Cómo alimentar a una multitud con un presupuesto ajustado

Escrito por Peter Mitchell ; última actualización: February 01, 2018

Alimentar a una multitud de personas no sólo desafía tus habilidades en la cocina, sino que además le trae inconvenientes a tu billetera. Sin embargo, hacer las compras con inteligencia y elegir comidas con ingredientes económicos facilita la tarea. Pedirle algunos favores a tus amigos también puede ayudar con los costos. Algunas comidas son una mejor opción que otras para cocinar a gran escala. Lo que se cocine todo junto en una gran olla, desde sopas hasta chile, a menudo pueden alimentar a una gran cantidad de persona con menos dinero.

Calcula tu presupuesto exacto. La cantidad de dinero con el que cuentas determina el tipo de alimentos que puedes comprar. Además, ten en cuenta las expectativas de las personas a las que les cocinas. Los niños estarán felices con macarrones con queso, mientras que los adultos necesitan un plato más sofisticado para una cena.

Planea tu comida de manera que incluya elementos de bajo costo pero sabrosos. Por ejemplo, evita las recetas que requieran ingredientes caros como mariscos o bistec. En cambio, escoge alimentos como la pasta o los guisos. No sólo son más económicos, sino que también son más fáciles de preparar en gran cantidad.

Elige platos que sean adecuados para alimentar a una multitud. Por ejemplo, compra frijoles, arroz, tortillas, queso, vegetales y pollo para preparar fajitas al estilo mexicano. La comida italiana también ofrece opciones económicas, incluyendo la pizza, la pasta y los guisos. Prueba cocinar una gran olla de sopa gumbo para un sabor al estilo sureño y con un presupuesto adecuado.

Antes de ir al almacén, toma nota de lo que necesitas. Comprar sin una lista de los exactos ingredientes puede llevarte a comprar elementos que no necesitas. Revisa tu alacena antes de salir de compras, puede que ya tengas algunos ingredientes como la harina, las especias o los vegetales.

Haz las compras en grandes verdulerías, mayoristas, almacenes, carnicerías o cualquier lugar que venda artículos en cantidad. Por ejemplo, comprar un gran paquete de arroz siempre cuesta menos que comprar varios paquetes pequeños.

Compra cortes de carne más baratos, que funcionan bien para los guisos tras cocinarlos en el horno. Por ejemplo, escoge paleta, cuello o carne de estofado para un guisado de carne. Utiliza muslo y pata de pollo en vez de pechugas. Si estás realizando un guiso de pescado, pide en tu pescadería recortes en vez de filetes enteros, suele ser más económico.

Pide prestado a tus amigos ollas, cubertería, vajillas y utensilios de cocina en vez de comprar más cantidad de los que ya tienes. Si no encuentras platos para pedir prestado, compra unos de papel y cubiertos de plástico.

Consejos

Para mantener los costos aún más bajos, evita hacer un curso de principiantes. Si sabes que el negocio de tu barrio tiene alguna promoción particular en comida, trata de construir la receta alrededor de esa oferta para ahorrar más dinero. Evita las comidas precocinadas. Casi siempre es más económico preparar tu propio plato desde cero.

Advertencias

Ten cuidado cuando cocines grandes cantidades de alimentos, es más difícil garantizar que la carne esté bien cocida en grandes volúmenes, lo que puede llevar a una intoxicación.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article