Ayuda con gastos funerarios cuando el fallecido no contaba con un seguro

Escrito por Macarena Cansino Revisado por Karina Da Silva, Lic. última actualización: May 05, 2019

De acuerdo con las cifras publicadas por el INEGI México, durante el año 2017 fallecieron 703.047 personas. Esta cifra es importante si consideras los costos asociados con los actos fúnebres.

Estimando los costos según precios de las funerarias privadas, se tienen alrededor 12 mil millones de pesos mexicanos en gastos funerarios. Un nicho de mercado de este tamaño permite la planificación y estrategias efectivas.

La industria funeraria es un nicho de mercado que se encuentra en plena evolución dentro del ambiente mexicano. No sólo por el tamaño creciente de usuarios, sino también por la incorporación de novedosos servicios.

Observando el comportamiento histórico, la previsión y los servicios funerarios se están incorporando como elementos de la cultura mexicana. Las personas están tomando conciencia respecto a la importancia de asumir el costo del funeral.

La cultura hacia la previsión funeraria es escasa en México. En España la previsión funeraria es de 53%, mientras que en Estados Unidos es 17%. Todavía es necesario un mayor desarrollo del concepto para ampliar el mercado.

La contratación del plan de gasto funerario hace posible que te ocupes de los detalles de tu funeral. También proporciona tranquilidad a los herederos debido a que los gastos ya han sido pagados.

Existen personas especializadas en diseñar planes previsivos innovadores. Una actividad muy lucrativa además de noble, es convertirse en consejero funerario. El involucramiento con los clientes les ayuda a tomar mejores decisiones.

Culturalmente la muerte es un tema delicado que solo se habla cuando ocurre un fallecimiento. En la actualidad el funeral representa un costo elevado para los familiares que han sufrido la pérdida.

El desarrollo de las tecnologías de información ha permitido que la muerte sea un tema más fácil de compartir, también es posible planificarlo con anticipación. Los defensores del ambiente alertan sobre los procesos de cremación.

Ellos alegan que la cremación atenta contra el medio ambiente por los combustibles que utiliza. También en la actualidad el precio de operación los hace inaccesibles.

Para atender estos reclamos, los servicios funerarios han cambiado permitiendo atender necesidades diversas de la población. Incorporando alternativas más verdes y centradas en las nuevas tecnologías.

Sin embargo, estas novedades inciden en el precio del servicio. Generalmente las facilidades adicionales significan mayores costos. Usualmente los servicios funerarios privados son los primeros que incorporan estos beneficios.

Obviamente todas las personas no están dispuestas ni pueden pagar este servicio privado. Para ellos, existe la alternativa de buscar ayuda para pagar los gastos funerarios, en las instituciones de servicio social públicas.

Te puede interesar: ¿Cómo notificar una muerte al seguro social?

¿Cuánto cuesta un funeral en México?

El costo de un funeral es variable, puedes encontrar desde servicios fúnebres muy económicos hasta ceremonias muy costosas. El precio final dependerá de las preferencias de quienes contratan el servicio fúnebre.

Usualmente las personas jubiladas y pensionadas gozan de los beneficios de la seguridad social en México. Es decir, disponen de servicios médicos y de salud, así como apoyo para la ceremonia fúnebre en caso de fallecimiento.

Sin embargo, la situación económica actual evidencia que esta ayuda en el caso de los servicios fúnebres generalmente resulta escasa. El costo supera las posibilidades económicas de los usuarios.

Los aportes de las instituciones públicas son pequeños y generalmente corresponden a servicios básicos. Estos servicios con frecuencia los proveen funerarias bajo convenimiento con la institución.

Los índices de precios actuales muestran que los gastos funerarios privados básicos están cerca de los MX$ 10.000 pesos. Esta cifra puede aumentar hasta unos 32.000 pesos mexicanos dependiendo de la preferencia del cliente.

En cuanto a los servicios funerarios públicos. El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) establece precios más económicos.

