Comprar o alquilar: una lista de pros y contras

Escrito por Freddy Fernandez Torres ; última actualización: April 18, 2018

Alquilar o comprar: la pregunta del millón de dólares

Es un agradable problema tener que decidir entre comprar o alquilar tu próxima residencia. Si estás frente a este dilema, es probable que ya hayas realizado algunas movidas financieras acertadas. Pero tener el dinero para comprar una casa no significa que sea el momento adecuado para hacerlo ni que la opción sea la correcta. Del mismo modo, alquilar puede resultar más costoso a corto y largo plazo. La decisión de comprar o arrendar también depende del mercado inmobiliario en tu área, de tu estilo de vida y de tus planes futuros. Considera los pros y los contras de alquilar o comprar antes de decidirte por un lugar donde establecerte.

Pro de alquilar: Normalmente la mensualidad es más barata

Alquilar cuesta menos que ser propietario en casi todas las ciudades. Según el Canal de Noticias del Consumidor y Negocios (CNBC por sus siglas en inglés), poseer una casa es 54% más caro que alquilar. Una encuesta de 2015 sobre el costo de la vivienda determinó que en Estados Unidos la media del alquiler mensual era de US$ 959. En resultados medidos por otra encuesta, se estableció que el costo promedio mensual de una vivienda hipotecada era de US$ 1,492. Esta diferencia en el pago mensual se explica por el total de tarifas asociadas a la propiedad, como la amortización del capital de la hipoteca, los intereses, los impuestos a la propiedad y el seguro contra riesgos.

Como inquilino, disfrutas de una tarifa mensual fija durante la vigencia de tu contrato de arrendamiento. En un condominio, también pagas la cuota mensual que te corresponde como proietario y, si obtienes una segunda hipoteca, debes sumar a tus costos mensuales de vivienda los correspondientes pagos de capital e intereses.

Los arrendatarios no experimentan las mismas fluctuaciones en costos mensuales o anuales que viven los compradores. La tasa de interés puede aumentar si el préstamo es una hipoteca de tasa variable. Si has presentado un reclamo a tu seguro contra riesgos, tus primas serán más elevadas. Y si el condominio incrementa tu cuota o la ciudad aumenta sus tasas de impuesto a la propiedad, tú pagas esas cuentas como propietario, pero no como arrendatario

Los propietarios también deben asumir grandes reparaciones, a menudo impredecibles, como poner un nuevo techo o reparar la plomería. Se calcula que para una vivienda en condiciones normales, los costos anuales de mantenimiento oscilan entre uno y cuatro por ciento del precio de compra. Como inquilino, puedes llamar al propietario o al administrador de la propiedad para que se haga cargo del problema sin que eso implique un costo adicional.

Contra de alquilar: Es más caro en ciertas ciudades

En algunas ciudades en realidad es más caro alquilar que comprar, especialmente en las áreas del Sur y Medio Oeste de Estados Unidos. En estos lugares, el bajo costo de la vida junto con mercados de vivienda favorables, hacen que comprar y tener una casa sea menos costoso que alquilar.

Una encuesta realizada en 2017 por el sitio web SmartAsset, especializado en finanzas, determinó que era más barato comprar una casa de US$ 200.000, bajo el supuesto de que el comprador realizara un pago inicial de 20 por ciento y una tasa de interés modesta de 4,5 por ciento. En las 10 principales ciudades donde los mercados inmobiliarios favorecían la compra, los alquileres eran dos o tres veces más altos que la suma mensual de pagos por amortización de capital e intereses de la hipoteca.

Pro de comprar: Sentido de estabilidad y permanencia

Si tu vida requiere de más estabilidad y no tienes planes de buscar un gran empleo en otro lugar o de de hacer una mudanza familiar durante los próximos cinco años, comprar puede ser beneficioso. Menos de 40 por ciento de las personas por debajo de los 35 años de edad son dueños de sus hogares y más del 60 por ciento de las personas mayores de 35 son propietarios. Compara esas cifras con la que indica que más del 80 por ciento de las personas mayores de 65 años son dueñas de sus casas, y es fácil ver que los "millenials" echan menos raíces que las personas mayores. Los cambios en la vida, como el matrimonio, comenzar una familia y obtener estabilidad en el empleo, también tienden a aparecer más adelante en la vida, y hacen que la compra sea más fácil y deseable para las personas de la categoría de 35 y más años de edad.

Contra de comprar: Es algo permanente

Comprar requiere mucho más compromiso que alquilar. Las mejores hipotecas vienen con un plazo de amortización de 30 años y salir de una de ellas puede requerir refinanciamiento o venta de la vivienda para pagar la deuda. Esto implica que un cambio importante en las circunstancias familiares o económicas, como la pérdida del trabajo, un divorcio o el aumento del tamaño de la familia puede hacer que su hipoteca deje de ser asequible o que tu hogar ya no sea adecuado. Vender una casa es costoso y es posible que el mercado no favorezca la venta exactamente cuando necesites hacerla, lo que te podría ocasionar una pérdida financiera o un golpe importante en tu crédito si no puedes pagar la hipoteca y te ves obligado a declarar bancarrota o enfrentar una ejecución hipotecaria.

