no querían figurar como vinculados de manera directa a determinados negocios, no obstante aportaban un capital de forma anónima para mantener en secreto el origen de los capitales.

Hoy en día la constitución de una Sociedad Anónima debe hacerse mediante documento público formalizado ante un “registro mercantil” siguiendo lo establecido en los Códigos de Comercio.

Al constituir una sociedad anónima ésta adquiere “personalidad jurídica” y responderá ante sus obligaciones, hasta el monto equivalente de su “capital social.” Esto es lo que los socios hayan suscrito y pagado en acciones de la compañía.

De hecho, una de las características de las Sociedad Anónimas es que la responsabilidad de cada socio es proporcional al capital que hayan invertido en ellas.

Esta figura de sociedad, tiene comparativamente un alto nivel de responsabilidad y su constitución en algunos países por normativa mercantil, requiere de una inversión considerable. En España por ejemplo el monto mínimo de capital social para la fundación de una Sociedad Anónima desde el 2015 es de 120,000 Euros.

Las sociedades anónimas tienen varias clasificaciones pero la más importante es la que separa entre sociedades anónimas abiertas y sociedades anónimas cerradas.

En los Estados Unidos, no es común este tipo de figura mercantil. Respecto a las Sociedades Mercantiles en los EEUU, no es fácil establecer una clasificación por cuanto cada estado regula de una forma particular a diferentes tipos de figuras. El portal thoughtco.com reseña unos diez tipos de sociedades mercantiles de las más comunes en USA.

No dejes de leer: ¿Qué papel juegan los accionistas dentro de una empresa?

Objetivos de una sociedad anónima

La formación de una sociedad anónima se basa en varios objetivos, uno de ellos se conoce como el “objetivo básico financiero” y otros son:

  • La expansión de las operaciones de la compañía en otros mercados,
  • El aumento de la liquidez para los accionistas,
  • La supervivencia en los mercados competitivos,
  • Aumento de la cuota de mercado
  • Limitar la responsabilidad de los accionistas.

Veamos con cierto detalle cada uno de ellos:

El Objetivo Básico Financiero:

El Objetivo Básico Financiero de una Sociedad Anónima y cualquier figura jurídica con fines de lucro es “maximizar las utilidades de la empresa.”

Estudios financieros contemporáneos indican que este objetivo básico trasciende a la generación de rentabilidades superiores al costo de los capitales invertidos. Entendiendo por rentabilidad al valor del beneficio obtenido durante un año sobre el total del capital invertido y expresado en términos porcentuales.

Cuando la sociedad genere rendimientos superiores al costo de los capitales que se invierten, habrá cumplido su objetivo financiero y habrá “creado valor” para sus accionistas.

Este objetivo está por arriba de otros como cuota de mercado, liquidez o supervivencia, pues una sociedad anónima puede cumplir tales metas sin haber creado valor para sus socios.

Te puede interesar: ¿qué es el valor de mercado de una acción?

Expansión

Las Sociedades Anónimas que experimentan una demanda creciente en sus operaciones requieren recursos adicionales para financiar nuevos proyectos.

Un número cada vez mayor de empresas en expansión se ven obligadas a salir a la bolsa para recaudar fondos adicionales de largo plazo.

Una empresa pública tiene más probabilidades de satisfacer una parte relativamente mayor de sus necesidades de financiamiento emitiendo Títulos o bonos.

Cuando una Sociedad Anónima abre su participación al mercado de valores, da como resultado la apertura de la propiedad de sus acciones, pero al mismo tiempo fortalece el negocio manteniendo los niveles de deuda razonables y alivia la compañía de pagar intereses pesados ya que ésta entregará sus rendimientos acorde a los dividendos que genere.

Liquidez

La propiedad privada en una Sociedad Anónima puede ser relativamente difícil de liquidar a causa de la falta de un mercado establecido.

Una Sociedad Anónima de propiedad abierta, establece un mercado secundario de acciones de la compañía y el precio por acción de la empresa está determinado por la percepción del mercado.

Las acciones de compañías que cotizan en bolsa en general, tienden a ser más versátiles y pueden ser fácilmente compradas y vendidas en el mercado de valores.

Supervivencia

La supervivencia de una sociedad anónima en un mercado competitivo viene dada por la reunión de dos habilidades, innovación y adaptabilidad.

La innovación es la habilidad que tenga la sociedad para ir adelante de la competencia, es abrirse paso mediante soluciones e ideas nuevas atendiendo a las tendencias del mercado.

La adaptabilidad, es la capacidad de afrontar los cambios y las tendencias que continuamente imponen consumidores, competidores, proveedores y entes gubernamentales. Adaptabilidad en términos corporativos es prácticamente sinónimo de sustentabilidad.

Participación en el mercado

Cuando una Sociedad Anónima se constituye, crece y se consolida, logra un lugar en el mercado determinado por un porcentaje de participación, representado por sus clientes cautivos y leales.

La pugna por alcanzar mayor participación de mercado, es el reto que enfrentan las sociedades en un mercado competitivo. Las tácticas pueden ser de tipo publicitario, por la vía de calidad de servicio, o precios bajos.

Las Sociedades Anónimas pueden cotizar en la bolsa de valores para obtener más atención de los medios de comunicación y mejorar su situación actual en los mercados.

La oferta pública puede ayudar a la empresa a mejorar su posicionamiento en el mercado y establecer una marca fuerte.

Responsabilidad limitada

Al constituirse en una sociedad anónima, los accionistas tienen responsabilidad limitada.

Lo más que pueden llegar a tener en juego en las operaciones de la empresa, es el valor total de su inversión por las acciones de la compañía.

La función de responsabilidad limitada no es aplicable sólo a una sociedad anónima, sino es uno de los objetivos que un empresario individual o una sociedad decide mantener desde el momento de su constitución.

Es una manera de proteger los patrimonios personales de los accionistas e inversores.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article