Un servicio funerario básico puede costar 3.930 pesos mexicanos para los particulares y 2.620 pesos para los derechohabientes. También el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) ofrece servicios básicos entre 2.443 pesos y 3.411 pesos.

Los precios varían según la ubicación geográfica donde se realice la ceremonia y el costo de los terrenos disponibles. El valor de la fosa también varía dependiendo de la condición laboral del fallecido.

Para jubilados y pensionados la fosa tiene un costo de MX$ 10.901 pesos. En el caso de un trabajador activo que fallece, la adquisición de la fosa cuesta aproximadamente 15.754 pesos.

De igual manera, si los familiares desean servicio de cremación, éste tiene un costo adicional. El precio para el derechohabiente es de 1.901 pesos y para el público general 2.852 pesos.

Por esta razón es necesario que se tomen previsiones ante la certeza de un fallecimiento. La forma más común de solucionar el problema es tomar un seguro previsivo de fallecimiento.

Ventajas de un previsivo funerario

Cada persona con anticipación pagará mediante la figura de una prima anual el servicio. Así, cuando ocurra el fallecimiento la empresa contratada se ocupará de todos los trámites y detalles de la ceremonia fúnebre.

La contratación de este seguro evita inconvenientes mayores al momento del fallecimiento. Especialmente para los herederos y familiares del fallecido. El pago anticipado es una de las mejores decisiones que se puede tomar.

Sin embargo, está demostrado estadísticamente que en México menos del 15% de las personas adultas toman seguro de fallecimiento. Esto implica que cuando ocurre el fallecimiento los familiares deben asumir el costo total del mismo.

Aún cuando se utilice la opción más económica las erogaciones necesarias son elevadas para la mayoría de las familias. Para las personas con escasos recursos, puede ser difícil o imposible cubrir un entierro apropiado.

Generalmente la realidad de esta situación se anticipa y los familiares deben asumir el costo del funeral. Este imprevisto genera angustia y retrasa el funeral mientras se logra conseguir el dinero para la ceremonia.

En algunas circunstancias la situación se hace más complicada cuando los fallecidos no tienen familiares conocidos. En estos casos las autoridades luego de la identificación intentan contactar a los familiares.

¿Qué hacer si no hay dinero para el entierro?

En ese caso sería apropiada la pregunta, ¿no hay dinero para enterrar al difunto, quién se hace responsable?

Una vez agotadas las posibilidades de encontrar familiares o cuando las personas que deben responder argumentan no disponer de recursos; los organismos del estado deben asumir la responsabilidad.

Ante esta situación muchos estados y ciudades grandes disponen de fondos para el pago total o parcial del funeral.

Usualmente instituciones gubernamentales pagan el funeral de indigentes, desamparados y personas de bajos ingresos. Una vez se demuestre la condición del fallecido.

Las personas que previamente estaban siendo atendidas en el sistema de salud pública accederán más fácilmente a estos servicios funerarios.

El sistema de salud mexicano está compuesto por dos tipos de instituciones prestadoras de servicio. Las instituciones públicas y las organizaciones privadas, cada una se ocupa de grupos distintos de clientes.

La atención en salud al sector formal de la economía en México está centralizada en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Aunque también existen instituciones que prestan servicio a la población sin seguridad social.

El grupo de personas que se encuentra fuera de los programas de seguridad social también son atendidas. Para este grupo de personas sin seguridad social existen organizaciones federales y estatales encargadas de brindarles apoyo.

En orden de atención está el Seguro Popular de Salud (SPS) y la Secretaría de Salud (SSa), además de los servicios estatales de Salud (SESA).

La SSa y los SESA son financiados principalmente con recursos del gobierno federal y gobiernos estatales. Además de un pequeño aporte en forma de cuotas de recuperación que pagan los usuarios cuando reciben el servicio.

Las personas que reciben atención en estas instituciones pueden ser elegibles para obtener ayuda con los gastos de fallecimiento. Algunas instituciones públicas e iglesias también ofrecen apoyo con los gastos funerarios y de cremación.

