¿Cuáles son los derechos de un inquilino sin contrato?

Si alquilas una propiedad sin un contrato de arrendamiento por escrito, a esto se le conoce como “tenencia a voluntad”. Aun así, existen varios derechos que están garantizados por las leyes de tu estado, las cuales protegen a cualquier inquilino. En ciertas situaciones, no tener un contrato de arrendamiento también puede beneficiarte, ya que la tenencia a voluntad influye en el periodo de las notificaciones que tú o el arrendador se hagan uno al otro como parte de alguna acción, como por ejemplo, la terminación del arrendamiento o una orden de desalojo.

Puedes alquilar un inmueble mediante un convenio verbal o contrato de arrendamiento.

El arrendamiento por escrito contra el arrendamiento implícito

No es necesario que tengas un contrato escrito para alquilar una propiedad y mantener los derechos de los inquilinos comunes, ya que tienes un acuerdo implícito, basado en un acuerdo verbal entre tú y el propietario. Este generalmente tiene una duración de al menos un período igual al que hay entre los pagos del alquiler. Sin embargo, esto varía según la jurisdicción. Por ejemplo, si pagas tu alquiler el día primero de cada mes, entonces tienes un arrendamiento implícito de mes a mes.

Aunque un contrato de alquiler por escrito a menudo cuenta con varias cláusulas que describen los derechos y responsabilidades, tanto tuyos como del propietario, es importante considerar que las leyes estatales o locales sobre la relación arrendador-inquilino aplican incluso cuando no cuentes con uno. Por ejemplo, si las leyes de tu estado indican que el propietario debe notificar al inquilino 24 horas antes que entrará a su residencia para hacer reparaciones o realizar alguna inspección, el propietario debe cumplir con este requisito aunque no tengas un contrato por escrito.

Opciones para la terminación del arrendamiento

Si deseas mudarte, puedes hacerlo notificando al propietario dentro de un periodo previo de al menos igual al del arrendamiento y que termine el día en que usualmente haces el pago de la renta. Por ejemplo, en un arrendamiento de mes a mes, debes avisarle al propietario con 30 días de antelación que desocuparás la propiedad. Considera que no tienes que pagar ninguna penalidad porque no existe un contrato.

Del mismo modo, el propietario de la vivienda normalmente no necesita darte una razón para no cancelar el acuerdo. Puede enviarte un aviso informándote que no te renovará el alquiler y que debes desocupar su propiedad en una fecha específica que, en muchas localidades, es cuando menos 30 días después de la próxima fecha de vencimiento de tu renta. Esto significa que normalmente tendrás por lo menos un mes para encontrar un nuevo lugar para vivir y mudarte, aunque siempre puedes tratar de negociar con tu arrendador un tiempo adicional.

Cómo recuperar tu depósito de seguridad

Cuando te mudas a una propiedad de alquiler, es posible que el propietario te pida un depósito de seguridad para el caso de que esta sufra algún daño. Él deberá devolver este depósito después de un cierto tiempo, ya que hayas desocupado la propiedad y devuelvas las llaves, restándole cualquier deducción por reparaciones que corresponda. Dependiendo de las leyes de tu estado, este período puede ser más corto para los inquilinos que tienen un contrato verbal. En Maine, por ejemplo, el límite es de 21 días para un inquilino a voluntad y de 30 días para uno con contrato de arrendamiento.

Qué es un aviso de desalojo

El desalojo es un proceso legal a través del cual un propietario puede sacar a un inquilino legalmente de una propiedad que haya dado en alquiler. Las leyes estatales y locales especifican los motivos para solicitar el desalojo, que generalmente incluyen la falta de pago del alquiler, perturbar la paz, participar en actividades ilegales, incumplir otros términos del contrato (como tener una mascota en un edificio que no lo permite), o quedarse más tiempo después de que haya finalizado el contrato de arrendamiento o tenencia. A pesar de ello, tienes derecho a ser notificado y a una audiencia ante la corte antes de que te obliguen a salir de tu casa, incluso si solamente cuentas con un acuerdo oral de arrendamiento.

En la mayoría de las localidades, los propietarios están obligados a enviarte una notificación por escrito antes de presentar un caso de desalojo ante la corte. Dependiendo de tu jurisdicción, el aviso te indicará que resuelvas el problema (pagar tu alquiler o dar solución a un problema de mantenimiento) o que te mudes dentro de un tiempo específico. En otros, no te darán oportunidad de resolverlo. Solamente recibirás la indicación de que te mudes.

Si no desocupas la propiedad o haces las reparaciones necesarias dentro del período especificado, el propietario puede ir a la corte y pedirle al juez que ordene tu desalojo. Tendrás derecho a asistir a la audiencia y tú, o tu abogado, podrán presentar razones por las cuales no se considera que debas ser desalojado. Si finalmente el juez emite la orden judicial de desalojo, recibirás una notificación y un adjunto del alguacil o agente especial llegará a tu casa para hacer cumplir esta orden de la corte.

×