Pro de alquilar: Menos responsabilidad

Poder llamar al propietario para que se haga cargo de las reparaciones es una de las principales ventajas del alquiler. No importa cuán grande sea el problema, en la mayoría de los casos, le corresponde al propietario mantener la propiedad y hacer las reparaciones. A menos que el daño lo hayas causado por negligencia o intencionalmente, es el dueño de la casa el responsable de pagar la factura y asumir las reparaciones. Esto hace que la vida de alquiler sea mucho menos estresante y costosa que cuando eres el propietario de una vivienda.

Las leyes de propietarios e inquilinos, que varían según el estado y la ciudad, protegen a los inquilinos cuando se trata de las condiciones de la vivienda, lo que hace que los propietarios sean responsables de mantener la propiedad a la altura y atender las reparaciones de manera oportuna. Un vivienda de alquiler tiene que ser habitable y segura para vivir. Por ejemplo, los propietarios tienen que instalar detectores de humo y eliminar el moho o la pintura a base de plomo del inmueble a alquilar. También tienen que arreglar fugas y reparar o reemplazar los electrodomésticos rotos.

Como arrendatario, también puedes comprar un seguro para inquilinos para proteger tus pertenencias en caso de incendio, inundación o robo. El seguro también puede pagar los costos de tu vivienda si tienes que mudarte de una propiedad debido a un daño severo.

Contra de alquilar: Menos control, libertad y privacidad

Debido a que los propietarios se encargan del mantenimiento y las reparaciones, es posible que tengas que esperar más tiempo de lo que deseas para que se arreglen las cosas. Tampoco tienes voz en las modificaciones hechas a la vivienda, la marca de los electrodomésticos, el color de la nueva alfombra y la pintura, o el atractivo estético de los nuevos gabinetes o pisos que se instalen.

El propietario también puede impedir que pintes su propiedad, agregues elementos o tengas mascotas o invitados a largo plazo. Además, los propietarios tienen el derecho de ingresar a su propiedad con el aviso correspondiente, terminar el contrato de arrendamiento según las condiciones acordadas e incrementar el alquiler o cambiar las reglas cuando expire el contrato que lo rige. Por lo general, los arrendadores también realizarán profundas verificaciones de tus antecedentes y créditos antes de alquilar su vivienda.

Pro de Comprar: Una inversión inteligente

Los bienes inmuebles son una de las principales formas de acumular riqueza a lo largo del tiempo. La advertencia es que debes poder pagar tu casa. También debes pagar tu hipoteca para generar equidad. Los aumentos en el valor de las viviendas también te pueden ayudar a incrementar tu capital, pero debido a que los mercados inmobiliarios experimentan cambios impredecibles, no te puedes confiar únicamente en la apreciación del valor de la vivienda para obtener ganancias.

Comprar es buena idea si crees que estarás en esa casa durante al menos cinco años. Después de eso, la mayoría de los propietarios llegan al "punto de equilibrio", donde pueden vender su casa con ganancias pagando su hipoteca y todos los costos de venta, recuperando el pago inicial y los costos de cierre, para salir con dinero sobrante de la venta. Si no planeas quedarte en esa vivienda durante al menos cinco años, la mayoría de los expertos te sugiere alquilar.

Contra de comprar: Cambios en el mercado de viviendas

Homeowners in the 1990s and early 2000s who felt the market downturn the hardest might be the first to reconsider home ownership. When home values dip below what you own on a home, you have no way to sell a home to break even, getting out means filing for bankruptcy, losing the home in foreclosure, surrendering the home to the lender, or selling the home for less than you owe in a short sale, all of which drastically hurt your credit and short-term ability to buy again, obtain credit anywhere, and even rent.

Los propietarios de viviendas en la década de 1990 y principios de 2000, quienes sintieron lo que podría ser la más drástica caída del mercado, serían los primeros en reconsiderar el tema de la propiedad de la vivienda. Cuando los valores del mercado inmobiliario caen por debajo de lo que vale tu hogar, no tienes forma de vender la casa para equilibrarte. Salir de ella implica declararte en bancarrota, perder tu casa en una ejecución hipotecaria, entregar la vivienda al prestamista o venderla por menos de lo que debes, todo lo cual daña drásticamente tu crédito y tu capacidad de comprar nuevamente a corto plazo, obtener crédito en cualquier parte e incluso alquilar.

Este artículo fue realizado con la ayuda de pocketsense.com

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article