Consejos sobre el alquiler mientras estás en bancarrota Capítulo 13

La vida después de cualquier tipo de bancarrota suele ser frustrante y mientras la estás viviendo puede ser extremadamente difícil. Declararse en bancarrota del Capítulo 13 en Estados Unidos puede afectar negativamente tu crédito, lo que dificulta obtener financiamientos o hasta rentar una vivienda. Hablando de esto en particular, es más difícil encontrar lugares que acepten a personas con una quiebra activa que encontrar vivienda que acepten a personas con una bancarrota saldada.

Si estás en bancarrota, ¡alquilar un lugar para rentar sí es posible!

Si tienes que rentar una casa o departamento mientras estás en bancarrota del Capítulo 13, siempre habrá formas de aumentar tus opciones de tener éxito en esto sin tanto estrés. Las opciones van desde buscar viviendas en renta que acepten a personas en quiebra hasta compensar tu situación con un aval o con documentación financiera que demuestre tu capacidad de pago con base en tu ingreso disponible.

Habla con el síndico de la bancarrota Capítulo 13

Analiza tu necesidad o deseo de mudarte con tu síndico de la bancarrota del Capítulo 13 antes de que empieces a buscar a propietarios o a compañías administradoras de propiedades que acepten a personas en bancarrota. El síndico que supervisa tu plan de pago del Capítulo 13 es la mejor opción para determinar tu elegibilidad y cuánto puedes pagar de renta actualmente.

El síndico del Capítulo 13 hace pagos mensuales a los acreedores que están incluidos en el plan de reembolso y sabe a quienes te falta por pagar y a qué acreedores se les ha pagado casi en su totalidad. Mantener al síndico informado de las decisiones financieras importantes que tomes te ayudará en el futuro a evitar meterte en más dificultades relacionadas con el dinero.

Busca complejos más pequeños

No intentes rentar un apartamento en complejos departamentales que sean de grandes compañías administradoras de propiedades, ya que tienen pautas de cumplimiento de requisitos financieros más estrictas y es prácticamente una suspensión automática. Si bien algunas de esas compañías les rentarán a personas que se encuentren en Capítulo 13 de bancarrota, la mayoría quieren que sus inquilinos tengan descargados sus casos y que todo estén en orden con la corte de bancarrota y cobradores.

A pesar de que los grandes complejos de apartamentos pueden anunciar ofertas de renta gratis y otros descuentos tentadores, estar en Capítulo 13 reduce tus probabilidades de tener acceso a estas ofertas. En vez de eso, busca complejos pequeños de propiedad privada.

Renta propiedades de amigos

Acércate a dueños de propiedades privadas que te conozcan o que quieran rentarte su propiedad. Pregunta a tus compañeros de trabajo, amigos y hasta a familiares si tienen o saben de casas o de complejos de departamentos propiedad de particulares que estén en renta. Los dueños de propiedades a quienes conoces personalmente, o que han recibido una recomendación personal de alguien que te conoce, estarán más dispuestos a rentarte su propiedad sin importar tu estado de Capítulo 13 bancarrota.

Obtén la ayuda de un aval

Pedirle a algún conocido que sea el aval de tu renta puede ayudar a convencer al dueño de la propiedad a que te la rente durante tu bancarrota. Esta persona tendría que pagar tu renta mensual si te atrasas en el pago, por lo que el propietario tendría la garantía de este respaldo.

Cuenta tu historia

Comparte los detalles de tu caso de Capítulo 13 y plan de reembolso con extraños. Presentar una solicitud de renta cuando tu bancarrota no ha sido descargada generará muchas preguntas. Muchos propietarios de inmuebles no saben tanto del proceso de bancarrota y tendrán dudas acerca de tu capacidad de pagar la renta a tiempo.

Siempre podrás apoyarte en tu abogado de bancarrota o simplemente explicar que el caso de bancarrota del Capítulo 13 significa que estás pagando tu deuda total de pagos atrasados de acuerdo con un plan de pago administrado por una Corte. Como ese plan no acepta deudas adicionales, incluyendo no pagar la renta, eso te ayudará a ganarte la confianza del dueño de la propiedad.

×