Cómo escribir reportes de auditoría internos

Una auditoría interna es aquella que una organización ha dirigido sobre sí misma para brindar una evaluación precisa de los procesos que ésta emplea para llevar a cabo actividades comerciales. Generalmente hay cuatro etapas para hacer una auditoría. La primera es la etapa de planificación e incluye definir los objetivos y el alcance de la misma. El trabajo de campo es la segunda etapa del proceso e incluye participar en transacciones que la organización realice durante el curso habitual de negocios. Se toman notas durante el trabajo de campo y se utilizan en la tercera etapa que es la redacción del informe. La cuarta etapa es el resumen de seguimiento.

Comienza escribiendo un borrador del informe basado en los hallazgos durante el trabajo de campo. Asegúrate de que el alcance del informe esté ligado a lo discutido durante la etapa de planificación. Los hallazgos deberían reflejar una evaluación precisa de cuán bien funcionan los procesos de la organización.

Incluye secciones dentro del informe borrador sobre el alcance de la auditoría, los procesos que fueron auditados y las conclusiones basadas en los hallazgos.

Discute el borrador del informe con gente dentro de la organización. Esto permite la retroalimentación y ayuda a definir el informe. Si la organización desea aportes adicionales, esto se puede agregar en la versión del borrador.

Arregla una conferencia con la gerencia dentro de la organización. Revisa los hallazgos dentro del informe para darle a la gerencia la oportunidad de responder. Se debería llegar a concenso sobre los hallazgos de éste.

Escribe una versión final del informe de auditoría. Este es el informe de auditoría formal y se presenta al equipo de gerencia de la organización. Asegúrate de que las copias del informe llegan al personal apropiado dentro de la empresa.

×