Cómo iniciar un negocio de taxis

Los conductores de taxis pueden lograr ganar el dinero necesario para vivir bien, y el potencial de ganancia es aún mejor cuando tienes tu propia compañía. Si bien conducir para una empresa como trabajador independiente te da tal libertad que puedes llamarlo "tu propio negocio", no es lo mismo que establecer una empresa de taxis. La obtención de los vehículos y los seguros requiere bastante esfuerzo, pero consultar las leyes locales asegurarte de estar en cumplimiento de ellas puede ser la tarea más complicada del proceso.

1

Iniciar el negocio

Decide cuán grande quieres que sea. Las compañías de taxi pueden ser muy pequeñas, como solo un auto y un celular, o muy grandes, como flotas de cientos de conductores.

Averigua qué tipo de seguro necesitas en la zona. Este será el mayor gasto operativo, y no debes escatimar aquí.

Obtén los automóviles y adáptalos a los estándares de la ciudad, que pueden regular la antigüedad del vehículo, la pintura, la señalización y el medidor de kilometraje. Es aconsejable que tengan espacio suficiente para cuatro pasajeros y que puedan recorrer 100.000 millas (160.934,4 km) al año.

Decide cuáles serán las tarifas. A menudo, ese trabajo está hecho, dado que la mayoría de las ciudades regulan las tarifas de los taxis.

Decide cómo distribuirás las ganancias con los conductores independientes. Algunas empresas las dividen a la mitad, pero el conductor conserva las propinas y abona el combustible. Otras arriendan los vehículos a los conductores por día.

Aprende tanto como puedas sobre las normas que rigen el trabajo de los contratistas independientes, en especial si planeas contratar conductores. Esto te ahorrará muchos problemas potenciales en el futuro.

2

Obstáculos gubernamentales

Verifica las normas locales y estatales que regulan la actividad y averigua si necesitas obtener permisos especiales. Estas leyes varían en gran medida de una zona a la otra. La mayoría de las ciudades regula las tarifas de los taxis, y muchas inspeccionan los vehículos de forma regular.

Obtén todos los permisos necesarios. Esto puede incluir una verificación de antecedentes penales con huellas dactilares y algunas veces un examen médico. Es posible que necesites permisos especiales para ingresar a determinadas instalaciones, como aeropuertos, puertos o edificios gubernamentales.

Ve a la comisión de taxis local. Esto varía de un municipio al otro; en algunos, un miembro del personal emite las aprobaciones en lugar de una comisión completa.

Vuelve a verificar todo, para asegurarte de que te encuentras en cumplimiento de todas las normas locales y estatales, y luego sí puedes comenzar a trasladar pasajeros.

×