Cómo abrir una farmacia

1

Step 1

Abre una franquicia. Siendo una de las formas más fáciles de abrir una farmacia, contratar una franquicia puede brindarte las herramientas necesarias para asegurarte un financiamiento, encontrar un buen lugar para el proyecto, contratar a un farmacéutico licenciado y a empleados y conectarte con distribuidores de reputación. Además, al tener una farmacia de una cadena, tienes la oportunidad de trabajar con una marca reconocida siendo vendedor independiente.

2

Step 2

Comienza desde cero. Aunque puede ser un desafío, no es imposible. Además de construir tu propia tienda o convertir un local, deberás estableces nuevas relaciones con proveedores y distribuidores de medicamentos. Además de conseguir una permiso para abrir la farmacia, deberás asegurarte de tener las licencias adecuadas. Si no vas a ser el farmacéutico responsable, deberás contratar a un farmacéutico licenciado y también a empleados que ayuden a administrar el negocio.

3

Step 3

Abre una farmacia junto a otros emprendedores. Si eres farmacéutico y conoces a otros que quieren abrir una farmacia, considera hacerlo junto a ellos. Comenzar un negocio con un socio ayuda a reducir los gastos generales de los que debes hacerte cargo, a combinar los conocimientos y talentos de ambos y a reducir la cantidad de tiempo que pasas atendiendo la farmacia. Sin embargo, esta forma de negocio requiere más planificación previa para asegurarse de que todos piensan lo mismo sobre objetivos de negocio, políticas y formas de actuar.

4

Step 4

Compra una farmacia ya establecida. Aunque puedes abrir una desde cero, generalmente es más fácil comprar una ya existente. Los beneficios son que heredarás clientes y empleados, ya tendrás un lugar y adquirirás relaciones previamente formadas con proveedores y compañías de medicamentos. Las asociaciones farmacéuticas y las universidades pueden ayudar a conectar personas que quieren abrir una farmacia con personas que quieren vender su negocio.

×