¿Qué son los impuestos de la propiedad?

Los gobiernos necesitan dinero para operar, y gran parte de ese dinero se recauda a través de los impuestos. Pagas impuesto sobre la renta por el dinero que ganas, y también pagas impuesto por la propiedad que posees. Los impuestos de la propiedad son recaudados por los gobiernos para poder proporcionar servicios tales como mantenimiento de drenaje y alcantarillado, agua potable, fuerzas del orden, protección contra incendios y educación.

El monto del impuesto a la propiedad se basa en dónde se encuentra la propiedad y cuánto vale.

¿Qué son los impuestos de la propiedad?

El sistema de impuestos de la propiedad en los Estados Unidos se remonta a 1796, cuando siete de los quince estados optaron por poner un impuesto uniforme sobre la propiedad. Aunque doce de estos estados gravaban el ganado, solo cuatro gravaban las propiedades por valuación. Esto cambió a lo largo de los años hasta que todos los municipios, condados o estados adoptaron gradualmente las políticas de impuestos de la propiedad.

Tu gobierno municipal o del condado asigna un valor a cada lote de propiedad en su jurisdicción. Este valor se valúa periódicamente y se ajusta al alza o a la baja en función de diversos factores. Esto puede cambiar la cantidad de tu impuesto. Un tasador profesional suele utilizar el valor justo de mercado para determinar el valor de tu propiedad. El tasador puede ser un funcionario electo, dependiendo de la jurisdicción.

¿Qué propiedad está gravada?

El valor de tasación de tu propiedad no se basa solo en el terreno en el que se encuentra. La valuación también se basa en el valor justo de mercado de las construcciones anexas en la propiedad. Esto puede incluir construcciones como cobertizos y garajes, así como tu hogar.

La propiedad personal tangible también está sujeta a impuestos, al menos en cierta medida, en 43 estados. Delaware, Hawaii, Illinois, Iowa, New York, Ohio y Pennsylvania no tienen impuestos de la propiedad personal tangible, mientras que Minnesota, New Hampshire, New Jersey, North Dakota y South Dakota solo imponen un impuesto de la propiedad personal en industrias seleccionadas, como los servicios públicos. El impuesto de la propiedad personal se puede valuar para automóviles, botes, vehículos recreativos e incluso muebles.

Impuestos sobre la propiedad comercial

Las empresas también deben pagar impuestos de la propiedad en muchos casos. Puede variar según las leyes locales, pero el proceso suele ser el mismo. El tasador local de propiedades asigna un valor a cualquier terreno o edificio que sea propiedad del negocio. En algunos estados, las empresas también pagan impuestos sobre el mobiliario, el equipo y los suministros utilizados para operar sus negocios.

Algunas empresas tienen exención de impuestos a la propiedad. Las organizaciones sin fines de lucro, como las iglesias y las organizaciones benéficas, a menudo están exentas del pago de impuestos de la propiedad siempre que cumplan con ciertos requisitos. Una organización debe presentar una solicitud ante el IRS para que se le otorgue el estado de organización sin fines de lucro para calificar.

Determinar las tasas de impuestos de la propiedad

El valor real de la propiedad que puedes obtener por tu casa si la vendes puede que no sea el mismo que el valor tasado que determina tus tasas de impuestos de la propiedad. El tasador puede usar uno de tres métodos para determinar el valor justo de mercado de tu casa.

El tasador observará las ventas comparables en tu vecindario al usar la tasa de valuación de ventas. Comparará las características, la ubicación y el estado de tu casa con otras que se hayan vendido en la zona y basará la valuación en el precio de como se vendieron las casas más similares. También se toma en cuenta los cambios y las condiciones generales del mercado que hayan ocurrido desde el momento en que se efectuaron las ventas de las demás propiedades. Tu valuación puede aumentar si has realizado mejoras o renovaciones en tu propiedad, aunque los tasadores generalmente no consideran ni examinan el interior de tu hogar.

