¿Qué es un consumidor crítico?

Escrito por Araceli Rodriguez última actualización: June 04, 2018

A nivel psicológico existen tres tipos de consumidor: El compulsivo, el crítico y el impulsivo, dependiendo de la forma de decidir y actuar antes de realizar la compra.

¿Qué tipo de consumidor crees ser?

A veces es muy fácil definirse como consumidor, sin embargo, un análisis exhaustivo de la forma como respondes ante ciertas situaciones será lo que determine en que tipología encajas.

No dejes de leer: Tipos de compradores

Veamos las características de cada uno:

Consumidor Compulsivo: Tal como su nombre lo sugiere, tiende a no controlar su intención de compra. Lo hace de manera frenética, sin reparar en el costo o la necesidad que tenga del producto. Algunos negocios se dirigen a este tipo de comprador ofreciéndole productos vistosos o innovadores, porque saben que en estos consumidores el primer contacto es esencial, pues lo vio, le gustó y lo compró, sin detenerse a pensar la utilidad que le dará o hasta cuando le durará la satisfacción que siente con la compra efectuada.

Aunque esto pudiera representar una ventaja para las empresas orientadas a este tipo de comprador, la verdad es que este comportamiento consumista es tan negativo para la persona como para el negocio, porque generalmente este tipo de comprador suele sentir arrepentimiento una vez que ha adquirido el producto, y sintiéndose culpable tiende a desecharlo rápidamente, sin llegar a probar debidamente sus cualidades.

Por lo tanto, este comprador no dará testimonio de la calidad del producto y eso naturalmente es malo para el negocio, pues se supone que la empresa no se mantendrá con esa sola venta registrada. Los países y empresas que invierten en calidad son una fuente segura de empleo.

Además, los estudios indican que este tipo de consumidor es el menos numeroso, y como responde más bien a un desorden psicológico, a este tipo de personas se les supervisa y controla para que no efectúen compras nerviosas.

Comprador Impulsivo: Es muy parecido al comprador compulsivo, solo que este responde a la fidelidad hacia una marca o producto. Digamos que es aquel que suele comprar por placer o por moda. Muchas campañas publicitarias van dirigidas a estos consumidores, pues por lo general solo necesita saber que un producto de tal marca salió a la calle para que se lancen a comprarlo.

Aunque este tipo de comprador es beneficioso para la empresa porque naturalmente sostiene las ventas esta impulsividad también obliga a que continuamente se estén realizando inversiones para la producción de nuevos productos.

Por otro lado, como esta impulsividad no tiene una sólida base racional sino que está sujeta a los sentimientos o afectos que despierta en el consumidor dicho producto, nada garantiza que el cliente mantendrá esta preferencia. Dicho de otra forma, el cliente lo adquiere no por las cualidades del producto sino por el apego que siente hacia la marca y esto por alguna razón puede cambiar, así como cambia la moda.

De hecho, los estudios indican que debido al notable incremento en la oferta de productos (especialmente a través de Internet y las redes sociales) y de lado contrario las amenazas de crisis económica, hay una tendencia hacia una mayor cantidad de consumidores que no se dejan llevar por la impulsividad, sino que tienden a reflexionar antes de una compra, es lo que se conoce como comprador crítico.

Comprador crítico: Es el que reflexiona antes de cada compra. Se pregunta sobre la verdadera necesidad del producto y las alternativas que tiene para satisfacer tales necesidades. En otras palabras, compra lo que realmente necesita.

Por lo tanto, aunque también puede ser impresionado por los colores o las bonitas formas de un producto, tiende a resistir el impulso de adquirirlo. De allí que las empresas además de la atractiva apariencia del producto se preocuparán en ofrecerle información sobre las cualidades del mismo, a fin de convencerlo.

Hasta hace poco los consumidores críticos eran asociados con la adquisición de bienes costosos como casas, vehículos, terrenos… pero hoy en día la realidad es otra, pues la ama de casa ante la compra de frutas de diferentes tipos y tamaños suele aplicar las mismas herramientas de análisis que un inversionista aplica para la adquisición de títulos valores.

¿Cuáles son las herramientas empleadas por el consumidor crítico?

Las herramientas que emplea un comprador racional ante una posible compra pueden resumirse en cinco: Conocimiento, investigación, autoconocimiento.

Conocimiento

Una forma de tomar la mejor decisión ante una compra es conocer las cualidades del producto: disponibilidad, precio, tipo, marca… Un comprador crítico compra solo que conoce bien, sea una lechuga o un teléfono. Este conocimiento es lo que le garantizará que el producto adquirido satisface su necesidad.

Pero ¿Qué pasa si no conoce suficientemente el producto y lo necesita? Entonces, se pondrá a investigar.

Investigación

No se puede ser experto en todo, y esto lo reconoce el consumidor crítico. Por lo tanto, antes de comprar, ya sea un libro o un automóvil, hará un sondeo de las librerías o las agencias automotrices donde puede conseguir el producto, pero antes de visitar estos sitios habrá revisado diversas páginas en busca de información y consultado a algunos amigos que puedan recomendarle una buena lectura o un coche que se adapta a su presupuesto y personalidad.

Autoconocimiento

Precisamente conocerse a sí mismo es lo que principalmente distingue al consumidor crítico de los otros consumidores, porque está al tanto de sus fortalezas y debilidades. De allí que sabrá si está efectuando una compra por placer, por necesidad o por una mezcla de ambos.

Algo que también es importante es que un comprador que se conoce a si mismo tiene conciencia de las limitaciones de su presupuesto, por lo que no contraerá deudas innecesarias y dará el justo valor al producto adquirido, no creando falsas expectativas a la empresa.

Este antiguo aforismo griego de conócete a ti mismo que estaba en el tempo de Apolo es la base para convertirse en un comprador crítico que supera la simple percepción de un producto y llegar a hacer adquisiciones inteligentes que no causen arrepentimiento, no vacíen el bolsillo y justifiquen las campañas publicitarias.

Te puede interesar: Cómo escribir un análisis crítico

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.