Ejemplos de objetivos empresariales

Escrito por Ana P. Ferrari última actualización: September 30, 2018

Aun cuando se diga de forma generalizada que una empresa es una organización de carácter económico y social conformada por personas, materiales y equipos con el propósito de obtener ganancias mediante la venta de bienes y servicios, bien sabemos que los objetivos empresariales van mucho más allá.

Te puede interesar: Obejtivos financieros empresariales

Los objetivos empresariales están vinculados a la naturaleza y tamaño de la empresa

En primer lugar, se debe reconocer que existen diferentes tipos de empresas por lo que no necesariamente todas buscan lo mismo o al menos detrás del propósito de obtener ganancias hay otras metas empresariales igualmente importantes.

Por ejemplo, tomando en cuenta la naturaleza jurídica de las organizaciones es claro que los objetivos de una empresa privada deben ser diferentes a los de una empresa pública. En estas últimas el afán de lucro es relegado muchas veces a un segundo plano y en su lugar se plantean como objetivos fundamentales propiciar una mayor cobertura social con sus productos y servicios.

De allí que si podría creerse que un objetivo fundamental de una empresa de telefonía privada podría ser alcanzar una mayor cobertura geográfica y tecnológica pero sin dejar de lado la búsqueda de una mayor rentabilidad.

Contrariamente, una empresa pública hidrológica, por ejemplo, es más razonable que se plantee como un objetivo vital abastecer de agua a una mayor cantidad de usuarios manteniendo costos e ingresos que le permitan seguir siendo operativa y eficiente.

Igualmente sucede si hablamos de empresas que se diferencian por su tamaño. Por ejemplo, los objetivos empresariales de una Pyme o de una microempresa no pueden ser los mismos que los de una gigantesca corporación.

Es posible que la meta principal de todas estas empresas sea consolidarse, ganar más y liderar el mercado, pero son las vías que tomen para llegar a esta meta las que definirán sus metas empresariales.

Por ejemplo, un objetivo empresarial natural de una microempresa es ser competitiva con poca disponibilidad de recursos, lo cual no sería precisamente el afán de una empresa grande a la que más bien le sobran recursos y debe buscar la manera de invertirlos.

Por su parte, en las Pymes podemos encontrar que como un objetivo fundamental lógico pueden establecer mantener actualizado su parque tecnológico sin descapitalizarse con el fin de prestar un mejor servicio.

Las dificultades desventajas o limitaciones pueden determinar los objetivos que guíen a las empresas

Una desventaja natural que tienen las grandes corporaciones es que se han hecho tan inmensas que pierden la cercanía con el cliente y con ello la forma de obtener información directa valiosa sobre sus productos o servicios.

Para estas empresas de voluminosas dimensiones esta falta de datos sobre la calidad de sus productos o servicios o la satisfacción de los usuarios puede generarle pérdida de participación en el mercado e incluso hasta daños patrimoniales debido a demandas de los clientes.

Sigue leyendo: Qué es un objetivo de negocios

La RSE comprende una de las metas empresariales de la empresa moderna

Uno de los objetivos puntuales de estas grandes empresas dirigidos a evitar estas pérdidas sería alcanzar un mayor conocimiento personal de los clientes o alcanzar una identificación plena con las comunidades a las que abastecen, esto mediante una adecuada gestión de Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

Estos objetivos vinculados con la RSE no son exclusivos de las grandes compañías pero debido a sus magnitudes o complejas estructuras es lo que se les plantea como reto a lograr para seguir liderando el mercado.

Se trata de una tendencia en la que la RSE ha dejado de percibirse o equipararse con la filantropía o la beneficencia y ahora se le da el enfoque correcto: una relación de ganar – ganar entre la empresa y la sociedad.

De allí que sin importar la naturaleza o el tamaño de las empresas, ahora son muchas las organizaciones que entrelazan su misión empresarial con la RSE.

En otras palabras, la RSE se ha convertido en una prioridad para el mundo empresarial moderno y en este sentido define sus objetivos empresariales.

Bajo este nuevo paradigma los objetivos que guían los planes, estrategias y actividades de estas empresas ahora se conciben dentro de un escenario donde la obtención de ganancias económicas está estrechamente vinculada con el desarrollo humano.

En esencia, actualmente muchas empresas se plantean como objetivo fundamental llevar a cabo una gestión de recursos eficientemente productiva pero que bajo ningún concepto implique el daño al entorno o ecosistema.

Al contrario, uno de los objetivos fundamentales de la empresa moderna es que esa procura de mayores ganancias signifique asimismo una sólida contribución al mejoramiento sistemático de la sociedad.

No dejes de leer: Cuatro componentes de la responsabilidad social corporativa

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.