Te puede interesar: ¿Por qué el gobierno necesita recaudar impuestos?

Asistencia para servicios funerarios

Si estás buscando ayuda financiera para cumplir con los gastos de un entierro. Primero averigua si el estado donde vives ofrece programas de apoyo para servicios funerarios.

Para tener acceso a estos fondos deberás cumplir con una serie de requisitos. Si te diriges a la oficina sede podrás conocer los detalles y buscar la documentación solicitada.

Con seguridad te pedirán que proporciones información para demostrar tu derecho al beneficio. Especialmente documentos probatorios de tu residencia, nivel de ingresos, recursos disponibles y tu relación con el fallecido.

El dinero que te proporcionarán puede que no sea suficiente para cubrir todos los gastos. En el caso de México existe la Ley de asistencia social que regula estos servicios para el estado y municipios.

Dentro de la misma se encuentra el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México (DIFEM). El DIFEM ofrece servicios funerarios a las familias más vulnerables.

La atención se presta a través de funerarias designadas y expendios Municipales. Para apoyar la economía familiar las cuotas de recuperación establecidas son bajas y se basan en una evaluación económica.

Este apoyo se otorga a ciudadanos en un estado social que no les permite solventar por sí mismos este gasto. Razón por la cual solicitan apoyo extraordinario al Sistema Estatal DIF, Sistemas Municipales DIF o Ayuntamientos.

El Eleconomista.com ofrece un detalle de los elementos y actividades que se espera estén incluidas en un servicio funerario. Existen elementos básicos que se ofrecen para mantener la dignidad y el significado de la ceremonia.

El servicio básico otorgado incluye capillas, equipo de velación, traslado de cuerpos, carroza y ataúdes diversos a bajo costo. El costo es variable de acuerdo con las características del servicio.

No dejes de leer: ¿Como escribir una nota notificando a los trabajadores de la oficina sobre una muerte?

Ayuda por parte de las iglesias

Muchas iglesias ofrecen asesoría y ayuda en el proceso de obtener fondos para cubrir los gastos funerarios. De esta forma apoyan a quienes están buscando recursos financieros suficientes para honrar el compromiso con la funeraria.

Con frecuencia, los ministros mantienen relación cercana con los directores de agencias funerarias y pueden apoyar la negociación. Mediante el papel de intermediarios gestionan para lograr un costo razonable para el servicio.

Los Servicios Sociales Católicos cuentan con un ministerio específico de asistencia funeraria para apoyar a las familias con recursos limitados. Ofreciendo apoyo para que puedan sepultar a un miembro de su familia.

Puedes indagar en las iglesias de tu comunidad para conocer qué tipo de asistencia te pueden ofrecer. Además de saber cómo puedes comprometerte y apoyar sus acciones sociales.

Te puede interesar: Fundaciones privadas que otorgan ayuda económica

Gasto funerario deducible fiscal

El art. 151 de la Ley del Impuesto sobre la renta (LISLR) establece que los gastos funerarios reducen la base gravable. Estos gastos se consideran parte de las deducciones personales que puede hacer un contribuyente.

La ley establece que sólo puede deducirse por concepto de gastos funerarios el equivalente a un salario mínimo. La deducibilidad en servicios funerarios incluye transporte, en la ciudad de residencia, desde otro estado o traslados desde el extranjero.

También puedes deducir gastos de velación, cremación, ataúd, adquisición de cripta, urna o la compra de espacio en el cementerio. La empresa proveedora del servicio debe entregarte el Comprobante Fiscal Digital (CFDI).

La factura electrónica debe poseer todos los datos fiscales correspondientes, también el desglose de los servicios.

Sólo serán deducibles las erogaciones realizadas a través de medios electrónicos. Es decir, pagos realizados con tarjeta bancaria, cheque o transferencia electrónica, desde las cuentas del contribuyente.

Los gastos por enfermedades terminales y funerarios están permitidos como deducibles respecto a los impuestos estatales. Puedes revisar la LISLR y obtener detalles al respecto.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.