Cómo afectan el beneficio marginal y el costo marginal para comprar una casa

Escrito por Ana P. Ferrari última actualización: October 15, 2018

El célebre economista, autor, ex asesor económico de la Casa Blanca y profesor de Harvard Nicholas Gregory Mankiw postuló a principios de siglo que: “varios principios económicos entran en juego en la toma de decisiones de los individuos, como la compra de una vivienda. Tomar decisiones implica enfrentar concesiones y el costo de lo que se decide comprar debe compensar el costo de lo que se abandona por ello.”

Bajo el contexto de microeconomía o economía del hogar y finanzas personales el costo marginal y beneficio marginal se conjugan como costes de oportunidad y es precisamente a lo que Mankiw se refiere con las “concesiones de las decisiones” y el “costo de lo que se abandona.”

La decisión de comprar una casa es la decisión financiera más importante que la mayoría de la gente hará al menos una vez en su vida, por lo que merece una cuidadosa consideración de varios factores y por qué no, el efecto marginal.

Cuando se enfocan los beneficios marginales y los costos marginales, en el contexto de determinar el valor total de una casa, pueden pesar mucho en la decisión. Estos son factores que a menudo no tienen un precio explícito, además de añadir o restar valor derivado de una casa en particular.

En este artículo entregamos el enfoque de costo marginal y beneficio marginal para referirnos a los costos de oportunidad y beneficios que deben considerarse entre otros factores ante la decisión de comprar una vivienda.

Te puede interesar: La teoría del costo en economía

Beneficio marginal ante la compra de una casa

El Consejo para la Educación Económica (CEE, por sus siglas en inglés) define el beneficio marginal como "el cambio en el beneficio total resultante de un curso de acción".

International Business Economic Blogspot nos explica que en el contexto de la compra de una vivienda el beneficio marginal se asocia con ciertos “cambios marginales” o “ajustes incrementales” que se consumarán para cada plan de acción alterno disponible.

Al comprar una casa, factores tales como el tiempo de los traslados, la gasolina que se ahorra al vivir cerca del trabajo, la calidad superior de la educación adquirida, los bajos costos de servicios, son beneficios marginales.

Estas consideraciones son en gran medida intangibles, pueden no parecer como una figura de la línea de fondo en la compra, sin embargo tienen el potencial de cambiar el beneficio total derivado de la compra de una casa sobre otras posibles opciones.

Te puede interesar: ¿Cuánto cuesta construir una casa personalizada?

Costos marginales en la compra de una vivieda

El CEE define los costos marginales como "el cambio en el costo total que origina determinado curso de acción".

El mantenimiento de un gran patio o la necesidad de contratar jardineros, pintores o empresas de seguridad y dispositivos electrónicos son ejemplos de gastos a considerar al comprar una casa. Estos representan los costos marginales asociados a una casa en particular. Estos gastos necesariamente afectan el coste de la vivienda en el largo plazo.

Cuando se toma la trascendental decisión de comprar una vivienda la persona ha sopesado el costes marginales de esa compra como la amortización de una hipoteca contra el alquiler de una propiedad a lo que se añaden beneficios marginales como la seguridad, sentido de pertinencia e incluso protección fiscal.

Te puede interesar: ¿Cómo vender mi casa para comprar otra?

El coste de oportunidad en la compra de vivienda

Al comprar una casa, el beneficio total y el costo total de la vivienda sólo pueden conocerse una vez que los costos de oportunidad hayan sido considerados.

Los costos de oportunidad representan los beneficios o bondades que dejas de percibir por tomar determinada decisión, en este caso elegir un inmueble entre distintas alternativas. Como explica International Business Economic Blogspot como resultado de las concesiones que enfrentan las personas, deben tener cuidado al analizar todos los costos y beneficios que acompañan a cada opción disponible.

Un aspecto importante de un beneficio marginal o costo marginal es la disminución de ingresos que puede resultar de cualquiera de ellos. Por ejemplo, un beneficio marginal, tal como pisos de madera puede convertirse en un gasto.

Los pisos de madera pueden añadir valor total a una casa, pero si llevan el precio de la vivienda por encima de su presupuesto, el aumento de los pagos de la hipoteca por una casa más cara puede absorber el dinero que podría usarse para la compra de ropa o viajes.

Del mismo modo, la instalación de un sistema de monitoreo de seguridad puede no parecer como un costo marginal muy grande, pero el aumento de los costos de las tarifas mensuales de monitoreo podría comenzar a crear gastos en los que de otro modo no se hubiesen incurrido.

Bajo el enfoque de coste de oportunidad, considera todos los costos y beneficios que cada opción de inmueble presenta. como ¿Cuánto se puede ahorrar en escuelas privadas por vivir en un distrito escolar mejor? ¿Cuál sería el costo de un año de distintas opciones de seguridad?

Asigna un valor a los beneficios o costos que no tienen un precio explícito. Los beneficios de vivir más cerca del trabajo pueden calcularse como más remuneración por trabajo de horas extras que de otra manera se gastarían en los traslados de una casa más lejana.

La meta óptima es encontrar una casa en la que el beneficio total, marginal y los costos de oportunidad, compensen el costo total.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.