Similitudes entre competencia monopolística y competencia perfecta

Escrito por Jennifer VanBaren ; última actualización: February 01, 2018
La leche es un producto comunmente asociado a un mercado que tiene una competencia perfecta.

Existen varios tipos de competencia en el ámbito de las estructuras de mercado. La competencia monopolística y la competencia perfecta son dos de los tipos más comunes. Estos dos tipos de mercado son muy diferentes, pero tienen varias características similares.

Competencia monopolística

En la competencia monopolística, varios o muchos vendedores producen productos similares, aunque ligeramente diferentes y cada productor determina su propio precio y cantidad. Este mercado en conjunto no se ve afectado por los precios, cantidades o productos de las empresas. Cuando un mercado se considera dentro de una competencia monopolística, es muy competitivo. Los consumidores observan ligeras variaciones en los productos porque no son idénticos. Esto es lo que provoca una alta competitividad en este tipo de mercado.

Competencia perfecta

Un mercado que se considera de competencia perfecta, contiene un gran número de productores que venden un producto estandarizado. Los vendedores de estos productos no pueden influir en los precios porque los productos que se venden son idénticos. Los vendedores se ven obligados a mantener los precios de estos productos en línea con los precios actuales del mercado. Los clientes que compran productos que provienen de una competencia perfecta no encuentran diferencias en absoluto en los productos producidos por todos los fabricantes.

Entrada

Estos dos tipos de competencia son similares de varias maneras. Una de estas maneras es que en ambos tipos de competencia las empresas pueden entrar libremente en los mercados de estos productos. Las empresas que quieran formar parte de cualquiera de los tipos de mercado son libres de entrar y salir según su preferencia.

Beneficios para el consumidor

Otra forma en que estos dos tipos de competencias se parecen es en que ambos tipos suelen beneficiar al consumidor. Una competencia monopolística beneficia al cliente a través de sus precios competitivos. Los consumidores tienen la libertad de comparar productos similares para encontrar los de su preferencia. Quienes están dispuestos a comprar un producto de la mejor calidad, lo pueden comprar al mejor precio, lo cual no siempre significará un precio más bajo. En el caso de la competencia perfecta, el consumidor puede beneficiarse porque no importa de dónde se compre un determinado producto, pues el precio será relativamente el mismo en cualquier tienda. El precio del mercado es controlado por muchas empresas que comercializan los mismos productos.

Sobre el autor

Jennifer VanBaren started her professional online writing career in 2010. She taught college-level accounting, math and business classes for five years. Her writing highlights include publishing articles about music, business, gardening and home organization. She holds a Bachelor of Science in accounting and finance from St. Joseph's College in Rensselaer, Ind.

Créditos fotográficos

  • Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article