El método de costo consiste en ver cuánto costaría reemplazar tu casa. Esto puede significar ver cuánto se ha depreciado una casa más antigua y ajustar el costo a la baja. La depreciación se tomaría en cuenta aún con las propiedades más nuevas, así como el costo de los materiales de construcción y la mano de obra que estarían involucrados si el edificio en la propiedad tuviera que ser reconstruido.

¿Cuánto podrías cobrar de renta en función de las condiciones actuales del mercado si decidieras rentar tu casa? Este es el enfoque que toman los tasadores si utilizan el método de valuación de ingresos. Se toma en cuenta el costo de mantenimiento y administración de la propiedad, así como los gastos asociados con el seguro y los impuestos.

El valor de tasación se multiplica en última instancia por el impuesto sobre bienes inmuebles o "el impuesto mil" para el área para llegar a una tasa impositiva. Un "impuesto mil" equivale a una décima parte de un centavo, por lo que pagarías US $1 de cada US $1,000 del valor de tu propiedad en impuestos.

Pagar tu factura de impuestos de la propiedad

Una gran parte del proceso de bienes raíces implica pagar los costos de cierre, y el pago de los impuestos iniciales de la propiedad a menudo se incluyen en estos costos. Por lo general, te pedirán que deposites de 12 a 13 meses de impuestos sobre la propiedad en una cuenta de depósito en garantía. Tu prestamista hipotecario se encargará de pagar tus impuestos sobre la propiedad de esa cuenta en el futuro.

Los pagos mensuales de tu hipoteca incluyen un cargo continuo por impuestos sobre la propiedad. Este dinero también va a tu cuenta de depósito en garantía. Tu compañía hipotecaria revisará el valor tasado de tu casa cada año y conciliará el saldo de tu cuenta de depósito en garantía. Puedes recibir un pago o una factura en este momento, dependiendo si los fondos en tu cuenta cubrieron el monto adeudado o si hubo algún excedente. La factura de tu hipoteca puede aumentar o disminuir periódicamente según la fluctuación que tenga el valor tasado de tu casa.

Impuestos de la propiedad sin hipoteca

Los propietarios de viviendas que pagan en efectivo por sus propiedades o que saldan sus préstamos hipotecarios siguen siendo responsables de pagar impuestos de la propiedad. Idealmente, tu tasador inmobiliario local te enviará un aviso de impuestos, junto con las instrucciones de pago. Pero debes hacer tu propia investigación sobre cómo se manejan los impuestos en tu área para que estés seguro.

Por ejemplo, puedes buscar la información del impuesto sobre la propiedad por tu dirección, apellido, número de lote o Número de Archivo Ancestral (AFN por sus siglas en inglés) en el condado de Cuyahoga, Ohio, y averiguar a cuánto asciende el impuesto y cuándo lo debes pagar. Puedes pagar tu factura a través del sitio web cuando tengas esta información.

¿En qué se usan los impuestos de la propiedad?

La forma en que se utiliza el dinero recaudado de los impuestos de la propiedad puede variar de una ciudad o condado a otro. Hay cinco servicios locales que normalmente están financiados con este impuesto, al menos en una parte.

Un sistema educativo sólido es importante para tu infraestructura local, independientemente de si tienes hijos en edad escolar, y parte del dinero generalmente se destina a esta causa. Los fondos estatales también se destinan a financiar las escuelas públicas locales, pero el modelo tradicional es que los impuestos de la propiedad sean los que paguen la mayor parte del costo.

La policía y los paramédicos llegarán rápidamente para ayudarte en una emergencia, y los impuestos de la propiedad financian estos servicios, así como los departamentos de bomberos locales. Estos impuestos locales ayudan a cubrir los salarios, suministros y otros costos relacionados con la seguridad pública.

Las calles pueden quedar rápidamente llenas de baches y partes desniveladas si no se realiza un mantenimiento de rutina. Los impuestos de la propiedad ayudan a mantener las vías terrestres transitables y en buen estado.

La limpieza también es una parte importante del mantenimiento de tu comunidad. Tus impuestos de la propiedad pagan servicios públicos como la recolección de basura, la gestión de aguas pluviales y la limpieza de calles.

Algunos parques, áreas verdes e instalaciones recreativas también se financian con impuestos de la propiedad, en su totalidad o en parte.

