¿Cuál es la diferencia entre meta y objetivo?

Escrito por Ana P. Ferrari última actualización: October 15, 2018

El establecimiento o la definición de metas y objetivos complementan y dan un marco operativo a la formulación de la misión y visión personal y empresarial.

El establecimiento de metas y objetivos más que una práctica es un deber. Las metas y objetivos brindan un norte y un camino a seguir en la consecución de ese conjunto de condiciones favorables que llamamos éxito.

La importancia de establecer metas y objetivos radica en que éstos nos motivan, nos dan el impulso y el patrón de comparación para la medición de los avances y aplicación de correctivos necesarios. Son una práctica muy usada por empresas, organizaciones deportivas, proyectos e individuos.

Sin metas ni objetivos individuos y empresas vivirán en una constante improvisación, totalmente dependientes del statu quo, vulnerables y reactivos. Dando en cualquier momento ganancia a las estrategias de los competidores.

Nótese que hablamos de ambos, metas y objetivos a menudo son usados de forma intercambiable, pero tienen significados distintos, especialmente en el acuerdo de negocios o en un planeamiento de estrategias formales en el plano del enfoque estratégico.

Generalmente, "las metas" pueden ser de corto, mediano y largo plazo. Mientras más horizonte de tiempo involucren se harán más abstractas, como ideales de largo plazo. Por su parte “el objetivo" es usado para un período corto, como curso de acción que busca resultados específicos.

En este artículo señalaremos las diferencias entre objetivos y metas de manera que aprendas a distinguir entre uno u otra y trates de no hacer un uso sinónimo o indistinto de ambos términos.

No dejes de leer: Cuatro elementos básicos de la gestión estratégica.

¿Qué es una meta?

La meta es una condición, resultado, hito o conjunto de condiciones que una organización o individuo desea alcanzar en determinado momento temporal, razón por la cual las metas pueden ser de corto, mediano o largo plazo.

Una meta de corto plazo es medible, precisa, en cierta forma semejante a un objetivo. Las metas de mediano y largo plazo son comparativamente abstractas, intangibles y menos fáciles de medir.

La meta puede definirse también como un estado o condición final que un individuo o empresa desea alcanzar, se compone de acciones y objetivos que permiten o facilitan su alcance.

Por ejemplo, una meta de un individuo puede ser “mejorar su condición física y de salud” para ello la persona se propone objetivos como llevar a cabo una rutina de ejercicios de una hora diaria, comer balanceado e hidratarse adecuadamente todos los días.

Ejemplos de metas de corto plazo para un negocio pequeño pueden ser: ampliar el surtido de mercancías, aumentar los niveles de ventas trimestrales, reducir los costos, elevar el nivel de servicio al cliente.

No dejes de leer: ¿Cómo identificar metas y objetivos específicos de rendimiento?

¿Qué son los objetivos?

Los objetivos son acciones concretas que se llevan a cabo con un propósito en particular. Normalmente no se fijan objetivos de largo plazo. Un objetivo plantea una serie de acciones para alcanzar una meta.

Los objetivos generalmente son determinados en pasos o acciones y a menudo incluyen fechas límite y restricciones de presupuesto. A diferencia de las metas, que suelen aplicar para todos los trabajadores de una organización, los objetivos suelen ser asignados a trabajadores específicos o equipos que tienen la experiencia para lograr las tareas a tiempo.

Una meta para una compañía puede ser “alcanzar mayor cuota de participación en el mercado.” Los objetivos puede ser: Activar nuevos canales de comercialización en los próximos dos meses, diseñar e implementar una campaña de mercadeo con un nuevo lema e incrementar los niveles de producción en las próximas dos semanas.

Ejemplos de objetivos empresariales pueden ser conocer las expectativas de los consumidores de un nuevo producto. Medir la rentabilidad de una agencia o sucursal, determinar la efectividad de determinada campaña publicitaria.

En síntesis los objetivos son cursos de acción que seguimos para el logro de las metas. Si la meta es el destino o punto a alcanzar, los objetivos son las vías o itinerario que seguimos para lograrla.

Para Apidbi.com las metas y los objetivos son conceptos relacionados y se complementan, “una meta sin objetivos no se puede alcanzar y una serie de objetivos sin una meta nunca apuntarán adonde se desea llegar.”

No dejes de leer: La teoría de Locke sobre el establecimiento de las metas

Principales diferencias entre metas y objetivos

Una diferencia importante entre metas y objetivos es la mensurabilidad. Dado que las metas son más ideales o abstractas, no tiene una acción específica que pueda ser medida, como "ser un buen empleado corporativo" o "la seguridad como primera prioridad".

Los objetivos tienen resultados específicos que pueden ser medidos fácilmente, como los niveles de ganancia, la productividad, rotación y retención de empleados. Hay pasos específicos que pueden ser marcados en una lista, pueden ser medidos su progreso.

Apidbi.com nos ofrece otras diferencias entre metas y objetivos:

  • En cuanto al horizonte de tiempo las metas pueden ser de corto, mediano o largo plazo mientras que los objetivos en su mayoría son de corto plazo (menores a un año).
  • Las metas pueden ser de amplio alcance, difusas, abstractas. Los objetivos en cambio son de corto alcance, claros, precisos.
  • Una meta no es medible fácilmente al menos las de mediano y largo plazo. Los objetivos se miden con facilidad.
  • Las metas son un destino, fin o un resultado; los objetivos son los medios para ese fin, acciones precisas para alcanzar las metas.

Las metas se basan en ideales, los objetivos en hechos y datos.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.