x

Cómo calcular los ratios financieros

Escrito por Ana P. Ferrari última actualización: September 18, 2018

Los ratios financieros o razones financieras son herramientas empleadas para evaluar desde la óptica de los números o cuantitativamente, la calidad de la gestión económico-financiera de una empresa.

Las razones o ratios financieros permiten validar entre otras conjeturas, las siguientes:

  • ¿Posee la empresa capacidad para honrar sus compromisos tanto de corto como de largo plazo?
  • ¿Maneja adecuadamente sus activos productivos?
  • ¿El nivel de deudas que soporta es adecuado?
  • ¿Está la empresa en capacidad de generar resultados satisfactorios tanto para sus accionistas como sus acreedores?

Todas estas preguntas y otras más específicas pueden ser respondidas mediante la simple aplicación de unas cuantas fórmulas que relacionan partidas específicas de los estados financieros, específicamente del balance general y del estado de resultados.

Para la Asociación Americana de Inversores Individuales (AAII) el análisis de razones financieras es una de las técnicas de análisis fundamental más utilizada.

El análisis de ratios financieros es una herramienta efectiva y objetiva que permite un análisis cuantitativo de las cifras arrojadas en los estados financieros, vinculándolos entre sí y haciendo posible la comparación entre empresas similares, sectores, industrias y la evolución de la propia compañía respecto a sus históricos.

No dejes de leer: Indicadores financieros claves para analizar las fortalezas de una empresa

¿Qué es un ratio o razón financiera?

Un ratio financiero o razón financiera es una relación aritmética, generalmente un cociente entre dos o más partidas de los estados financieros que se calculan para medir un objetivo en particular ya sea de solvencia, rentabilidad, apalancamiento y actividad o rotación.

Readyratios.com define una razón financiera como una “magnitud comparativa” entre dos valores tomados de los estados financieros de una empresa. Actúan como relaciones estándar para la evaluación de la condición financiera general de una organización o corporación.

Para la AAII las razones financieras son relaciones o expresiones matemáticas que asocian un número con otro, proporcionando una comparación relativa. Los ratios financieros simplemente proporcionan una base de comparación entre las cifras que se encuentran en los estados financieros.

Un análisis exhaustivo de las razones financieras te permite obtener una buena comprensión de la situación y fortaleza financiera de una empresa. Así como una comparación y observación de los números en la misma industria que te dará una visión real de dónde se encuentra la empresa.

No dejes de leer: 4 tipos básicos de razones financieras utilizadas para medir el rendimiento de una empresa

¿Cómo calcular los ratios financieros?

Partiendo de la definición de razón o indicador financiero, éste puede construirse tomando dos o más cuentas de los estados financieros y contrastándolas de acuerdo al interés del analista.

Dada las múltiples partidas presentes en los estados financieros y más aún las posibles combinaciones o contrastes entre dos o más cuentas, podríamos obtener cientos de indicadores. No obstante para que su uso sea efectivo las razones financieras deberán limitarse en número para abarcar aquellas que en específico miden un objetivo.

Por ello los indicadores financieros se reúnen en cuatro categorías, cada una mide un objetivo financiero en particular. Estas son: actividad, liquidez, solvencia y rentabilidad.

Analizar el estado financiero de una empresa mediante el cálculo de los ratios financieros más importantes, es una parte fundamental de la investigación de una acción como una inversión potencial.

Muchos indicadores financieros diferentes se han desarrollado a lo largo de los años para fines específicos de contabilidad o de investigación. Nos concentraremos en tres ratios financieros básicos, compartiendo el enfoque del Banco de Desarrollo de Canadá. Estos son los más utilizados en la investigación de la inversión: los ratios de liquidez, los ratios de influencia financiera externa o apalancamiento, y los ratios de rentabilidad.

Te puede interesar: ¿Qué es el "índice de rotación" en contabilidad?

Ratios de liquidez o solvencia

El cálculo de los ratios de liquidez es relativamente sencillo. El ratio de liquidez más utilizado es la relación de solvencia, que es el cociente del activo circulante por el pasivo circulante.

La razón de solvencia es también llamada coeficiente de capital de trabajo o proporción actual.

Dentro de los ratios de solvencia tenemos también la razón corriente que contrasta el activo circulante contra el pasivo a largo plazo. Muchos acreedores prefieren medir la razón de solvencia una empresa como la capacidad de honrar compromisos de corto plazo a partir de los activos corrientes.

Por otro lado, bajo la visión de los inversores se comparan la razón de solvencia y razón corriente en búsqueda de un menor valor de proporción actual, de modo que más activos de la empresa sean utilizados para hacer crecer el negocio.

Los valores usuales para las razones de solvencia varían según la empresa y el sector donde se desenvuelve. Las empresas industriales cíclicas pueden tratar de mantener una mayor solvencia con el fin de tener un importante nivel de capital de trabajo durante las recesiones.

Razones de apalancamiento

Calcular la proporción de apalancamiento financiero es también un proceso simple. Hay dos usos comunes para calcular los también llamados coeficientes de deuda.

El ratio de deuda D= Deuda total /Total de activos

Ratio deuda-capital = Deuda total /Total patrimonio

Estas razones de apalancamiento financiero se utilizan para proporcionar una comprensión de la solvencia a largo plazo de la empresa.

A diferencia de los ratios de liquidez, que se refieren a los activos y pasivos a corto plazo, las razones financieras de apalancamiento ilustran hasta qué punto la empresa está utilizando la deuda a largo plazo.

Ratios de rentabilidad

Por ultimo tenemos los ratios de rentabilidad, igualmente simples de estimar.

Para el Banco de Desarrollo de Canadá los índices de rentabilidad se utilizan no solo para evaluar la viabilidad financiera de la empresa, sino también para comparar la compañía con otras en su industria.

Aquí se valoran el margen de beneficio neto, también llamado rendimiento de las ventas y el retorno de la inversión o ROE (Return Over Equity)

El rendimiento de las ventas mide el porcentaje de los ingresos por ventas retenidos por la empresa después de que se hayan pagado los gastos operativos, los intereses y los impuestos. Su fórmula será Margen neto = Resultado Neto/ Ingresos por ventas

Por su parte el retorno de la inversión es la rentabilidad sobre los fondos propios. Se consideran generalmente como la línea de fondo para los accionistas, la medición de los beneficios obtenidos por cada dólar invertido en acciones de la compañía. Para su cálculo dividimos el resultado neto por el patrimonio neto.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.