¿Qué significa emitir bonos?

Escrito por Nelly Acosta última actualización: December 28, 2018

Cualquier institución financiera, corporación privada o entidad gubernamental pueden tener motivos para emitir bonos, es simplemente una de las formas de obtener financiación. En otras palabras, las compañías e instituciones suelen emitir bonos para recaudar capital.

Cuando una corporación, gobierno u otra institución emite bonos, efectivamente recibe un préstamo dinerario por parte de quienes compran el bono, un préstamo que conlleva intereses y cuyo capital invertido debe ser pagado en su totalidad.

Los bonos son llamados “instrumento de renta fija” junto a otros productos como letras del tesoro, pagarés corporativos, bonos cero cupón o de rendimiento implícito. Se denominan así porque a diferencia de la renta variable, a determinado tiempo previamente convenido, retornan tanto el capital como un rendimiento contractual o tácito.

Si el tenedor del bono desea recuperar su inversión antes del vencimiento, puede acudir al mercado de capitales y liquidarlo por un valor descontado por tal son instrumentos negociables fácilmente liquidables atendiendo al rendimiento prometido y la solvencia del ente emisor.

Te puede interesar: ¿Cómo encontrar las tasas históricas de bonos del Tesoro?

¿Por qué emitir bonos?

Para Investopedia.com hay motivos por los cuales las empresas pueden optar por emitir bonos en lugar de buscar financiación con la banca o emitir acciones.

Hay varias razones para preferir la emisión de bonos que el préstamo bancario, una de ellas puede ser que emitir bonos es menos costoso, en rendimiento o cupón que las corporaciones deben pagar a los tenedores de bonos en la gran mayoría de los casos es menor que las tasas activas de los bancos.

Adicionalmente al pedir préstamo ante la banca la empresa debe ser sujeto de ciertas restricciones e imposiciones como presentar garantías a satisfacción del acreedor, no emitir o suscribir otras deudas mientras el préstamo esté vigente o impedimentos para realizar adquisiciones o fusiones corporativas.

Emitir bonos implica para la empresa dinero más barato sin tales compromisos o limitaciones.

Una razón para optar por la emisión de bonos y no por el financiamiento con acciones comunes es que los bonos no comprometen la propiedad o dirección de la empresa.

La emisión de acciones entrega una parte de la propiedad de la empresa a un grupo cada vez mayor de nuevos accionistas con el consecuente reparto de ganancias sea cual sea el resultado neto.

No dejes de leer: Ventajas y desventajas de la emisión de acciones o de deuda a largo plazo

¿Cómo operan los bonos?

Los bonos son ofrecidos generalmente por las compañías, corporaciones, gobiernos estatales o federales, u otras instituciones.

Los inversionistas evalúan la credibilidad y fortaleza del ente emisor y deciden comprar o no los bonos. Sin embargo, el dinero que los inversionistas dan al emisor del bono tiene que ser reembolsado junto al rendimiento o cupón suscrito en el proceso de emisión.

La mayoría de los bonos también especifican pagos periódicos de intereses para el tenedor de bonos, por lo que el bono realmente actúa como un préstamo a determinado plazo por parte del tenedor de bonos al emisor.

Las normas de contabilidad generalmente requieren que las empresas registren la emisión de bonos en su balance como deuda, en lugar de patrimonio. A diferencia de muchos préstamos, la mayoría de los bonos se pueden transferir fácilmente después de la emisión. Por lo tanto, la ley considera que la mayoría de los bonos sean valores negociables, con sujeción a las leyes federales y estatales de valores.

Los términos y las reglas exactas que rigen la emisión de bonos suelen ser explicadas en el acuerdo de suscripción o contrato legal llamado prospecto. Los bonos suelen durar por un período fijo de tiempo, al final del cual llegan a la "madurez". Una vez que el bono llega al vencimiento, el emisor debe pagar la totalidad del monto de capital del mismo a sus tenedores.

El prospecto del bono explica detalladamente su propia fecha de vencimiento y la tasa de interés o cupón, si honrará o no pago periódico de intereses o rendimientos, así como cualquier norma especial que se aplica a la propiedad o a la renovación del bono.

Si una empresa tiene problemas financieros, o por otras razones, decide liquidar antes o después de la fecha de vencimiento de los bonos, es posible que existan limitados fondos disponibles para pagar los tenedores de bonos, accionistas, acreedores y otras partes en los que la empresa debe dinero.

En la liquidación, la ley requiere que una empresa pague a sus acreedores ante que a sus accionistas. Como los bonos se consideran deuda, los tenedores de bonos de la compañía tendrán derecho a la devolución antes que cualquiera de los accionistas. Dependiendo de las circunstancias, los tenedores de bonos deberán esperar para el pago hasta que se les haya cancelado a otros acreedores, como los titulares de prendas o hipotecas.

Todos los bonos por lo general se adhieren a las características anteriores, con una excepción, los bonos cero cupón . Estos bonos se diferencian de otros en que no tienen pagos de interés fijos. Por el contrario, la entidad emite el bono a un precio de emisión descontado y al inversor se le paga en la fecha de vencimiento, momento en que la empresa paga el bono a su valor nominal.

No dejes de leer: Características de los bonos

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.