Encuentra la primera vivienda perfecta

Escrito por Eliana Gaon ; última actualización: July 05, 2018

Si estás ansioso por mudarte de tu apartamento o del sótano de tus padres, la compra de una primera vivienda puede ser una opción atractiva. Una primera vivienda es generalmente una casa más pequeña que la que se podría preferir a largo plazo, pero te da los beneficios de ser propietario mucho más rápido. Mientras que las primeras viviendas no son para todo el mundo —de hecho, cerca de tres cuartas partes de los compradores de primeras viviendas preferirían comprar una casa para toda la vida en lugar de una primera vivienda— ten en cuenta que el ciudadano estadounidense promedio se muda 11,4 veces en su vida. Lo más probable es que tu primera casa no será la misma que la que tendrás al momento de jubilarte.

¿Es una primera vivienda la opción correcta para ti?

Durante generaciones, la compra de una primera vivienda ha sido el enfoque tradicional para comprar una primera propiedad, y esto representa varias ventajas que se encuentran a la vista en comparación a esperar a que tu casa ideal se encuentre dentro de tu rango de precios.

La idea de una primera vivienda es bastante simple: en vez de pagar alquiler, pones ese dinero en la hipoteca de una casa pequeña, lo que irá constituyendo tu patrimonio neto y a la vez ayuda a incrementar tu solvencia crediticia. Luego de unos pocos años, podrás vender la vivienda inicial, idealmente con una ganancia a tu favor, y así usar el dinero para comprar una casa más grande.

Sin embargo, una primera vivienda no es adecuada para todos. Si tu cuota es barata pero las tasas de interés son altas, será mejor que ahorres para una casa más grande. Si no estás seguro de dónde vivirás en los próximos años, o si no tienes un trabajo estable, o si las casas dentro de tu presupuesto hoy en día necesitan muchas remodelaciones —y si no estás interesado en hacer ese trabajo tú mismo— será mejor que esperes. Ten en cuenta que generalmente toma cinco años antes de que el valor que tiene una primera vivienda aumente, así que si estás planeando mudarte de nuevo en un año o dos, comprar una casa inicial que tendrás que vender demasiado pronto podría resultar costoso.

Si respondes "sí" a cualquiera de estas preguntas, una primera vivienda puede ser una buena opción para ti.

  • ¿Piensas permanecer en la misma comunidad durante los próximos cinco años?
  • ¿Tienes suficiente dinero para el pago inicial de una casa más pequeña, pero aún no tienes suficiente para una casa más grande?
  • ¿Planeas ser propietario de una casa y alquilarla algún día?
  • ¿Es emocionante para ti la idea de renovar una casa?
  • ¿Estás cansado de pagar alquiler?
  • ¿Te preocupa la idea de pagar una hipoteca más cara sobre una casa más grande?

Cómo determinar lo que puedes costear

Financieramente hablando, debes considerar tres cosas a la hora de decidir lo que puedes costear antes de comprar una casa.

Primero, debes considerar el pago inicial o adelanto. En la mayoría de los casos es por lo menos de un 10 a un 20% del precio de venta de la casa si estás solicitando una hipoteca bancaria tradicional. Sin embargo, podrías ser capaz de comprar una casa con un pago inicial menor. Ten en cuenta que si pagas menos del 20%, probablemente te requerirán pagar un seguro hipotecario, el cual protege al prestamista en caso de que no cumplas con tus pagos.

Segundo, necesitas asegurarte de que podrás pagar las cuotas de la hipoteca. Esto depende, a menudo, del tipo de interés que cobre el banco. Si tienes un puntaje crediticio bajo, espera pagar una tasa de interés más alta que las tasas más bajas que fueron anunciadas. Cada año tienes derecho a solicitar un informe de crédito gratuito de cada una de las principales agencias de informes de crédito en https://www.consumidor.ftc.gov/articulos/s0155-informes-de-credito-gratuitos, para que puedas revisarlos por posibles inexactitudes. Toma las medidas necesarias, como pagar los préstamos pendientes y asegurarte de no olvidarte de realizar pagos en tarjetas de crédito, para que así obtengas una alta puntuación.

En tercer lugar, necesitas asegurarte de que puedes costear todos los gastos adicionales que conlleva la compra de una casa, incluyendo el impuesto sobre bienes inmuebles, el agua, las aguas residuales, la calefacción— y tener suficiente remanente para reparaciones y emergencias, como la rotura en medio de una tormenta de la bomba de desagüe en el sótano. Además del pago inicial, tendrás que pagar los costos de cierre y los honorarios de abogados.

Uso de programas gubernamentales

Si tienes un ingreso bajo a moderado, es posible que puedas obtener alguna ayuda del gobierno, especialmente si nunca antes tuviste una vivienda. Por ejemplo, Fannie Mae ofreció una opción para comprar una casa con tan poco como un pago inicial del 3%, además de ayuda financiera para renovaciones y mejoras eficientes de energía para tu casa una vez comprada.

