Cómo refinanciar la deuda de la tarjeta de crédito

Escrito por Macarena Cansino última actualización: December 20, 2019

Las tarjetas de crédito tienen ventajas y desventajas. Son instrumentos que debes administrar con prudencia, ni hablar cuando no solo tienes una, sino tres, cuatro o media docena de ellas. No encuentras el momento para revisar la fecha de corte, APR, cuota anual o saldo de cada una. Para esos casos te enseñamos como refinanciar las deudas de las tarjetas de crédito.

Una tarjeta de crédito es una llave, un instrumento que abre puertas a nuestros objetivos financieros y personales básicos. Con ella puedes planificar un viaje, comprar el equipo de última tecnología que siempre deseas o pagar tus estudios, por ejemplo.

Cuando tienes más de una tarjeta, es muy probable que a cada una les tengas un uso particular, el detalle es cuando tienes demasiadas.

Tal vez gastas demasiado dinero en los pagos mínimos o pagos totales de tus tarjetas, por sus altas tasas de porcentaje anual (APR) y costosas membresías y sea el momento de refinanciar la deuda de la tarjeta de crédito.

Tal vez te interese: ¿Puedo abrir una tarjeta de crédito para mi hijo?

¿Qué es refinanciar una deuda?

Refinanciar una deuda, en términos simples, significa tomar un nuevo préstamo, por lo general con condiciones favorables, para cubrir un préstamo existente. Para refinanciar la deuda de la tarjeta de crédito, se toma un único préstamo para pagar todas tus tarjetas (tres, cinco, las que poseas).

Una forma de refinanciar dicha deuda es sacar una hipoteca o préstamo con garantía hipotecaria o pedir un préstamo personal, si las condiciones son favorables.

Otra manera es transferir los saldos de las tarjetas de crédito a otra tarjeta con un límite alto, y baja tasa de porcentaje anual (APR o anual percentage rate en inglés).

Refinanciamiento por obtención de un préstamo

Investiga la oferta o portafolio de préstamos personales de los bancos donde poseas cuentas o los bancos más reconocidos, en la mayoría de los casos tienen un producto de préstamos personales que refieren a la compra de deudas con condiciones especiales.

No solo debes prestar atención a la tasa de interés, evalúa los cargos y comisiones como la comisión por desembolso y otros trámites, fíjate finalmente en la APR.

Habla con varios prestamistas para obtener el mejor trato posible. Asegúrate de que no haya penalización por amortización anticipada del préstamo, ya que de lo contrario no convendrá la refinanciación.

Refinanciar deudas de tarjetas de crédito con préstamo de hipoteca

Pide prestado sólo lo suficiente para pagar tus tarjetas de crédito. En el caso de un préstamo con hipoteca, puede ser tentador pedir prestado hasta el valor total de tu hogar, pero esto sólo te dejará con otra gran deuda que pagar. Cuida el problema de tus múltiples tarjetas, y luego considera adoptar un nuevo préstamo para otros fines.

Cancela o bloquea las tarjetas de crédito en exceso una vez que se paguen. No quieres cargar las tarjetas de crédito de nuevo, estira tu presupuesto para pagar tu tarjeta de crédito favorita y un nuevo préstamo personal o con garantía hipotecaria.

Reembolsa o amortiza la hipoteca o préstamo con garantía hipotecaria lo más rápido posible, por cuanto, un préstamo con garantía hipotecaria significa que estás poniendo tu casa como garantía de la deuda.

Si no pagas tu préstamo hipotecario, podrías perder tu casa.

Te puede interesar: ¿Por qué mi tarjeta de crédito o débito ha sido rechazada?

Refinanciar la deuda de la tarjeta de crédito por transferencia de saldo

Encuentra la tarjeta de crédito adecuada, una con un límite alto, y bajo APR. Bank of America por ejemplo, ofrece tarjetas de crédito con tasa APR baja para las transferencias de saldo.

Algunas tarjetas ofrecen meses sin intereses en el interés de las transferencias de saldo. Podrás ser capaz de negociar con el emisor de una de tus tarjetas de crédito existentes para conseguir tu límite elevado y tu APR bajo.

Transfiere todos los saldos pendientes a la tarjeta designada y no hagas nuevos cargos a las tarjetas cuyas deudas se han refinanciado.

Guarda bajo llave o cancela tus tarjetas de crédito innecesarias. No cargues artículos adicionales a las mismas.

Paga el saldo restante de la tarjeta tan pronto como sea posible. Trata de pagar por lo menos de 5 al 10% del saldo cada mes. Paga siempre por encima del pago mínimo para mantener un buen puntaje de crédito.

Una vez que hayas logrado refinanciar las deudas de las tarjetas de crédito y conseguido salir de las deudas, mantén una tarjeta de crédito a mano en caso de emergencia y bloquea o cancela el resto de ellas. No quieres llegar a estar de vuelta en problemas.

La Oficina de Protección Financiera al Consumidor (CFPB) ofrece la guía de lo que necesitas saber si estás pensando en consolidar las deudas de tus tarjetas de crédito (en inglés).

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.