Definición de financiamiento con acciones comunes

Escrito por Ana P. Ferrari ; última actualización: September 14, 2018

Las empresas independientemente del tamaño o estructura legal, sean empresas emergentes o Startups, pequeñas compañías o corporaciones, generalmente pueden tener dificultades para lograr financiación a través de la banca ya sea por la cantidad de requisitos que éstas exigen o por la garantía o colateral.

Formas de financiamiento alternativas al préstamo bancario son los préstamos privados o crédito duro y la financiación con acciones comunes.

De acuerdo con Azcentral.com una forma alternativa al crédito bancario muy utilizada para obtener financiamiento y apalancar el lanzamiento o expansión de una compañía es mediante la financiación con acciones comunes.

Opción que es viable no necesariamente mediante una oferta pública inicial (IPO) de acciones, sino a través de una colocación privada de acciones comunes mediante fondos de inversión institucionales o inversores acreditados, quienes serán los que deban cumplir con requisitos y regulaciones de la Comisión de Valores. En el caso de Estados Unidos la "Securities and Exchange Commission" (SEC).

El financiamiento con acciones comunes representa la venta de participaciones de propiedad dentro de una corporación a cambio de efectivo o consideraciones de capital.

Los inversionistas y la dirección deben de familiarizarse con los medios básicos para obtener financiamiento del negocio a fin de apreciar los derechos y privilegios de accionistas y estar conscientes de los posibles riesgos y conflictos entre la propiedad y el control. El financiamiento con participaciones de acciones comunes lleva distintos riesgos e implicaciones para la compañía, los dueños y administradores que son importantes de valorar.

No dejes de leer: Diferencias entre una empresa y una corporación

Implicaciones de la financiación con acciones comunes

El tipo de entidad comercial o figura legal que mayormente opta por el financiamiento con acciones comunes son las corporaciones.

Las corporaciones se organizan bajo leyes estatales y entidades legales, separadas de sus propietarios y empleados. Responsabilidad limitada es el término técnico para esta separación.

El estatus de responsabilidad limitada de una corporación permite al negocio reunir capital al endeudarse por la vía de la emisión de acciones comunes con relativa facilidad.

Los prestamistas y propietarios están más dispuestos a invertir cuando saben que la corporación no tiene derechos sobre sus activos personales fuera del negocio.

Financiamiento corporativo y acciones comunes

Toda entidad o compañía debe cumplir con la ecuación básica contable, según ella, la estructura económica de la corporación (activos) se conforma según lo determine la estructura financiera (deuda+ patrimonio).

En otras palabras, los activos son "balanceados" por la suma total de pasivos y participaciones de accionistas. Los pasivos se componen de la deuda a acreedores que debe pagarse con interés. Las participaciones de accionistas comprenden las acciones comunes, preferentes y las ganancias retenidas que representan derechos de propiedad sobre la empresa.

Derechos de accionistas y estructura corporativa

Los tenedores de acciones comunes tienen derechos de voto en las decisiones trascendentales de la compañía. Sin embargo, por jerarquía financiera, los derechos de propiedad a los activos de capital priorizan a aquéllos correspondientes a tenedores de bonos y acciones preferentes.

Lo que significa que el principal, los intereses e incluso los rendimientos sobre bonos y dividendos de acciones preferentes deben de pagarse antes que las acciones comunes ante una eventual bancarrota.

En términos de operaciones, los acreedores simplemente desean recuperar su capital con intereses, mientras que los gerentes y empleados desean asegurar que la compañía permanezca en operación para poder conservar sus empleos. Por su parte, los dueños de acciones comunes buscan maximizar el retorno de sus inversiones. Estos intereses distintos no siempre se alinean perfectamente y pueden dar lugar a conflictos.

Las grandes corporaciones marcan distancia entre inversionistas en participaciones y los gerentes, buscando separar la propiedad de la administración en pro de un bien común. Los accionistas votan para elegir a la mesa directiva, encabezada por un presidente. A su vez, la mesa directiva contrata a la administración, coordinada por un director ejecutivo.

El Valor de las acciones

Las valoraciones pertenecientes a las acciones comunes fluctúan según las condiciones económicas y las decisiones estratégicas tomadas por la administración.

Una acción de valor representa un derecho sobre los activos o ingreso neto de la corporación. Las valoraciones de acciones comunes aumentan cuando el total de activos e ingresos retenidos aumenta contra las acciones en circulación, es decir, la cantidad de acciones en manos de inversores.

Más aún, el valor de precio de acciones aumenta cuando el total de participación de los accionistas se mantiene igual, y las corporaciones recompran papeles para reducir la cantidad de acciones en circulación.

Los precios de valores negociados al público se establecen por el método de subasta, donde los compradores y vendedores se reúnen en mercados organizados para acordar sobre las valoraciones y realizar transacciones.

Los propietarios y prospectos pueden valorar una empresa por su valor en libros o su valor intrínseco antes de decidir intercambiar acciones a precio del mercado.

Los gerentes financieros pueden usar acciones comunes como "moneda". La corporación puede vender acciones adicionales a altos precios para sufragar adquisiciones o compras de bienes de capital.

Riesgos vinculados a las acciones

Quienes invierten en una corporación, en otras palabras, quienes financian una compañía mediante la compra de acciones corren el riesgo de perder toda su inversión.

Las acciones pierden su valor en caso de fracaso corporativo o procedimientos de bancarrota donde los acreedores, tenedores de bonos y acciones preferentes tienen derechos superiores relativos a los activos remanentes.

La administración siempre está en riesgo de ceder demasiado control hacia un grupo particular de accionistas. En teoría, toda entidad o grupo de personas que compre 50,1 por ciento de las acciones circulantes tendrá la autoridad de voto para operar el negocio como guste de allí que las empresas cuiden el control cuando buscan financiarse mediante acciones.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article