Muchos gobiernos estatales, como el de California y Michigan, también ofrecen asistencia a los nuevos propietarios de viviendas. Por ejemplo, si vives en Michigan, puedes calificar para recibir asistencia para el pago inicial de hasta US$7.500 en una casa con un costo de hasta US$224.500, siempre y cuando tengas un buen puntaje crediticio y estés dispuesto a tomar la clase de educación para Compradores de Viviendas del estado.

Encontrar una casa con un buen potencial de reventa

Comprar una primera vivienda significa que tienes la intención de venderla en un futuro cercano, idealmente obteniendo una ganancia. Si bien el mercado inmobiliario puede ser impredecible en ocasiones, y no hay garantías de que una casa siempre aumentará en valor a lo largo de los años, hay definitivamente algunas cosas a buscar que harán más probable que puedas obtener algún beneficio.

Primero, considera la ubicación de la casa. A la gente le gusta comprar casas que ofrecen la conveniencia de reducir el tiempo que lleva transportarse hacia ella, por lo que cualquier casa que esté cerca de una escuela, de lugares de trabajo o de un centro comercial será atractiva. Las casas cercanas a una ruta de tránsito importante o de una autopista también pueden tener una gran demanda, siempre y cuando no estén tan cerca como para que el ruido del tráfico sea problemático.

A continuación, observa el entorno de la casa. Una casa con una bonita vista de un parque cercano desde la ventana trasera atraerá a más compradores que una casa que está al lado de un depósito de chatarra. Si es posible, explora el vecindario y habla con los vecinos. Averigua si se producirá algún cambio en el área que pueda afectar el valor de reventa en el futuro. Alguien puede estar vendiendo una casa hoy debido al ruido que provocará la construcción que ha sido programada para los próximos dos años, pero, si estás dispuesto a soportar eso, descubrirás que tu casa será muy atractiva para los demás una vez que la construcción programada cese.

Además, considera el diseño de la casa. Las familias jóvenes querrán una casa con tres o cuatro dormitorios y, a menudo, con dos baños. Los armarios más grandes son siempre mejores que los pequeños, con un vestidor en el dormitorio principal como meta ideal. Presta especial atención a la cocina y a la sala de estar. Las habitaciones principales grandes con mucha luz natural atraen a los compradores.

Finalmente, fíjate en el patio. Los árboles grandes se pueden ver bonitos desde la calle, pero son menos atractivos si bloquean la vista o si ensucian con hojas el desagüe. Los árboles viejos también pueden aumentar tus costos si tienen que ser removidos de su lugar.

Inspección y tasación de la vivienda

Antes de finalizar el pago de una hipoteca, tu banco probablemente querrá que la casa sea tasada para asegurarse de que vale lo que estás pagando por ella. Además de esto, también deberías hacer inspeccionar la casa. En la mayoría de los casos, los inspectores de casas tienen licencias emitidas por el estado. Una inspección puede indicarte si hay algún problema con la casa que podría no ser visible a simple vista, como una grieta en los cimientos, cableado insuficiente, problemas de plomería o un techo que necesite reparaciones inmediatas. Asegúrate de que el inspector revise la calidad del agua y del aire en el hogar, además de buscar la presencia de termitas y otros insectos que destruyen la madera, hongos, moho y otros alérgenos. El inspector proporcionará un informe escrito, pero es una buena idea estar presente durante la inspección para que puedas hacer preguntas sobre la casa.

Entendiendo sobre patrimonio neto y tasación

Un concepto erróneo común entre los compradores de viviendas nuevas es creer que el dinero que pagas cada mes contribuye al patrimonio neto de tu casa. En los primeros años, la mayor parte de tu dinero está pagando los intereses, en lugar del monto principal de tu préstamo. Después de un año de pagar en una hipoteca de US$240.000, típicamente pondrías sólo alrededor de US$1.300 del capital total. Luego de cinco años, tus pagos habrían cubierto alrededor de US$7.500 del capital total.

En lugar de que tus pagos hipotecarios vayan acumulando patrimonio neto durante los primeros años de propiedad de la vivienda, generalmente es un aumento constante en el valor de tu vivienda lo que genera un aumento del patrimonio neto. A veces puedes incrementar el valor de la casa pintándola, renovándola y haciéndola más atractiva para los compradores. En la mayoría de los casos, sin embargo, el valor de tu casa estará ligado al mercado inmobiliario local, que puede fluctuar de comunidad a comunidad. Los despidos por parte de un empleador local importante, una recesión u otros factores fuera de tu control podrían significar que tu casa podría venderse a menos valor de lo que la compraste en un futuro cercano. La verdad es que comprar una primera vivienda, como cualquier inversión, viene con riesgos, así que mientras más investigues, mejor será.

Este artículo fue realizado con la ayuda de sapling.com

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article