x

Desventajas de los tratados de libre comercio

Escrito por Araceli Rodriguez última actualización: June 12, 2018

En el mundo globalizado actual donde se han reducido las distancias físicas a través de los avances tecnológicos se aprecia como un objetivo natural de desarrollo poder comerciar con libertad. De allí que muchos países se interesen en crear especies de sociedad, clubes o carteles donde no operen factores restrictivos como impuestos o aranceles. Estos acuerdos de tiempo indefinido a los que llegan los gobiernos de estas naciones en materia de inversiones, políticas de competencia, servicios financieros, telecomunicaciones, comercio electrónico, asuntos laborales, solución de controversias, entre otros, es lo que se conoce como Tratados de Libre Comercio (TLC)

Te puede interesar: ¿Cuáles son las barreras para el libre comercio?

Gracias a estos tratados comerciales algunos países firmantes han visto crecer ciertos sectores de su economía, como es el caso de México, quien pasó de exportar 69% de petróleo para Estados Unidos en 1982 a exportar en la actualidad el 80% en manufactura. Es decir, el país azteca ha diversificado sus exportaciones, al punto de que mucha de su producción de frutas, hortalizas y granos tiene como destino el mercado estadounidense.

Igualmente, los países integrantes del CAFTA han aumentado sus exportaciones a Estados Unidos, aumentando así los ingresos nacionales y sus índices de empleo.

Por otra parte, aunque otros países no han visto crecer las exportaciones hacia el país contraparte, han utilizado el TLC para obtener tecnología, insumos o materia prima necesaria para ampliar su capacidad de competencia productiva y exportar hacia terceros países, es decir, el tratado les ha abierto la posibilidad de conquistar nuevos mercados.

No obstante, aunque llegar a comercializar entre sí sin tener que pagar aranceles o impuestos podría significar una gran ventaja para estos países, también deben considerarse algunas circunstancias que pueden hacer de este acuerdo de comercialización un elemento perjudicial para la economía nacional.

¿A qué obstáculos y riesgos se enfrenta un país al firmar un TLC?

En primer lugar, deben considerarse las complicaciones que puede traer la comercialización de determinados productos para un país, que incluso puede llegar al riesgo de quiebra para determinados productores. Imaginemos, por ejemplo, a un país pequeño productor de naranjas que firme un tratado de libre comercio con otro con mayor capacidad de producción y menores precios, pues las naranjas de este último país abarrotarán los anaqueles del primero y hará insostenible la supervivencia de sus cultivadores de naranjas. Es decir, se trata de una cuestión de competitividad y equilibro de mercado.

Asimismo, el mercado local de un país puede hacerse dependiente de los productos foráneos, y un país dependiente de las importaciones verá complicada su estabilidad socioeconómica. De hecho, un país que importa más de lo que exporta, además de ver afectada su inflación, su balanza de pagos y su soberanía alimentaria, se expone a sufrir una fuerte crisis social cuando se produce un cuadro de escasez debido a la paralización de las importaciones.

Un ejemplo de esto es Venezuela, un país que actualmente solo produce un 20% de los productos que consume su población debido a la destrucción de su aparato productivo por las masivas expropiaciones llevadas a cabo desde 1999, primero por el gobierno de Hugo Chávez y desde el 2013 por el régimen actual de Nicolás Maduro.

En el caso venezolano, aprovechando los altos precios del petróleo que se produjeron durante el período 2003 – 2008 y sin que se produjera la firma de tratados comerciales, el gobierno de aquel entonces inició lo que se denomina una economía de puertos, una gestión administrativa nacional donde se le dio preferencia a los productos importados de Brasil, Argentina, China, entre otros, llegando a importarse prácticamente todo: alimentos, medicamentos, vestimenta, equipos, insumos…, y esto naturalmente generó una contracción productiva interna porque muchos fabricantes nacionales se vieron compitiendo en desventaja y vieron mermados sus ingresos, lo que al final derivó en una baja inversión y la disminución de la producción.

Mientras los precios del petróleo se mantuvieron altos no hubo problemas en abastecer el mercado venezolano con productos importados. El problema vino después con la caída del precio del barril de petróleo y la disminución de la producción petrolera, porque disminuyeron los ingresos de divisas y con ello la capacidad de pago de importaciones, produciéndose un agudo cuadro de escasez que generó una crisis humanitaria e incluso amenaza con una hambruna.

Esta misma situación puede producirse en aquellos países firmantes de un tratado donde no se atienda el interés de los productores nacionales. De allí que sea necesario tener mucho cuidado en la selección de los productos que sean eximidos del pago de aranceles.

Otro ejemplo de las desventajas que se encuentran detrás de los tratados de libre comercio lo ofrece la experiencia de los países sujetos a la compra de derechos de propiedad intelectual, comprendiendo que los TLC no se limitan exclusivamente a la compra y venta de productos o servicios o la exoneración de aranceles, sino que además tiene que ver con la legislación en materia de derechos de propiedad, lo que definitivamente puede limitar la capacidad de competir de las empresas pequeñas locales frente a gigantes multinacionales propietarias de patentes y marcas y manejadoras de grandes volúmenes de importaciones.

En definitiva, si no se atiende a ciertas particularidades de las economías nacionales durante la firma de tratados de libre comercio, en lugar de convertirse en una palanca de desarrollo, el TLC puede representar una inmensa barrera para determinados sectores productivos nacionales, especialmente de aquellos países firmantes con debilidades en el aparato productivo. Al final, en lugar de un escenario de sana competencia comercial donde los países involucrados obtienen ganancias y beneficios, puede transformarse en una feroz y desigual guerra comercial.

No dejes de leer: ¿Qué es una economía de libre empresa?

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.