Deducciones fiscales por impuestos de la propiedad

Los contribuyentes pueden reclamar una deducción por impuestos a la propiedad en sus declaraciones de impuestos anuales bajo el encabezado de "impuestos estatales y locales". Hay un límite en esta deducción. Puedes reclamar hasta US ​$10,000 al año en una declaración conjunta, o US ​$5,000 si estás casado y presentas una declaración por separado a partir de los años fiscales 2021 y 2022.

Reclamar una deducción por tus impuestos de la propiedad significa detallar los gastos y deducciones, en lugar de reclamar la deducción estándar para tu estado civil, y para hacerlo, debes presentar el Anexo A con tu declaración de impuestos. A veces, la deducción estándar es mayor que el total de todas tus deducciones detalladas en el Anexo A. Calcula tus impuestos con ambas opciones para ver cuál te brinda el mayor beneficio fiscal.

Si no sabes cuánto pagaste en impuestos de la propiedad, puedes obtener la información de la autoridad fiscal local. Solo puedes reclamar los impuestos que se pagaron en el año fiscal para el que estás presentando tu declaración. Solo contará la cantidad asignada a los impuestos sobre la propiedad, si tu compañía hipotecaria tomó el dinero de una cuenta de depósito en garantía, porque la cuenta de depósito en garantía también podría contener reservas para el seguro de propietarios de viviendas.

Impuestos de la propiedad después de la venta de una casa

Es raro que una casa se venda el primero o el último día del año, por lo que probablemente descubras que debes hacerte cargo de los impuestos de la propiedad ya caminado el año. El comprador generalmente reembolsa al vendedor al momento del cierre la cantidad de impuestos a la propiedad que el vendedor pagó durante el año mientras el inmueble era aún de su propiedad. Esto debe estar detallado en el contrato y acordado por ambas partes.

Por lo general, el comprador reclamaría la deducción de los impuestos pagados durante el año, incluido cualquier monto reembolsado al vendedor por los impuestos de la propiedad que pagó. El vendedor no puede reclamar impuestos sobre la propiedad por la vivienda vendida al momento de la declaración de impuestos si se le reembolsaron.

Impuestos de la propiedad no deducibles

Hay algunos gastos de impuestos de la propiedad que no puedes reclamar como deducción de impuestos. No puedes reclamar ninguna parte que pague por los servicios prestados directamente a tu propiedad, como la recaudación de impuestos o las tarifas fijas que cobra tu gobierno local, como una multa por no podar el césped.

Cualquier reembolso del depósito en garantía que tu compañía hipotecaria pueda enviarte debe restarse del total que se ingrese en el Anexo A.

Impugnar del valor tasado

Si tus impuestos como dueño de la propiedad son más altos de lo que crees que deberían ser, puede ser porque tienes motivos para pensar que el valor tasado de tu propiedad no es el correcto. Hay ciertas medidas que puedes tomar.

Realiza una investigación exhaustiva. Revisa cuidadosamente la tarjeta de registro que está archivada en la oficina de tu tasador local. Asegúrate de que la descripción de tu casa sea precisa. Verifica la medida de superficie en pies cuadrados, el número de habitaciones, la superficie de terreno y cualquier otro detalle que pueda estar aumentando el costo.

Consulta el valor de mercado. Tu valuación debe estar en línea con las de casas cercanas de tamaño comparable y con superficie y amenidades similares, como una piscina en el patio trasero.

Puedes solicitar una apelación. La mayoría de las autoridades locales cuentan con un proceso para apelar tu valuación de impuestos. Asegúrate de haber recopilado toda la documentación y envía toda la información para su revisión. También verifica para asegurarte de que no te estés perdiendo de algún crédito al que tengas derecho en función de la elegibilidad por condición, es decir, por la condición de persona mayor, veterano militar o discapacitado.

Los impuestos de la propiedad son inevitables si eres dueño de una casa, pero puedes reducir su impacto financiero al reclamar una deducción de impuestos por tus pagos en tu declaración. Solo debes estar seguro de que valga la pena desde el punto de vista fiscal y que sea mejor que reclamar la deducción estándar anual.

×