x

Propósito del tratado de libre comercio

Escrito por Ana P. Ferrari última actualización: September 25, 2018

Un tratado de libre comercio, TLC o FTA (por las siglas en inglés de Free Trade Agreement) se establece entre dos o más países para fijar una zona de libre comercio de bienes y servicios a través de sus fronteras comunes.

Los tratados de libre comercio pueden considerarse como acuerdos multilaterales o bilaterales en materia económica con el fin de ampliar el mercado común, es decir, el comercio de bienes y servicios de los países integrantes mediante la eliminación de las barreras arancelarias o una rebaja sustancial en las mismas.

Los TLC como su nombre indica, favorecen el libre comercio de bienes y servicios siendo ese su alcance, ya que generalmente no van más allá en materia integración legislativa, monetaria o de libre movilidad de capitales y personas, como es el caso de la Unión Europea, por ejemplo.

Uno de los tratados de libre comercio de mayor renombre es el NAFTA o TLCAN, para designar al Tratado de Libre Comercio de América del Norte firmado en 1994 entre Canadá, Estados Unidos y México.

Valoremos el principal propósito y algunas implicaciones que traen consigo este tipo de acuerdo comercial regional el TLC.

No dejes de leer: Definición de un acuerdo comercial multilateral

¿Para qué se crea un tratado de libre comercio?

Los tratados de libre comercio en todo el mundo buscan el fomento y la integración en materia de comercio internacional. Su objetivo principal es reducir la importancia de las fronteras nacionales en relación con el intercambio comercial.

Un tratado de libre comercio, regula de forma paulatina el esquema arancelario, reduciendo los costos de importación y aunque representa un reto para los productores nacionales, trae consigo la libre competencia entre los productores de los países integrantes, sin la interferencia de los gobiernos. Éste es el fin último de la mayoría y posiblemente de todos los acuerdos de libre comercio.

La gran mayoría de los TLC se rigen por la normativa de la Organización Mundial de Comercio con sede en Ginebra, Suiza. Institución que promueve el intercambio internacional de bienes y servicios.

En términos generales un TLC busca entre otros objetivos los siguientes:

  • Revisión y supresión de las barreras que dificultan el libre comercio de productos y servicios.
  • Reducción paulita de aranceles.
  • Agilización de los mecanismos y procedimientos aduaneros.
  • Compromisos recíprocos de trato igualitario a inversionistas y a sus inversiones, así como mejor trato y preferencias respecto a los inversores extranjeros que no forman parte del tratado.

Te puede interesar: La diferencia entre un área de libre comercio y una unión aduanera

Implicaciones de los Tratados de Libre Comercio

Algo común y prioritario en los tratados de libre comercio, es la reducción gradual de los aranceles en el tiempo.

Un arancel es un impuesto a las importaciones, que se fija como medida “proteccionista” por lo que el bien importado resulta más costoso y por lo tanto, hace que la producción nacional sea más atractiva para los consumidores. El libre comercio busca eliminar los aranceles por completo. Esto le permite a las empresas invertir recíprocamente en las economías de cada uno con poco ajuste.

El aparato productivo de un país puede verse impactado por la firma de un tratado de libre comercio, por lo que previo a su suscripción los gobiernos deben asegurar un ambiente de competitividad y eficiencia de cara a los retos que el TLC representa. Así productores y empresas deben rediseñar sus procesos y ser más transparentes, ágiles y eficientes.

Las economías que puedan producir bienes de manera más eficiente pueden importar de forma libre a otros países. Los beneficiarios finales de un TLC son los consumidores, quienes pueden elegir y comprar entre una mayor variedad de productos a un precio inferior.

Los tratados de libre comercio, por lo tanto, tratan de colocar primero a los consumidores, dándoles muchas más opciones entre una amplia gama de productos nacionales e importados en lugar de subvencionar solo a los productores nacionales.

El libre comercio es una de las marcas de una economía moderna y global. Los productores y los consumidores, en lugar de los estados y gobiernos, se ponen primero. El propósito definitivo de todos los acuerdos de libre comercio es la creación de un mercado internacionalizado donde las fronteras ya no importan, donde los bienes y el capital puede moverse libremente con un mínimo de trámites.

Los tratados de libre comercio fomentan la buena voluntad entre los países a través de la cooperación económica.

En un TLC la eficiencia se ve recompensada con un mercado amplio y competitivo, sin embargo la ineficiencia se paga muy cara, la falta de adaptación implica perder terreno ante productores extranjeros.

Del lado de los consumidores, estos tienen mayores posibilidades para elegir entre los productos y dado que la competencia entre las empresas es mayor, los precios tienden a ser más bajos.

Buena parte de los tratados de libre comercio permiten que el capital se mueva libremente, evadiendo con ello muchas regulaciones locales sobre el medio ambiente o el trabajo.

Los tratados de libre comercio fomentan la apertura, eliminan cualquier control gubernamental sobre la actividad comercial y colocan este control en manos de las corporaciones. Dicho de otra forma, el libre comercio elimina la "política interna" de las transacciones económicas abriendo paso a intereses mutuos más que el proteccionismo interno.

En un documento oficial de la Organización Mundial de Comercio señala que la apertura que brinda el NAFTA ha permitido el incremento del empleo tanto el México como en Estados Unidos. Solo en 2011 en Texas se promovieron 1.2 millones de nuevas plazas de trabajo, muy similar a lo ocurrido en Arizona en 2016.

Muchas empresas Estadounidenses en marco del NAFTA establecieron filiales en los estados fronterizos mexicanos de Baja California, Sonora y Chihuahua en aprovechamiento de una mano de obra más barata. Hecho que fue criticado por muchos economistas en los Estados Unidos. Todas estas implicaciones son parte de la dinámica que implica los TLC.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.