Definición de las cuentas nominales

Escrito por Aron Mejias ; última actualización: June 22, 2018

La definición de las cuentas nominales es que son cuentas temporales utilizadas en el proceso de la contabilidad. Estas cuentas son usadas para monitorear cantidades en un período determinado de tiempo y cuando éste ha terminado, dichas cuentas vuelven a tener un balance igual a cero.

Las cuentas nominales, también son nombradas como cuentas de ganancia o pérdida, cumplen como función llevar en los libros contables el registro del desarrollo económico de la compañía, por tanto se deberá registrar todo lo relacionado con la venta de la mercancía, el pago de los empleados, la cancelación de servicios públicos, materia prima, entre otros.

No dejes de leer: ¿Qué es el diario de cuentas por pagar?

La contabilidad está compuesta de distintos tipos de cuentas y una compañía utiliza estas cuentas para mantener un seguimiento de sus transacciones financieras realizadas en un periodo determinado.

Como por ejemplo: Los ingresos y egresos que tuvo la empresa durante el tiempo de un mes. Ahora bien, existen varios tipos de cuentas nominales, por lo cual proseguiremos a definir cada clase.

Las cuentas temporales

Las cuentas nominales, también llamadas cuentas temporales, son utilizadas por un negocio para dar un seguimiento a cantidades específicas gastadas o ganadas dentro de diversas categorías.

Por tanto, las cuentas nominales están constituidas por los ingresos, los gastos, los costos de producción y los costos de venta.

Estas cuentas inician cada año fiscal con un balance igual a cero y a través del año, las cantidades se registran en las cuentas. Dichas cuentas continúan incrementando todo el año y finalmente al término del año su saldo vuelve a ser igual a cero.

Por otra parte, también pueden hacer un balance de comprobación de manera que incluyan las acciones, los pasivos y activos y los ingresos y egresos que se hayan hecho durante ese periodo de tiempo.

Las cuentas de ingresos

Las cuentas de ingresos se encuentran dentro de la clasificación de cuentas nominales. Las empresas tienen cuentas nominales en sus libros contables en los cuales se registran todas las ventas hechas por la compañía a través del año.

Por otra parte, en el libro contable estas cuentas se registran en la columna del haber y se debitan al finalizar el año contable.

Las cuentas de ingresos tienen balances de crédito normales y a cada momento que se realiza una venta, se hace un cargo en la cuenta. Los créditos continúan incrementando todo el año y finalmente al término de éste, la compañía considera exactamente la cantidad de ventas hechas en ese lapso de tiempo.

Las cuentas de gastos

Las cuentas de gastos también caen sobre la clasificación de cuentas nominales. Las compañías monitorean todos los gastos mediante el cargo de estos gastos en diferentes cuentas.

Cada tipo diferente de gasto tiene su propia cuenta y las cuentas de gastos siempre tienen saldos de débito normales. En esta clase, se registran aquellos gastos que no serán recuperables como el pago de salarios a los empleados, el pago de servicios públicos, entre otros.

Cuando un gasto ocurre, este se registra como un adeudo a esa cuenta particular de gastos. Al término del año, la compañía visualiza los gastos para determinar exactamente cuánto se gastó en cada categoría.

Esas cuentas también tienen su inicio al principio del año con un saldo igual a cero y las cantidades se acumulan en ellas a través del periodo.

Los estados de ingresos

El estado de ingresos es un reporte que se genera por un negocio que documenta las ganancias o pérdidas totales de una empresa en un periodo de tiempo. Ya que el estado de ingresos es un informe que monitorea la información en un periodo, únicamente las cuentas nominales se incluyen en él.

Este estado está constituido por todas las cuentas nominales y, es reflejado en los libros contables mediante una operación matemática sencilla, en la cual los ingresos o ganancias obtenidas por la compañía se restarán a los gastos generados por la misma.

El proceso de cierre

Al término del año, las compañías pasan por medio de un proceso de cierre donde los registros financieros son cerrados de modo que los negocios puedan iniciar un nuevo año de operaciones contables.

Te puede interesar: Seis pasos del proceso de contabilidad

El proceso de cierre consiste de varios pasos, pero uno de los conceptos más importantes es el cierre de las cuentas nominales. Por otra parte, el cierre del ejercicio contable significa cerrar las cuentas de resultados y auxiliares, que está constituida por las cuentas de ingresos, gastos, deudas y costos de venta y producción.

Cuando este tipo de cuentas son cerradas, significará que todas ellas volverán a tener un saldo igual a cero. Las cuentas de ingresos son adeudadas para los saldos que contienen y las cuentas de gastos son abonadas para sus balances.

Cuando esto sucede todas las cuentas nominales se igualan a cero y están listas para iniciar a acumular cantidades en ellas para el próximo año.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Cuida Tu Dinero con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Cuida Tu Dinero, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article